10 canciones para entender lo que es la saudade por los 90

por Equipo Noesnalaferia



Sobre Equipo Noesnalaferia

Por Paloma y Richard

Las siguientes composiciones no son obras maestras, ni tampoco representan a los mayores éxitos de su tiempo. Su gracia está en que no sabemos “por qué rayos” nos hacen sentir pena y alegría a la vez. Algo así como la *saudade brasileña. Una cosita en el corazón, un traslado inmediato a ese instante, caminando, de la mano de uno de tus papás, en algún lugar del Chile noventero.

10 Uma brasileira – Paralamas

De los creadores de la saudade, las notas perfectas para tener una triste alegría. Nostalgia inexplicable por esos escurridizos segundos de buena onda, amistad y cariño puro. Además, su coro en inglés (one more time) permitía practicar el pobre inglés de la época, basado entonces en terminar las palabras en “eichon” y el complementario “of course”.

Peak de emoción: “E esse ão de são
Hei de cantar naquela canção”

9 Amor Narcótico – Chichi Peralta

Parte de la banda sonora de Iorana (1998), esta canción es linda porque a todos nos hacía pensar en el/la niño/a que nos gustaba y la realización de ese amor tan sincero. Los violines, claves en el toque de tristeza, impulsaban al púber a su primera declaración.

Peak de emoción: “Yo te quiero así, cuando alargas en el acto toda mi pasión…”.

8 Levantando las Manos – El Símbolo

Hay varios hits de El Símbolo que salen a colación cuando los amigos se juntan a recordar glorias pasadas, o cuando una discoteque convoca bajo el rótulo de fiesta kitsch. Pero de entre todas, sólo una produce esa cosita en el corazón: Levantando las manos.

Peak de emoción: primero el pianito y luego desde “así, así” en adelante.

7 Gracias por existir – Eros Ramazzotti

Esta es brígida. Es entre erótica y romántica. Tiene toques coquetos y nos gustaba porque es la declaración más impresionante de amor que puede haber: él la quería tanto que sólo se conformaba con que ¡ESTUVIERA VIVA!

Peak de emoción: “cosa más bella que tú, cosa más linda que tú, única como eres…gracias por existir”.

6 Los Fantasmas Del Caribe – Muchacha Triste

Puta la hueá bacán: Efectivamente la cantaban unos piratas. Pese a que el Japenning la desvirtuó (aka “hey, tú, muchacha triste, ven y dame un beso con lengua”), nuestro recuerdo la mantiene con su pureza original. Que Vuelva la Jornada Escolar Completa.

Peak de emoción: “Era tan linda, más linda que una estrella”

5 Lambada – Kaoma

Seguramente es uno de los emblemas musicales de la nostalgia noventera, su ritmo sensual y oscilante hace que sea aún más conmovedora. Es la demostración musical de que el erotismo está ligado, poderosamente, a la felicidad perdida. Homenaje al amor entre el garotinho y la catira del video clip, romance que perturbó nuestra eroto-niñez.

Peak: la intro musical.

4- Bamboleo – Gipsy Kings

Ritmo gitano inherente a las ferias libres en el gobierno de Patricio Aylwin. Sugerente y misteriosa, invita a pasarla bien en la medida de lo posible, con respeto y picardía.

Peak de emoción: “bembele, bembele, bembele,
bem, bembele, bembele: ”

3 Si tú no vuelves – Miguel Bosé

Esta es la única canción de las diez que es derechamente triste, porque “si tú no vuelves no habrá vida”. Pero lo que produce en el corazón es otra cosa, es paz, calma, la alegría de la soledad junto a un perrito. Simpleza y un silbido mortal.

Peak de emoción: “Y cada noche vendrá una estrella a hacerme compañía,
que te cuente como estoy y sepas lo que hay”

2- Burbujas de amor – Juan Luis Guerra

Pieza clave del merengue poético, cuando la balada caribeña era pura ternura y no calentura como hoy lo hace la noble bachata. Este ícono de la inocencia romántica era el delirio de las mamás y las tías que, cuando pillaban esta canción en la radio, nos usaban como pareja improvisada de baile. Homenaje a los niños/as que bailaron esta canción con la mamá.

Peak: “Quisiera ser un pez para tocar mi nariz en tu pecera y hacer burbujas de amor por donde quiera”

1- I Will Always Love You – Withney Houston

La película no es una de las mejores historias de amor, pero la canción la cagó. No hay niña/o chileno que al oírla no sea transportado a su más brígida infancia. Ya sea porque la hermana/prima cantaba la canción en el espejo/ducha, porque nosotros mismos lo hacíamos en el colegio tomando aire antes del clásico “eeeendóóóóóóóó”, o porque se nos aparecía en la cabeza cuando el niñito/a que nos gustaba cruzaba la puerta de la sala. Sus notas hablan de pureza, lealtad, libertad. Es más triste y esperanzadora que la chucha. Homenaje eterno.

Peak de emoción: Última estrofa del “ENDÓÓÓÓÓÓÓ” (último “And I will allways love you”)

BONUS

Cálido y Frío – Franco de Vita

Al primer acorde estamos deseando a Carolina Fadic. Escuchar el coro nos hacía sentir como que estuviéramos viajando o flotando por el cerebro de Kena Rencoret.

Peak de emoción: “a veces se me pierde y vuelve al rato entre…”.

Piensa en mí: Leandro y Leonardo

Sonaba en la Pudahuel y la escuchábamos al llegar del colegio, cuando la mamá estaba en pleno encerado a las 13:30 horas.

Peak de emoción: “Vamos a tomar el primer avión con destino a Felicidad, la felicidad para mí eres tú”.

*Saudade según wikipedia: vocablo que expresa un sentimiento afectivo primario, próximo a la melancolía, estimulado por la distancia temporal o espacial a algo amado y que implica el deseo de resolver esa distancia. A menudo conlleva el conocimiento reprimido de saber que aquello que se extraña quizás nunca volverá. <3

¿Y TÚ, CUÁL AGREGARÍAS?




50 comentarios sobre “10 canciones para entender lo que es la saudade por los 90”