Repudio al neociclista chileno

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

No sé exactamente por qué, pero de un tiempo a esta parte andar en bici en el Chile tuitero se convirtió en algo bacán, en una performance que va mucho más allá del ejercicio de pedalear sobre dos ruedas. Es el neociclismo nacional, que se esmera por dejar en el pasado a la centenaria práctica de la bici como mero medio de movilización, despojado de glamour, estilo y discurso político; para dar paso al ciclismo como espectáculo, es decir, como una expresión estética diseñada para ser vista en las calles y en las redes sociales, y de paso generar identidad.

Sin embargo, en el Chile real –ese donde el PIB per cápita no alcanza para gastar plata en accesorios-, la bicicleta no es objeto de ningún discurso cultural (bicicultura), sino un medio de transporte de primera necesidad para la población trabajadora. Así como algunos se suben a oxidados fierros a las 6 de la mañana para llegar a la pega tras dos horas de tránsito; otros montan el emperifollado instrumento misionero para viajar a entregar la palabra del “Señor”. Homenaje a los hermanos pentecostales que aparecen de vez en cuando con su casaca beige en alguna ruta del país.

El neociclismo, en cambio, es el que no entiende la bicicleta como un medio, sino como un fin. Pero no es la parada estética lo que más irrita, pues debería dar lo mismo que un grupo de gente dedique su tiempo en lo que se le dé la gana para darle sentido a su vida, en la tan exigente sociedad del espectáculo que rige. Lo que enfurece es la creación de una moral neociclista, prepotente, descalificadora y sin respeto con quienes no han querido dar el paso hacia la furia.

Homenaje
Homenaje

Aquella moral, parecida en los hechos a la de los claudeliebers, consiste en adjudicación –sin mayor base flosófica que la de cualquier otra secta- de una superioridad social, con la que se menosprecia a los no neociclistas. En la práctica, esta moral se expresa a través de dos canales: el virtual y el “deportivo”, ambos en la lógica del ridículo.

El virtual es el spameo de biciculturismo en Twitter y Facebook. Los constantes estados, tuiteos, fotos y/o eventos compartidos; no permiten la crítica, de lo contrario se recibirá una intolerante respuesta acusando miseria a quienes no comprenden la cruzada Trek.

El deportivo, lejos el peor, es la peligrosa y osada forma de andar en las calles y veredas de estos sujetos que llevan apenas meses andando en bici, lo que los imposibilita de conocer los tiempos, códigos y mañas de una ciudad no diseñada para ellos. Como estos imberbes no aceptan que Conchalí –por decir algo- no es Amsterdam, ocupan sin control el espacio público a altas velocidades, repudiando a quienes no los comprenden.

Así, por ejemplo, andan por el medio de la calle, o por el lado izquierdo de la pista, contrariando un siglo de tradición nacional que indica usar el rincón de la derecha, junto a la berma. Así, por ejemplo, pasan a 50 km/ph por la vereda en horario punta, asustando a señoras que caminan plácidamente. ¿Qué pasa si esa mujer se desvía medio paso a la derecha y es atropellada? No hay furia que pague. Todo empeora si el pajarón paseo por la vereda es acompañado por audífonos con música a todo chancho, lo que eleva las posibilidades de accidente. Señores y señoritas: No hay look que aguante tanto desparpajo e irrespeto por la vida.

Quizás lo único bueno de tanta moda profesional (en su mayoría, los biciculturistas son hijos de Ricardo Lagos que llegaron a la U gracias al CAE) es el resurgimiento comercial de los locales y talleres ciclistas, que se estaban yendo a la chucha con el auge de las motos y los Chevrolet Spark.

Si andas en bici hace poco, y no te identifican las insolencias descritas, no te des por aludido. Si eres un furioso empedernido, cambia. Hazlo por Chile y su seguridad pública. La imprudencia no construye ciclovías.




202 comentarios sobre “Repudio al neociclista chileno”