Repudio a las Teleseries Nocturnas de TVN

por Paloma Grunert



Sobre Paloma Grunert

Bajo los creativos formatos de las telenovelas brasileras y tras el éxito de la espectacular teleserie trasandina “Resistiré”, los guionistas del atardecer nacional sintieron en sus corazones que era el momento de crecer -y tal como la Cenicienta- extender sus capacidades seductoras hasta la media noche. El horario permitía total libertad, creatividad, ingenio y osadía, un desafío que tenía a su ventaja los precedentes que lo impulsaron.

Lo que nadie previó fue que el tránsito hacia el horario nocturno traería consigo una elitización de los dramas nacionales hasta el punto de hacer inconcebible una teleserie cuyas locaciones no sean mansiones de La Dehesa, lofts de Apoquindo o Las Condes y galerías de arte de Vitacura;  con personajes con apellidos compuestos viviendo en la concreción perfecta del chilean dream.

Con esto, se ha relegado al personaje popular a la cocina, es decir, reducido a la nana o el jardinero quien, por lo demás, siempre tiene la culpa del problema de los jefes, reduciendo la posibilidad de entretención a contemplar los dramas de los ricos, fomentando aún más el enfermizo arribismo que azota nuestro país.

Hace ya 7 años que las teleseries nocturnas se tomaron la parrilla nacional. Y desde entonces, salvo contadas excepciones, nos ha tocado presenciar a los mismos actores actuando de ellos mismos con profesiones que van desde el joven emprendedor al consagrado empresario, teniendo sexo en sus espaciosas oficinas ubicadas en Sanhattan, pronunciando frases tan siúticas como “fue el mejor polvo de mi vida” o “¡¿Por qué no te vas al carajo?!” en un mundo ubicado en la cota mil, sin micros, sin gente, y sobre todo, sin pobres, pero –curiosamente- con muchos detectives.

El equipo de La Feria se pregunta, ¿cuál será el afán de insistir en la idea de los dramas cuicos? ¿Por qué el mundo popular fue erradicado del horario prime? ¿Por qué el colegio de la teleserie de turno de TVN tenía que ser privado? ¿Nos duele más que los niños violados pertenezcan a ejemplares familias? ¿Es acaso porque dichas aberraciones son más extrañas en estos contextos que en los populares, de los cuales sólo nos podemos encontrar historias románticas y picarescas?

Al final, por sobre el guión, se prioriza un espectáculo de decadencia social que involucra al espectador en cahuínes y traiciones, enfocándose  en problemas mundanos de gente con plata. Es la misma tendencia de las películas de los nuevos cineastas lolos chilenos, que retratan el lado bonito de la ciudad, dejando el centro y la periferia fuera del plano, donde nunca han dejado de estar.

A todo esto responde la recién estrenada “Reserva de Familia”, cuya estética y personajes parecen seguir buscando a Elisa y a Carlitos, el abusador de “El Laberinto de Alicia”.

Podría ser cualquier nocturna entre el 2004 y 2012
Podría ser cualquier nocturna entre el 2004 y 2012



9 comentarios sobre “Repudio a las Teleseries Nocturnas de TVN”