Resiste Rodrigo

rooo

Resiste Rodrigo, resiste por la esperanza tranquila de tu madre, por la mesura nerviosa de tus compañeros de colectivo, que en contenido silencio convocan a vigilias que iluminan con una potencia que quiere pasar disimulada para que los ángeles no se enteren de tu estado. Resiste Rodrigo, porque esta lucha no aguanta más mártires. Resiste, porque la calle está harta de levantar héroes que no son más que víctimas esparciendo sangre por veredas que con el tiempo borrarán tu rastro con nuevas carnes violentadas por la ira animal de pacos que te seguirán odiando, por el desenfreno de chorros de guanaco que sólo existen para reducir tu lucha. Resiste, porque simplemente no estamos preparados para arrojar más lágrimas en homenajes que decoran lutos que jamás se esfuman. Resiste, porque tu agonía no puede seguir siendo el motivo de las banderas unidas frente a velas que se apagan y se vuelven a prender.

… Leer más

Chile los mató

exequiel

¿Con qué cara podrían sentir conmiseración con las jóvenes madres de Exequiel y Diego, los rostros mustios de los hombres y mujeres que desde que estalló el movimiento estudiantil no han hecho más que condenar, una y otra vez, con palabras, votos y garabatos, a los que salen a la calle a expresar que el de plástico no es el país que quieren? ¿Con qué cara podrá, por ejemplo, Evelyn Matthei, lamentar la pena irreparable de un hermano que se ha quedado sin su referente si hace cuatro años criminalizaba a todos los manifestantes diciendo que “han hecho mucho daño contra el trabajo de los comerciantes”? ¿Dirá que eso no tuvo efecto en crear odiosidades y venganzas? ¿Con qué moral va a aparecer mañana Felipe Kast en la casa del papá de Exequiel a decir que esto no puede volver a pasar, si dos días antes de su muerte estaba invitando a Chile, a través de su Facebook, a no pensar en sus derechos, sino en sus deberes?

… Leer más

La Segunda: Repudio a la naturalización de la violencia de género

Repudio a la utilización de mujeres como objetos en comerciales de televisión.

Por Mauro Mura

Para nadie es un secreto que la sociedad chilena -al igual que la mayoría de las sociedades- es machista. Desde las bases se inculcan roles sociales: juegos de niños y juegos de niñas; actividades de niños y actividades de niñas; colores de niñas y niños, y así un largo etcétera. Este machismo matriarcal, servil a este sistema patriarcal, es el que permite que la violencia a la mujer se mantenga a través del tiempo y, lo más grave, que se naturalice.

… Leer más

Homenaje al Ciber: la escuela de informática de la nación

ciber

Por Richard Sandoval

¿Por qué el titulo Ciber CAFÉ? Formato proveniente de otros países que nada tenían que ver con la realidad en que se erigieron los recintos que posibilitaron el acceso a la red de millones y millones de chilenos en, casi siempre, la esquina de su población.

… Leer más

Ya ganó: Homenaje a Manny Pacquiao

many

Por Camilo Espinoza Mendoza

La primera vez que me agarré a combos fue en el colegio. A un compañero lo molestábamos por su quijada prominente. Era el típico “papiche” del curso. Había oído que hacía karate y a veces se daba vuelta para encararnos. Creo que ese día lo tildé de “cajón peruano” y le imité su cara de Melame. El tipo me pescó del cuello y me tiró contra el diario mural. Nunca pensé que él tuviera tanta fuerza. Me miraba rabioso y amenazante, así que para defenderme le conecté un derechazo imposible en el pómulo. Con el impulso se echó para atrás, mientras los que miraban gritaban la alerta conocida por todos: “¡El profe, el profe!”. Olea se fue para su puesto y yo al mío. Después él echó a correr el rumor de que yo pegaba como niña. No era necesario. Nunca más lo molesté.

… Leer más

La divina Música de María (o Please, don’t stop the music)

music

Por Rucitama

No viniste del frío ni la lluvia
llegaste del amor y de la luna.
Niña de agua,
te crecerán las alas y tu vuelo
Niña de agua – Ana Belén
(Para la ternura siempre hay tiempo, 1986)

Cuando entró cadereando por la puerta abierta de la tienda donde yo trabajaba me costó reconocerla. Nada más cruzar el umbral impregnó todo con un aliento místico por sus dreadlocks y su escote que dejaba ver sus pechos jóvenes y tersos, al borde de mostrar los pezones, sonrojada de calor, con los ojitos chicos de marihuana y cansada por los 35,5 grados que asolaron ese día Santiago. De seguro venía caminando desde lejos, a algunas cuadras de ahí estaba el campus Juan Gómez Millas de la Universidad de Chile y tal vez andaba en él vendiendo las cocadas voladoras que también nos ofreció a nosotros y, por más que quise decir que sí, no tenía un peso para poder ayudarla en su revolución. Pidió agua y se la dimos, se refrescó y partió de vuelta en su tarea de vender alegría en forma de chocolate. Después que la vi caminando até cabos y caí en cuenta que se llamaba María, había salido en los diarios y en la televisión un par de años atrás porque en el primer gobierno de Bachelet le tiró un jarro de agua en la cara a la ministra de educación, cansada de que no le dieran la palabra y de que la sonrisa hipócrita de Mónica Jiménez no escuchara ni se diera por enterada de las necesidades del pueblo. Ella, con sus estudios internacionales en educación y haciéndose la abuelita tierna, daba a entender que la edad la había dejado sorda mientras presidía mesas de diálogo donde no se dialogaba.

… Leer más

Pages ... 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11