Repudio a los gritos mala onda en las marchas

por Arolas Uribe



Sobre Arolas Uribe

Salir a la calle y gritar es LA forma que ha encontrado el pueblo chileno para expresarse, ya que participación no hemos tenido en 200 años, parafraseando a Gabriel Salazar y la cátedra que dictó en Tolerancia Cero.  En el afán de escupir toda la rabia y frustración contra el sistema, muchos –por ignorancia, falta de empatía o porque padecen nazismo buena onda y no lo saben- caen en consignas mala onda y más fascistas que cualquier dictador latinoamericano.

La idea es salir a la calle y que mejore la cosa para todos. Si no, de qué democracia estamos hablando, pasaríamos -de nuevo citando a Salazar- de una oligarquía a otra, rotando hasta la eternidad, sin disolver el poder. Como sea, en las marchas hay gritos discriminadores que hay que denunciar.

“Educación primero, al hijo del obrero, educación después al hijo del burgués”. Si estamos pidiendo educación pública, laica, de calidad y gratuita, suponemos que en consecuencia será abierta, nacional y popular. O sea, que cualquier fulano se podrá matricular en ella. Educación para cualquier chileno. Sin privilegiar a los ricos, tampoco a los pobres. Educación para todos nomás. Así de simple. Na’ que ver estos gritos clasistas.

“Gokú, Gokú, Supersaiyajin, culéate a Piñera por el chiquitín”. Este grito es igual que ver El Club de la Comedia y reírse de “El Gay Encubierto” porque es simpático, pero, obviamente, dejando en claro que “no somos homofóbicos”. Error. Este grito claramente denigra el sexo anal, generalmente vinculado a la forma en que homosexuales varones tienen sexo, pero también practicado ampliamente por parejas heterosexuales. ¿Qué onda construir ofensas a partir de cómo nos gusta la cama? Sexista y homofóbico.

 “Piñera tiene Sida, Calorín, se lo pegó Lavín”. Muy similar al grito que expliqué recién. Primero, le da toda una connotación negativa a tener Sida, más allá de lo tremendo que es padecerlo. Lo convierten en una ofensa. Además, es un grito homofóbico porque vincula la transmisión del VIH con el sexo practicado entre dos hombres. Súper tolerante.

Nota aparte, recuerdo escuchar a gente gritar estos versitos en la marcha por la diversidad sexual. Para pensar.

Por último, cualquier cántico contra los pacos es aberrante. “Paco, farsante, tu hijo es estudiante”, “Los pacos unidos, no leen de corrido” o simplemente “Paco culeao”.  Arriesgo irme a la hoguera por este comentario, pero lo voy a tirar igual. Para mí, muchos pacos son obreros, el brazo armado del Estado. Ingresan a las filas paquísticas porque es lo que hay. Todos los pelaos son de origen pobre. Como la educación es una mierda en este país, no les queda más que enlistarse como paco. Tampoco son farsantes. Hace poco salió un video de una carabinera que apoyaba el movimiento.  Y si no leen de corrido es porque ir al colegio en Chile es como el loli.

Eso sí, también hay nazis dentro de la institución, que les gusta la adrenalina y sentirse un Capitán América cualquiera. Pero quiero hacer la diferencia. No todos los pacos son asesinos. Hay pacos con corazón y que se meten en la leserita porque es el único futuro visible.

Por todo esto, mejor démosle a los gritos creativos, buena onda y hasta shuper locos. Denle al “Y va a caer y va caer, la educación de Pinochet”, al “Y cómo, y cómo es la hueá, hay plata pal Papurri y no para estudiar” y, por supuesto, mi favorito: “Vamos compañeros, hay que ponerle un poco más de empeño, salimos a la calle nuevamente, la educación chilena no se vende, se defiende”.

Defendámosla sin ponernos fascistas, por favor.




27 comentarios sobre “Repudio a los gritos mala onda en las marchas”