Homenaje al MSN: emblema de una generación que muere

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

A cenizas ha quedado reducida la simbólica y clásica pregunta que representa a toda una generación. A esos que nacieron antes de los ’90. A los que vimos nacer la transformación de las comunicaciones sociales a través de Internet. Esa pregunta que ha muerto entre el olvido y la ingratitud no es otra más que “¿me dai tu msn?”.

El Messenger, artífice de la revolución de las conversaciones virtuales. Emblema del Chat, de la absurda amistad 2.0, y del joteo anónimo, es el ancla de los que debimos adecuarnos en el camino a vivir entre emoticones, trece treces, y propuestas artísticas de nicknames por medio de msn plus.

Muere la generación que complementaba su nombre con un número (Claudia15, Alvarito1986, Gatita_69). Muere la generación que buscaba ampliar su mundo en Latin Chat, ilusionándose monumentalmente ante cualquier coqueteo con alguien del sexo opuesto que luciera una foto medianamente atractiva, al más puro estilo SexySexno.

Hoy, en pleno 2011, cuando las redes sociales complejas en el manejo de la publicidad y la privacidad la llevan, casi nadie depende de msn para comunicarse. Menos aún en universidades como la Chile o la Portales, en las que el estilo Gmail es el imperio.

Antes de este perfeccionamiento de la comunicación virtual, la entretención era directamente proporcional a la ingenuidad. El mayor hito de esto fue el sistema de Fotolog, ese en el que podía postear cualquier persona sin el requisito mínimo de contar con cuenta propia. “Qué linda sale, saludos , se me cuida xD” le ponía una persona equis a otra persona equis. Esa era la hermosura de la lógica Fotolog, red social construida para que las personas lucieran lo mejor de sí de la forma más auténtica. Nada que ver con esa responsabilidad que hoy exigen lugares como Facebook o el fiasco de Google+. Qué rabia da cuando se actualiza un estado y todo el mundo se siente con el derecho y la potestad de increpar, preguntar y pedir explicaciones. Antes el que cachaba cachaba, y el que no, te dejaba piola.

Toda esa autenticidad ha muerto junto a Messenger.

Ha muerto esa maravilla que significaba lograr conectarse luego de horas esperando que llegaran las nueve, horario permitido por el arcaico sistema de Internet telefónico contratado por la familia. El rito incluía ese extraño ruido que hacía creer que venían llegando los extraterrestres junto a Patricio Bañados, y la noción de que si un hermano ocupaba el telefóno, cagabai, y se iba a la mierda todo lo avanzado en el joteo.

Hoy, cuando el absoluto control de la información es la prioridad, msn no es necesario. Y sólo queda como un hermoso recuerdo. Su memoria vive en lxs que luchan.




21 comentarios sobre “Homenaje al MSN: emblema de una generación que muere”