Los 10 curas rojos que Chile no debe olvidar

por Paloma Grunert



Sobre Paloma Grunert

 Por Palöma Grunert

En Semana Santa, Noesnalaferia recuerda a todas las monjitas y curitas luchadores sociales, con este homenaje a algunos de los religiosos chilenos cuya dignidad y vocación humana, siempre será ejemplo para el ejercicio de la verdadera palabra de Cristo.

 

 


dubois
1- Pierre Dubois

El mítico sacerdote francés llegó a Chile en 1963 para participar en el Movimiento Obrero de Acción Católica y en la Juventud Obrera Católica. Varios años más tarde se convirtió en el Párroco titular de la parroquia de la población La Victoria, junto a su amigo el cura Jarlán. Allí, organizó a los vecinos en su resistencia contra la dictadura, abogando por la organización colectiva como método de superación y lucha. Durante los ataques de fuerzas especiales contra los pobladores, Dubois hacía de escudo humano, abriendo los brazos en cruz, en medio de balas y bombas lacrimógenas y expulsando a gritos a los efectivos policiales. Muchas veces fue detenido y golpeado durante los operativos. En 1986, luego del atentado contra Pinochet, fue expulsado de Chile, regresando en 1990 pero con la orden de no residir en La Victoria. En 2001 recibió la nacionalidad por gracia y por fin en 2010 volvió a vivir en su querida población, en donde falleció en septiembre de 2012.

 

 

llido
2- Antonio Llidó

El curita español Antonio Llidó llegó a vivir a Quillota en 1969, ciudad en la que participó activamente en favor de la población más pobre, organizando vacaciones para niños de escasos recursos y protestando contra la construcción de un lujoso gimnasio para un colegio religioso, ganándose varios enemigos en el clero. A mediados de 1971, ingresó al Movimiento Izquierda Revolucionaria MIR, razón que motivó al obispo de ese entonces a prohibirle el ejercicio de su ministerio, tras negarse a regresar a España como castigo por su militancia política. Tras el golpe de Estado fue detenido y llevado a los centros José Domingo Cañas y Cuatro Álamos, donde recibió torturas de carácter sado-sexual ante su condición de sacerdote. Sus compañeros de prisión coinciden que hasta en las peores condiciones físicas siempre mantuvo palabras de ánimo y contención, cantando y ofreciendo misas para los presos. Hasta el día de hoy permanece como detenido desaparecido.

 

 

silvahenriquez1
3- Raúl Silva Henríquez
Luego de titularse de abogado en la Universidad Católica, Raúl Silva Henríquez a la congregación salesiana de Macúl para ser sacerdote. En 1959 es nombrado Obispo de Valparaíso,  tres años más tarde se convirtió en Arzobispo de Santiago y en 1962 fue nombrado Cardenal. En su apostolado, repartió cinco fundos y 128 hectáreas de la Iglesia Católica a 244 familias campesinas, dando pie a la reforma agraria. Fue mediador en las protestas universitarias de 1967 y trató de evitar el golpe de Estado contra Allende en 1973. Durante la dictadura ejerció un importante trabajo en derechos humanos, creando la Vicaría de la Solidaridad, la Vicaría de la Pastoral Obrera y defendiendo a los religiosos perseguidos por la represión. El Cardenal del pueblo murió en 1999 a los 91 años.
.
.
.
.
aldunate
4- José Aldunate

Pasó de ser superior de los jesuitas en Chile a cura obrero. Vivió en Calama y en Concepción trabajando como ayudante de carpintero, porque según sus propias palabras “Jesús dice que no el que habla, sino el que hace la voluntad de Dios, ése cumple”. Luego del golpe de Estado se mudó a una mediagua en Pudahuel organizando a sus vecinos bajo la palabra de la teología de la liberación. En dictadura ayudó a varios perseguidos políticos a entrar a las embajadas para huir del país, fue encargado de la imprenta de la revista clandestina “No podemos callar”, co-fundó el Movimiento Sebastián Acevedo, participó en el Equipo Misión Obrera, en protestas de familiares de Detenidos Desaparecidos y fue uno de los impulsores del Parque por la Paz, Villa Grimaldi. Hoy vive en la Residencia San Ignacio, en el centro de Santiago.

 

jarlan
5- André Jarlan
Nacido en Francia, el padre Jarlán llegó a trabajar a La Victoria en 1982, invitado por su amigo Pierre Dubois. En la población, Jarlán destacó por su gran carisma y bondad trabajando, en su mayoría, con los jóvenes del barrio y predicando el compromiso político de la iglesia con la liberación del país. Mientras Pierre Dubois se interponía ante los policías para impedir el ingreso a la población, André ayudaba en la atención de los heridos en la parroquia. En las protestas nacionales del 4 de septiembre de 1984, murieron ocho personas, entre ellas André Jarlán, quien tras enterarse que Hernán Barrales -uno de los muchachos con los que trabajaba- había muerto baleado, subió a su cuarto a orar por el cese de la violencia. Allí, recibió un impacto de bala en el cuello, perpetrado por un policía que disparó desde la calle hacia la casa parroquial. Hasta el día de hoy, su rostro se sigue pintando en decenas de muros de la Población La Victoria.

 

 

Rengifo
6- Blanca Rengifo

Blanca estudió derecho en la Universidad de Chile, pero abandonó la carrera para seguir el camino de Dios, lo que la llevó a trabajar con el Padre Hurtado y a ser superiora del Hogar de Cristo. Tras el golpe de Estado, en su calidad de religiosa debió enfrentar la dura tarea de enterrar los cuerpos que aparecían flotando en el Río Mapocho, esto la conminó a unirse al Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR, siendo detenida y torturada. Durante la dictadura fundó la Cooperación de promoción y defensa de los derechos del pueblo. y trabajó en el Comité Pro Paz, asimismo salvó la vida de decenas de militantes de izquierda a quienes ocultaba en su casa de la población El Montijo, en Pudahuel o ayudaba a ingresar a las embajadas para huir de Chile. En 1978, junto a otros religiosos, se unió a la huelga de hambre de los Familiares de Detenidos Desaparecidos. Murió diez años después, víctima de un cáncer. 

 

 

alsina
7- Juan Alsina:
Nació en España, pero llegó a vivir a Chile en 1967. Integró las filas del Movimiento Obrero de Acción Católica y ejerció como vicario en la parroquia de San Antonio, como sacerdote en la parroquia San Ignacio de San Bernardo y como jefe de personal en el Hospital San Juan de Dios. Su ministerio siempre estuvo marcado por el afán de justicia e igualdad social. El 19 de septiembre de 1973 es detenido en el hospital, mientras seguía trabajando de manera continua junto a un pequeño grupo de funcionarios, luego de que la mayoría del personal se retirara tras el golpe militar. Fue ejecutado por un joven soldado de 18 años, que siguiendo órdenes superiores lo acribilló y lo lanzó al Río Mapocho. Antes de morir, el cura Alsina le pidió al muchacho que no le vendara los ojos “mátame de frente, porque quiero verte para darte el perdón”. Años más tarde, Nelson Bañados, el soldado, le confesó el crimen a otro sacerdote y luego se suicidó. 
.
.
.
.
baeza
8- Alfonso Baeza
El padre Baeza falleció hace poco, el 5 de diciembre de 2013 y al día siguiente una joven pobladora escupió al Presidente Piñera por haberse hecho presente en el velorio. Según ella, el curita evitaba encontrarse con el mandatario. Alfonso Baeza era ingeniero civil de la Universidad Católica y sacerdote desde 1960. Participó en el Movimiento Obrero de Acción Católica y trabajó el Comité Pro Paz, en la Vicaría de la Solidaridad y en la Vicaría de la Pastoral Obrera. Se fue a vivir a la población José María Caro para “estar cercano a las vivencias de los obreros y pobladores, de sus condiciones de trabajo, de sus dificultades y anhelos” y rechazó la posibilidad de ser Obispo para poder seguir trabajando en con el mundo obrero. Fue uno de los más comprometidos religiosos en la lucha contra la dictadura y su perpetuación; incluso en 2009, viajó a Brasil para visitar a Mauricio Hernández Norambuena, el comandante Ramiro, a quien le regaló el nuevo testamento.
.
.
.
.
hurtado
9- Padre Alberto Hurtado

De profesión abogado y nacido en Viña del Mar, ingresó a la Compañía de Jesús para ejercer el sacerdocio. En 1941 es nombrado asesor de la Acción Católica Juvenil, pero por su marcado acento en la defensa de los derechos obreros, se le pidió la renuncia al cargo. Su trabajo con los pobres y los más jóvenes lo impulsó a fundar el Hogar de Cristo en 1944. En 1947 fundó la Acción Sindical y Económica Chilena y cuatro años más tarde se infiltró durante dos semanas como minero del caliche de la Compañía Salitrera de Tarapacá y Antogafasta, hasta que fue descubierto por sus compañeros. De gran carisma y vocación social, el Padre Hurtado siempre recibió en vida el rechazo de los grupos económicos más privilegiados por su interés en los obreros sindicalistas, a quienes daba clases sobre de la doctrina social de la Iglesia. Falleció en 1952 por cáncer.
.
.
.
.
puga
10- Mariano Puga

Mariano Puga estudió en el Colegio Grange y pasó por la Escuela Militar y la universidad, pero abandonó la carrera de arquitectura y a su prometida de ese entonces por el sacerdocio, tras conocer las llamadas “poblaciones callampa” durante su paso estudiantil. Como sacerdote, creó la Capilla Universitaria y se hizo conocido por su trabajo ministerial en Pudahuel y Villa Francia, siendo detenido y torturado en siete oportunidades, pasando incluso por Villa Grimaldi y Tres Álamos. Fue expulsado a Perú, pero regresó al poco tiempo y comenzó a trabajar en la Vicaría de la Solidaridad. De 1980 a 2002 ejerció como párroco de la Legua, destacándose como uno de los más activos líderes de la población. Hoy tiene 77 años y sigue ejerciendo el sacerdocio, pero en Chiloé.
.
.
.
.
Otros religiosos luchadores sociales: 
Tomás González
Miguel Woodward
Roberto Bolton
Pablo Fontaine
Daniel Caouette
Jaime Lancelot
Rafael Maroto
Jorge Orellana
Enrique Alvear
Manuel Larraín
Esteban Gumucio
Gerardo Pobete
Helmut Frenz
Ronaldo Muñoz
Carlos Puente
Luis García Huidobro
Lorenzo Maire
Carlos González
Rodrigo García
.
.
Los invitamos a sumar más nombres a esta lista.



211 comentarios sobre “Los 10 curas rojos que Chile no debe olvidar”