Repudio a los “expertos” de Twitter

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

En tiempos de redes sociales, en que la moral de la apariencia lo es todo y la imagen valida virtudes y defectos, la difusión de supuesta inteligencia es un valor agregado en el violento juego de egos digitales. Todo esto comprobado científicamente (Homenaje a comprobado científicamente).

En esa dinámica, que por sobre todo evidencia carencias emocionales y/o intelectuales, se ha puesto muy de moda alumbrar aspectos de las carreras universitarias que se estudian, siempre desde una lógica Dios griego, marginando las opiniones del resto, porque “no estudian eso”, arrogándose infantilmente conocimientos que hasta la SCD considera universales.

Es así como compartir citas de Nietzsche (Homenaje a  Nietzsche para los pobres) se ve más bonito en “filósofos”; del Código Civil en “abogados”; de Campusano (?) en “lingüistas” y de Gramsci en “comunistas” (sí, porque para algunos ser “de izquierda” es una carrera universitaria). De esta forma, el orgullo gremial va alimentando la soberbia virtual.

Y todo esto, sobre el errado sentido común de creer que estudiar historia te hace historiador, letras lingüista, sociología sociólogo y etcétera.

Sin embargo, más allá de la pesadumbre de los pasaos a caca con sus disciplinas, la plataforma de Twitter es en sí misma un áspero lugar donde todos creen que sus palabras en forma de alarido son opinión. Pero hay que ser categóricos, no todo enunciado consiste en opinión. Continuando la alianza con la ciencia, hemos comprobado que menos del 10% de lo que se lee en la “red de microblogging” (?) tiene argumento, consistencia o coherencia. En su mayoría,  son sólo ladridos de deseos y ansiedades que se hacen masivos en acontecimientos trending topic, léase: Festival de Viña, semifinal de Champions, partido de Chile o elecciones políticas. ES INCREIBLE CÓMO TODOS SABEN DE TODO.

Devuélvele la plata a Bachelets
Devuélvele la plata a Bachelets

El primer culpable de la seudo opinión es Pato Navia, lamentable “politólogo” que cierra con una frase en inglés sus micro columnas en 140 caracteres, de pobre humor político por cierto. Estudios internacionales han establecido que la inteligencia es inversamente proporcional a retuitear a este profesor UDP.

Pero más allá del Political scientist and columnist (deshonra para el Choro Navia[#FuerzaChoroSoria]), se ha convertido en algo común la insolencia y la agresividad para demostrar ser o saber más; utilizando técnicas retóricas sofistas -ironías forzadas, horrorosas preguntas capciosas- y palabras aweonás como “claramente”, acompañadas por un “usted”. Ejemplo: “claramente usted no conoce cómo funciona el sistema desde adentro”. Objeciones por doquier, diría Enrique Silva Cimma.

Pero la mayor pobreza moral reside en la ridícula sapiencia deportiva: ¿hay algo más latero que hablar de fútbol todo el día, subiendo todo tipo de fotos y/o artículos del equipo que te gusta buscando capturar mediocres favoriteos o megustas? Si a eso se suma un análisis táctico de un partido -puesto por puesto, al más puro estilo suplemento de El Mercurio-, vendríamos no siendo nada. “Claramente, la falta de velocidad por las bandas le quitó vertiginosidad al equipo #QueVuelvaBielsa”: pesar y tristeza.

También están los expertos en sexo: preferentemente hipsters que usan la camisa desabrochada, quienes tildaron de precoz a Ronny Dance con el objetivo de captar seguidoras que muestran las piernas en su avatar.

Por último, es momento de ningunear a los moralistas de toda clase, con énfasis en lo político (de derecha e izquierda), que se arrogan un mesianismo digno de Jesús para definir el bien y el mal a través de la tecnología 3G. Palabras y palabrotas sumidas en efervescencia hormonal, megusteo majadero, corazones rebosantes en adolescencia(<3), insidia matona y enseñanza de vida.

¿Dónde quedó la tierna y simple tertulia, donde el diálogo convertía a los hoy enemigos en adversarios? ¿dónde quedaron los valores del respeto al argumento del otro y de la solidaridad en la discusión; conceptos tan lejanos a los engreídos persés, a per qués y que te pasa conchetumare de la actualidad?

Ya lo advirtió Daddy Yankee el 2008 y lo ratificó el 2012: basta de pose y pasarela. Que vuelva la política, el poder de la genuina palabra y la verdad de la razón.

Dios Mío.
Dios Mío.

 




14 comentarios sobre “Repudio a los “expertos” de Twitter”