El retorno del Estado; un triunfo de los estudiantes

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

La camotera que armaron los columnistas y “especialistas” neoliberales cuando la Presidenta argentina Cristina Fernández anunció la reestatización de YPF, no apareció el lunes cuando el ministro Harald Beyer comunicó la estatización del financiamiento de la educación superior.

Si bien las dos medidas no son comparables en su aspecto ideológico de fondo, sí tienen que ver con la noción de la función del Estado como garante de servicios. Pese a que el nuevo “Sistema de Financiamiento Integrado” mantiene intacta la estructura del lucro de las instituciones privadas; y del endeudamiento de los estudiantes, el hecho puntual de la expulsión de los bancos del sistema usurero significa mucho en cuanto a la evaluación del efecto que han tenido las movilizaciones sociales en la batalla contra el Estado subsidiario.

Más allá del rol estratégico que el gobierno de Piñera le haya otorgado a este gesto. Más allá de la operación comunicacional detrás de esta cesión a una de las demandas estudiantiles, la relevancia del anuncio de Beyer está en el campo de lo simbólico. La tensión social generada por el huracán de movilizaciones que se iniciaron en 2011, estiró a tal punto la cuerda de los mercanchifles que el candado que conservaba inalterable el tesoro neoliberal, se rompió.

Algunos columnistas han aplaudido “la voluntad política” del gobierno. Sin embargo, esta queda absolutamente corta cuando se ponen en la balanza las demandas de fondo del movimiento social. De voluntad política se podría hablar cuando el gobierno dé pasos hacia un giro más ideológico que técnico de lo que quiere como país.

Cuando Piñera puso a Harald Beyer como ministro de educación, lo que buscó fue instalar un perfil tecnócrata que afinara aspectos éticos de la estructura del lucro.  Desde el punto de vista comunicacional, el impacto semiótico de tener a los bancos recaudando riquezas con el sufrimiento de los endeudados era muy alto. Entonces, corregir el abuso salvaje de las entidades bancarias debe haber estado entre las primeras prioridades morales de Beyer a la hora de afrontar una nueva temporada de marchas, besatones y coreografías anglosajonas.

2011
2011

Pero la decisión del ministro de educación no fue gratuita. No fue fácil expulsar a los bancos del mayor negocio de la década. No hay que olvidar que Hernán Büchi (presidente de la comisión económica de la UDI y fundador del instituto Libertad y Desarrollo) es uno de los vicepresidentes del Banco de Chile, uno de los que más ha ganado con el invento del CAE.

Para que la derecha liberal se atreviera a traicionar a sus socios de la UDI medieval fueron necesarias más de cinco mil marchas, miles de detenidos, cientos de manifestantes torturados y un fallecido. Esto sólo para corregir una aberración del sistema del lucro.

Por eso es que el triunfo de los estudiantes no reside en el hecho técnico de la expulsión de los bancos, sino en el desmoronamiento de los dogmas neoliberales que comandaron la dirección política de Chile en los últimos treinta años.

El retorno del Estado a hacerse cargo del financiamiento de la educación superior (hoy en su versión endeudada) es un reconocimiento simbólico de que este Chile es otro; un Chile que debe ser distinto.

Por otro lado, el Gobierno anunció su gran medida “Fin del CAE” justo en la semana en que la Confech y los secundarios llamaron a su primera marcha nacional, esperando aminorar los efectos de ésta. Sin embargo, el movimiento demostró la madurez alcanzada con una convocatoria que nadie se esperaba. La primera marcha del 2011 –el 12 de mayo- dejó la grande porque reunió a 25 mil personas. Hoy, con 80 mil caminando desde Plaza Italia, nadie puede negar que las grandes alamedas han vuelto a abrirse para iniciar un inexorable camino hacia un nuevo modelo de desarrollo. Un modelo humano, solidario, desde el Estado y con el pueblo organizado.

PD: ¿Por qué en Chile celebramos el Día del Carabinero? ¿en Argentina celebran el Día del Policía Federal?

2012
2012

 




5 comentarios sobre “El retorno del Estado; un triunfo de los estudiantes”