Top Ten de los diputados más charchas de Chile

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

En la democracia binominal post Tata ser diputado de por sí es chanta. Los bacanes de la política, los peces gordos de los partidos, los que lucharon por la democracia o la dictadura tomaron el trono que la Constitución del ’80 les preparó y asumieron inmediatamente como senadores, casi por secretaria. A la Cámara BAJA, sin embargo, llegó toda la tracalada de segunda línea que muchas veces más que por capacidades se candidateó para rellenar, cual Chicho en Protagonistas de la Fama.

En plena discusión por el sueldo mínimo, y conmovidos por la aparición atormentadora de charlatanes presidenciales (Velasco, MEO  y Jocelyn-Holt), Noesnalaferia rescató a los doctores Dencil del Congreso para recordar que nuestra “clase política” es sólo una extensión de nuestra humorística vida pública.

Este es el Top Ten de los 10 honorables más pencas de la actual Cámara de Diputados:

 

10- Fernando Meza: Espejismo estético de la gloria radical de los ’40, el diputado Meza aún cree que alzando la voz va a tener mayor autoridad. Este chanta, que se espiga casi por el metro noventa y luce un bigote a lo Cantinflas, agravió la memoria de don Anselmo Sule cuando EL CRACK Carlitos Larraín “convidó” al PR sumarse al Gobierno de Piñera. Los rumores dicen que Meza “movió masas” dentro de la tienda de los masones (¿7 pesonas?”) para darse vuelta la chaqueta, a lo que el iluminado José Antonio Gómez dijo no.

 

Fuerte y claro
Fuerte y claro

9- María Angélica Cristi: Al borde de lo kitch, entró a nuestro ránking porque representa un tipo de diputados UDI: los pinochetistas de corazón. La Cristi, quien conserva el cutis incólume desde la franja del Sí a la fecha, viste y calza con esa altura dinástica que pretendió eternizar el General. Sendos trajes azul petróleo, pomposos collares de perlas y largos aros de oro engalanan una propuesta política arraigada en los ’80. Para la diputada por La Reina y Peñalolén el mundo se detuvo en 1998, en Londres.

 

Por la señora Lucía
Por la señora Lucía

8- Iván Moreira: Versión femenina de Cristi, pero más pobre y tonto. Moreira pudo haber sido simpático, pero sus ambiciones y pretensiones evidenciaron el vacío cerebral. La talla del bastón de Pinochet pasó una vez, pero al segundo o tercer intento se cachó que busca en vano imitar al genio del humor de fundo, Carlitos.

Moreira ya cachó que estaba haciendo el loco alabando al genocida. No fue al Homenaje en el Caupolicán y sólo se limitó a humorizar su cariño, mediante tuits por el día del papá. Con respecto a su discurso político y propuesta ante la vida no nos referiremos, ya que simplemente no existen. Gritos y patrioterismos son su programa.

 

Grande Moreira
Grande Moreira

7- Karla Rubilar: Casi no la pusimos, pero es necesario clarificar que el sector liberal de RN sigue siendo derecha neoliberal. Además, su presencia en este ránking sirve para reivindicar a los verdaderos liberales, esos revolucionarios del siglo XIX que separaron a la Iglesia del Estado, que fundaron la sociedad de la igualdad, que gobernaron para educar y que defendieron al Presidente Balmaceda.

El valor de los liberales no está sólo en redactar la Ley Dicom, sino en despojarse de sus compromisos con el neoconservadurismo de derecha para trabajar por la igualdad.

 

Su mamá es alcaldesa
Su mamá es alcaldesa

6- Jorge Tarud: ícono, tremendo. Gran chanta. Jorge Tarud, diputado por el distrito 39 del Maule, se autodenominó voz autorizada para hablar de temas internacionales. ¿Se han preguntado por qué chucha cada vez que pasa algo con La Haya, Bolivia o Malvinas sale Jorge Tarud a dar la palabra OFICIAL de la patria? Impresionante, surrealista. Siempre en un tono enérgico al estilo “ofrezco relaciones aquí y ahora” de Ricardo Lagos, a este legislador jamás se le ha oído referirse a otro tema.

No confundir con el senador Eugenio Tuma, su otro yo.

 

Por Chile
Por Chile

5- Pepa Hoffmann: La presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara representa al cuarto tipo de diputados UDI amparados en el binominal: las minas. Requisitos para ocupar un escaño: Rubiez, ricura, voz raspada y apellido extranjero. Pepa Hoffmann, representante del litoral central, recurre como todas las féminas gremialistas al amor y usa como logo de su propio nombre un corazón. Es el tipo de políticas que busca el voto en las abuelitas y que le da “un nuevo aire a la política”. Golborne pudo haber sido una Pepa Hoffmann.

 

Lucro
Lucro

4- Pablo Lorenzini: Clásico de chantas. Saltó a la fama mundial con el caso del puente Loncomilla y grabó su nombre en la inmortalidad de la charlatanería en cada votación por el reajuste del sueldo mínimo. Cuchuflis y paquetes de cabritas graficaron en dos oportunidades los aumentos mezquinos del hoy precandidato presidencial Andrés Velasco.

Lorenzini es histriónico y poético, y dentro de todos los honorables es quien más honra al típico chanta de micro, al que ofrece 15 lápices en 500, al chileno hermoso que vende láminas para colorear. Por eso las locuras de Lorenzini son entrañables, caen bien y a fin de cuentas, alegran.

 

Querible
Querible

3- Felipe Ward: Otra de las versiones de la UDI Popular. Este sin embargo no es el facho pobre aprendiendo gremialismo, sino el Ignacio Kliche del pueblo apostando por la facha. El representante de Calama, célebre por sus descalificaciones de tipo fascista sobre Camila Vallejo, saltó a la fama cuando la voz en off de HBO lo presentaba en la franja de la UDI casi como el nuevo Spiderman. En cada “Felipe Ward” de aquella franja parlamentaria caían 10 calzones en alguna población loína.

La estrategia del voto hormonal es una de las mejores tácticas del partido ideado por Jaime Guzmán. Apelando a nuestra tradición latifundista, las inquilinas y chinas no aguantarán más de placer cuando el señor de la querencia de turno las seduzca en cada esquina con slogans tipo “AHORA TE TOCA A TI”.

 

Odiable
Odiable

2- Cristián Letelier: Pobre y triste. La situación del representante de la Región Metropolitana interior es el emblema de lo que este medio describió hace unos meses en su carta abierta a un facho pobre. Letelier, quien se enorgullece de venir de abajo y haber estudiado en escuela pública (en la que pudo haber sido “cualquier cosa”, según afirmó a CNN Chile) agradece haber conocido a Jaime Guzmán, a quien ve como una especie de Cardenal.

Letelier representa a esa camada no calificada de honorables UDI que gracias al binominal apareció de la nada en el Congreso, sin cachar ni siquiera la Constitución, y repitiendo mil veces y para cualquier tema las palabras “emprendimiento”, “clase media” y “crecimiento económico” que le escuchan decir al párroco, Pablo Longueira.

Del coito UDI-pobre-binominal también salieron: Joel Rosales, Celso Morales y David Sandoval.

 

Tierno
Tierno

1- René Alinco: Hueón de mierda. El peor. Lo chanta. Lo malo. Lo Dencil multiplicado por mil. Todas las víctimas de Sutherland revueltas. El representante de Aysén, que saltó a la fama en la volá pintoresca y “popular” se fue a la reconchetumadre. Sin códigos, sin ética ni moral René Alinco ha demostrado ser con creces el diputado más charcha de Chile.

Ha hecho de todo. Primero (algo que en verdad da lo mismo) lo pillaron teniendo sexo en una camioneta. Tallas y Trending Topic’s mediantes el tema pasó. Ok, buena onda con Alinco. Un loquillo.

Después, cayó en cana por conducir “bajo los efectos del alcohol”. Buena onda nuevamente. Lo fue a ver MEO a la cárcel, se salió del PPD y tomó un rol “regionalista”, lo que dio esperanzas de lucidez, ya que cachaba cómo se venía “la agenda”.

Sin embargo, todo el estilo Guatón Ravani perdió sentido cuando empezó a votar con la derecha. Primero aprobó el presupuesto de Educación 2012 porque le aseguraron recursos para su región y después votó por él mismo, en alianza con la UDI, para presidir la comisión investigadora por el Caso Bombas.

Un camaleón de la política, pero sin el estilo del Choro Soria y sin las patillas de Carlos Saúl. Alinco, no existes.

 

Chanta
Chanta

Bonus Track

 

Matías Walker: Charlatán de poca monta. Colgado de la fama principesca de su estirpe, intenta ser la voz conservadora de la DC en la Cámara. No le sale. Hosain Sabag se revuelca en su tumba que lo acompaña en cada sesión del Senado. A Matías, quien se cuadra con la derecha en temas mulas como Estadio Seguro o Encapuchados, le falta una vida para ser un príncipe.

Don Mariano Ruiz Esquide, comprendemos su pesar por compartir partido con esta clase de petimetres.

 

Nadie
Nadie



29 comentarios sobre “Top Ten de los diputados más charchas de Chile”