Homenaje a Vicente Sabatini, el último padre de la televisión pública chilena

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

A Dios gracias la sociedad chilena hoy atraviesa un profundo despertar político que nos mantiene diariamente expectantes ante las numerosas protestas y movimientos sociales que brotan a lo largo del país. La responsabilidad de la Concertación en tanto su administración del modelo neoliberal de Pinochet ya es un consenso y el futuro sólo encuentra razón en la exigencia de reivindicaciones a través de la calle y la organización.

Con ese diagnóstico en mano es tremendamente difícil embarcarse a la tarea de encontrar “el mejor Gobierno de la Concertación”. Sin embargo, Noesnalaferia fue más allá del cuarteto  Aylwin-Frei-Lagos-Bachelet y sindica el rol cultural de Vicente Sabatini como la obra más noble del período de la transición.

Si bien la pareja de Claudia Di Girólamo se inició en TVN en 1984 con la dirección de La Torre 10, su despertar creativo para la interpretación del proceso social lo hizo en democracia, y más específicamente a mediados de la época de los ’90.

Como buenos republicanos acotaremos este homenaje a un período presidencial tipo República Liberal (cinco años), sin ofender el honor y la gloria del patriota Presidente Don José Manuel Balmaceda.

Es entre 1996 y 2002 que Sabatini fue tocado por el fulgor del alma de Chile y comenzó una etapa de creación popular que no tiene parangón en la historia telesérica.

Siempre motivado por la inserción de conflictos de la realidad, dio vida a: Su Cupira, Oro verde, Iorana, La Fiera, Romané, Pampa Ilusión y El Circo De Las Montini.

El aspecto transversal de todas estas obras de arte es la presencia de la lucha de clases como conflicto central permanente. En ellas se sincera la brutalidad de las condiciones en que vive el pueblo chileno, acongojado por los obstáculos económicos, culturales y educacionales.

Pero por sobre todo el mayor hito de esta época maestra es la entrega de tantos personajes expositores de las mayores virtudes del personaje chileno; pícaro, solidario, pillo, noble, gracioso, coqueto, humilde y juguetón.

A través de ellos Sabatini rinde homenaje a la idiosincrasia nacional y hace un culto al roto chileno. Esa es quizás la última muestra de honestidad en la intención de hacer verdadera televisión pública.

A continuación lo mejor de cada año de la administración Sabatini:

1996: Su Cupira

Conflicto Central: El pueblo organizado busca múltiples formas cómicas para enfrentar la corrupción del alcalde Federico Valdivieso. El problema es que la red delictual ha afectado a la mayoría del pueblo. Entre sus principales encubridoras están la hermanitas Lineros (harem del alcalde), Juan Burro y Manuel Diablo, quien también actúa como su fuerza de choque.

Héroe popular: Juan del Burro, quizá el personaje más querido de la ficción nacional en la Historia de Chile. Jamás se sacó su polera de fútbol multicolor, fue leal hasta la muerte con su Morena Maravillosa, e inmortalizó el hit “Si me enamorara otra vez”.

Bonus track: El primo Renato, exponente de todos los chantas que habitan el país.

Legado: Pato Herman y Defendamos La Ciudad.

 

1997: Oro Verde

Conflicto Central: Un grupo de jóvenes combativos forma una organización de base para enfrentar a las tansnacionales que buscan explotar el bosque del pueblo Mapuche. Deben enfrentarse a la oposición de su mismo pueblo que se debate entre la nueva posibilidad de empleo y el respeto a los ancestros.

Héroe Popular: Todo el personal de la Compañía de Bomberos.

Bonus track: Los obreros que iban al pueblo sólo a curarse y cuartear.

Legado: La candidatura presidencial de Sara Larraín; Patagonia Sin Represas; Guido Girardi y Luis Mariano Rendón.

 

1998: Iorana

Conflicto Central: El pueblo indígena se organiza en una orgánica cuyo Comité Central es el Consejo de Ancianos. Forma excelentes cuadros políticos, como Ciu e Iriti, quienes se enfrentan al Estado opresor que mediante el turismo busca destruir sus tierras y patrimonio cultural

Héroe Popular: Peñailillo, un insulto a los funcionarios públicos de la Anef.

Legado: Coordinadora Arauco Malleco y Pedro Cayuqueo.

 

1999: La Fiera

Conflicto Central: Una acaudalada familia de Chiloé se debate entre la lealtad, los derechos laborales de los trabajadores de la pesquera familiar y la protección del ecosistema. El visionario Sabatini trató antes que todos, las implicancias sociales de la explotación del salmón. Noruega entera vio La Fiera.

Héroe Popular: DJ Katia, precursora nacional de la onda techno emanada desde los sectores populares.

Legado: Jorge Cereceda, el “Cereza”. El padre de DJ Katia fue el primer personaje de teleseries cuyo conflicto central era la deuda con el promisorio retail. Cuando toda la influencia mediática ensalzaba la deuda como un valor positivo para el crecimiento económico, el “Cereza” sufría las penas del infierno, arrancando de Dicom y las cobranzas telefónicas. Para hacerlo más chileno aún, la causa de sus deudas era el viaje que se dio con toda su familia a Francia a ver el Mundial. Longueira brillaba por su ausencia.

2000: Romané

Conflicto Central: Antes que Sarkozy expulsara a los gitanos de Francia y antes que los humorísticos neonazi chilenos existieran como tribu urbana, Sabatini expuso en televisión el drama de los inmigrantes cuando su cultura choca con las tradiciones chilenas, que hasta ese momento se mantenían fieles al conservadurismo.

Héroe Popular: Lazlo California. El gitano que apostaba todo debe estar entre las tres personas más queridas en la historia de Chile. Mediante chamullos, pillerías y chistes por doquier, Lazlo hizo del juego su primera prioridad, pasando a llevar familia y tradición. Hasta llegó a apostar a su propia mujer, la Vinka, lo que no quiere decir que dejó de amarla. Tras separación y depresión, Lazlo enmendó el camino, pero sin dejar de jugar a la vida.

Legado: Dash, Cangri, Perla Ilich y Guatón Nico Yungue.

El amor según Noesnalaferia:

2001: Pampa Ilusión

Conflicto Central: En la teleserie de época más relevante que se haya producido, la gran masa del pueblo conoció en horario prime las principales características de la Historia social de Chile, antes que Gabriel Salazar fuera entrevistado en el matinal del 13. A través de Mr. Clark conocimos; el abuso de los mineros ingleses en la industria del salitre, el hacinamiento de la clase obrera, la organización de los trabajadores y la discriminación a la mujer.

Héroe Popular: Puro Pellello. El lazarillo de Don Ivo (José Soza como falso ciego) luchó toda la teleserie por debutar.

Legado: La futura renacionalización del cobre.

 

2002: El Circo de Las Montini

Conflicto Central: El fetiche de Noesnalaferia es la teleserie que más ha dado pantalla a la clase obrera desde que tenemos conciencia. De hecho, nuestros cálculos estiman que el 100% de los personajes eran trabajadores, lo que marca un hito en la televisión chilena, y en la sociedad en su camino a las movilizaciones sociales que llegarían casi una década después. En El Circo de Las Montini, César Mondaca organiza a los trabajadores para lograr metas como “contrato de trabajo” y sueldos justos. Tras muchas movilizaciones, Olga Primera Montini cedió, no sin antes recordar que “mientras tú vai, yo ya estoy de vuelta, sentá, tomándome un enguindao”

Héroe Popular: La Waleska. La hermosa líder del grupo payaso-axé Los Montinix, es el último personaje en reivindicar el cuarto medio rendido en televisión. Antes de la aprobación del CAE, el endeudamiento en un banco no era el trampolín social de los jóvenes, por lo que el Liceo de Limache, sin lucro mediante, fue siempre su orgullosa alma máter.

Legado: El amor a las más humildes expresiones del pueblo chileno, a sus circos, a sus payasos, a sus madres trabajadoras, a sus abuelitas nostálgicas, a la patria cuando representa a los vecinos organizados izando una bandera para buscar su libertad.

VIVA CHILE, GRACIAS VICENTE SABATINI.

 

Idolo
Idolo

 




14 comentarios sobre “Homenaje a Vicente Sabatini, el último padre de la televisión pública chilena”