Encuesta Casen a la Selección: Descubre la clase social de los 23 futbolistas de Chile en el Mundial

por Richard Sandoval y Sebastian Flores



Sobre Richard Sandoval y Sebastian Flores

Por Richard Sandoval y Sebastián Flores

Ya iniciada la XX edición de la Copa del Mundo, el área político-deportiva de Noesnalaferia comienza su completa cobertura al Mundial Brasil 2014, en alianza con TV Pública Argentina y Telesur, con quienes estaremos analizando las más diversas aristas de la cita planetaria y alentando para que el trofeo se quede en la Patria Grande de América del Sur.

La nómina final de 23 convocados por don Jorge Sampaoli es un fiel reflejo cultural de Chile, donde pese al espíritu de unidad y compañerismo que le ha impregnado el casildense a la Roja, el origen de clase de cada integrante del equipo de todos (?) sigue siendo un factor que define quién es quién en el grupo. Porque no obstante la clara inclinación progresista del técnico argentino -quien se ha manifestado en más de una ocasión a favor del movimiento estudiantil, siendo rostro del Banco Santander, institución acreedora del Crédito con Aval del Estado (¿¿¿cOnSeCuEnCia???)-, el plantel es también un agente de la desigualdad, el mayor dolor de la nación contemporánea.

Por eso, y a falta de un Censo decente desde el 2002, realizamos la siguiente estratificación socioeconómica para mirar Brasil 2014 con sentido político y no sentir culpa si mientras vemos La Movida del Mundial se aprueba la Ley Hinzpeter. Aspiramos a que este documento sea una radiografía de nuestra injusta sociedad y que, por lo tanto, facilite la tarea de los ministros Arenas y Eyzaguirre a la hora de pensar sus reformas. Esta es la Encuesta Casen a la Selección chilena.

Cuicos: Christopher Toselli y José Pedro Fuenzalida

Al contrario de todo futbolista exitoso, ya antes de debutar en Primera División conocían la cota mil al revés y al derecho. Así como Sebastián Rozental (exponente máximo del futbolista de elite, junto con Chico Terry), nacieron en cuna de oro y se identificaron inicialmente con la matriz más cuica de Chile, la Universidad Católica, donde integraron alguna rama de las inferiores. Por lo mismo, les costó una enormidad ganarse el cariño de la plebe y sólo lo lograron siendo figuras en campeonatos muy importantes para el país (como Toselli en el Mundial Sub-20 de Canada 2007) o convirtiéndose al abajismo, como hábilmente lo hizo el Chapa Fuenzalida, y pasar a jugar en el equipo de los pobres, comiéndose todas las tallas-tipo-el único rubio de Colo-Colo.

Conocen Europa antes de ser transferidos por un magnate ruso al fútbol escocés (ESCOCIA PO, WEÓN). En lugar del reggaetón y la bachata les gustan bandas como Incubus, Iron Maiden o Metallica. Se presume que están contra el aborto, y no tienen idea de lo que es un colegio subvencionado. En sus piezas de infancia hubo una guitarra eléctrica y por eso hoy incluso tienen un grupo de rock. Cuando murió García Márquez, no preguntaron qué libros había escrito el caballero. Pellegrini vive en lxs que lucran (churrazo).

No + Abusos, No + AFP
Tocando ‘Nothing Else Matters’

Aspiracionales: Mauricio Pinilla, Jorge Valdivia, Jean Beausejour y Carlos Carmona

Herederos del Chile que creció al 7% a principios de los ‘90, esta camada de jugadores provienen de la clase media que se benefició del “chorreo” que la economía de los Chicago Boys ha permitido desde 1978 hasta hoy. Estudiaron en buenos colegios privados (pero no totalmente cuicos) donde destacaron en Educación Física por ser terrible buenos pa la pelota. Mientras, sus compañeros de curso se preparaban para dar la PAA/PSU y ojalá entrar a una universidad del Consejo de Rectores o, por lo menos, a una privada acreditada por más de cinco años.

¿Tragoh?
¿Traggoh?

Tienen un bagaje cultural que va más allá del culto al último perfume de Antonio Banderas que realiza la mayoría del seleccionado. Mauricio Pinilla, por ejemplo, es fan a morir de los Chancho en Piedra (qué culto), por lo que seguramente escuchaba el ‘Ríndanse Terrícolas’ (1998) en su personal stereo, cuando se iba en micro a los entrenamientos en las inferiores de la U. de Chile después del colegio. Tal como los cuicos, les gusta el rock, pero en su versión latina = Maná <3

Eres mi Religión
Eres mi religión

El ser buenos para la pelota los convirtió en los más populares del curso, se comieron a las mejores minas y poseen una seguridad propia de aquel al que nunca le ha faltado nada. Curiosamente (?), los miembros de esta categoría son los más carreteros del plantel, famosos por protagonizar escándalos como el #PuertoOrdazo o el #Bautizazo. Su copete favorito es la piscola con Alto del Carmen/Mistral de 35° o, en su defecto, Ron Bacardi. Se presume que sus padres hicieron su fortuna al volante de una Chevrolet LUV (que una década después dio paso a la popular Peugeot Partner). Se tratan de “men”, tienen “depa” y si no fueran famosos se juntarían en “el Bella”. Por otra parte, apañan causas como el movimiento estudiantil, aunque su máximo nivel de compromiso sea poner en Twitter #FuerzaEstudiantes o sacarse una foto con poleras por la Educación Pública para luego subirla a Instagram.

Tiembla Crispi
Tiembla Crispi

Clase media (C2-C3): Johnny Herrera, José Rojas, Eugenio Mena, Gonzalo Jara, Marcelo Díaz, Francisco Silva, Felipe Gutiérrez

Su aporte en el plantel suele estar muy acorde a su lugar de origen, si bien son figuras que rinden y tienen un desempeño funcional dentro de la cancha, no suelen ser las grandes estrellas que el hincha del CDF admira, sino más bien jugadores regulares, producto de una vida sin grandes aspavientos pero tampoco con comodidades. Por lo mismo, nadie les regala nada, saben lo que es ganarse el puesto con mucho trabajo, tal como lo hiciera Pepe Rojas en la U, donde pasó de ser el jugador más malo a ser el mejor defensa de América durante el 2011.

No obstante, una buena temporada no les asegura el éxito, por lo que al igual que el oficinista que tiene un título técnico y constantemente debe validarse frente a los ingenieros civiles, el jugador de clase media debe estar constantemente ratificando su valía frente a los aspiracionales o a los jugadores de origen más popular, los cuales son los que más fuerte gritan dentro del grupo.

Aquí trabajaría el Pepe Rojas  si no existiera el fútbol
Aquí trabajaría el Pepe Rojas si no existiera el fútbol

Así, un jugador como el Gato Silva, que se ganó la admiración de la hinchada de San Carlos de Apoquindo tras algunas buenas campañas en el elitista equipo de la UC, fácilmente puede volver a ser defenestrado. Como ocurrió, por ejemplo, tras aquella lamentable actuación con la selección en donde, con dos errores suyos, fue culpable de que Colombia nos empatara 3-3 y arruinó la posibilidad de celebrar la clasificación con una victoria en Barranquilla. En esa ocasión, Bonvallet lo humilló comparándolo con Charles Aránguiz (pobre): “Si Cuadrado, Perea y Yepes te están matando a patadas ¿uno pone al Gato Silva? No po. ¿A quién pone uno? A un ‘Choro de Puente Alto’, ¿quién es el ‘Choro de Puente Alto’? Aránguiz, po. Es de este porte, pero los muerde a todos”. Patria, conchetumare.

La Reforma Tributaria la pagará el Gato Silva
La Reforma Tributaria la pagará el Gato Silva

Caso aparte es Johnny Herrera, personaje odiado por gran parte de Chile y que, aún así, pese a estar siendo procesado por la ley, jugará un Mundial; conviviendo constantemente con el cielo y el infierno. Todos los jugadores ubicados en esta categoría podrían perfectamente ser representados por Ricardo Darín en una película de Campanella. Típicos.

Pobres: Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Eduardo Vargas, Gary Medel, Claudio Bravo, Mauricio Isla, Esteban Paredes, Charles Aránguiz y Fabián Orellana.

¿PIB Per Cápita?
¿PIB Per Cápita?

La mitad de ellos no tuvo padre y su mamita fue desde siempre la jefa de hogar que se sacaba la mierda para juntar la plata que pudiera cancelar el viaje en ♥colectivo♥ a la escuela de fútbol. Las señoras, en general, trabajaron como asesoras del hogar -probablemente en la casa del Chapa Fuenzalida- y derramaron mil lágrimas porque los chiquillos no les respondían en el colegio. Pero no importa, ellas fueron las primeras directoras técnicas que vieron en sus críos un talento de clase mundial, una táctica capaz de levantar scudettos y una garra capaz de morder en el cuello a españoles colonizadores en el área chica del Maracaná. Estos jugadores son las más dignas muestras de la superación de la pobreza en un modelo de desarrollo con desprotección social. Sangre, sudor y lágrimas dejadas en levantadas a las cinco de la mañana, luchando contra el clasismo repugnante de los medios y de los propios pares. No olvidar que en la década más arribista en la historia de Chile (los ‘00), un aspiracional como Mauricio Pinilla se burlaba sistemáticamente de Arturo Vidal por decir “losotshoh” en lugar de “nosotros”. Hoy uno juega en el Cagliari y otro vale 70 millones de dólares.

Quizás sea por eso, por tanto sacrificio, por tanta choreza en la actitud de ganarle a la vida, papá, que la selección chilena es una selección de pobres, donde sus crack vitales llevan marcada en el rostro la herencia indígena, con pómulos morenos de puro sol en canchas de barrio, en pichangas que se terminaban cuando la luz no daba más, con polerones haciendo las de arco en calles recién pavimentadas, y con la mamá -siempre la mamá- yéndolos a buscar para que al otro día pudieran levantarse. Como dijo Eduardo Galeano (¿fue Galeano?), los pobres son los dueños del fútbol, porque el ingenio se curte cuando en un partido no sólo hay que esquivar a jugadores rivales, sino también a autos (homenaje a ‘bolaca’), árboles y basureros. Una vida entera sobre el hombro antes de ponerse canilleras. Antes de comprarse un Audi, ropa Armani e ir a Las Urracas. Porque esa quizás es su forma secreta de burlarse de los arribistas, clasistas y cuicos de medio pelo que no soportan que estos picantes posean veinte departamentos y les hayan quitado su lugar en la relación con los medios de producción. Esa es su secreta revolución. Viva Chile, Viva el pueblo, Vivan los jugadores.

En este Mundial juegan Renca, Tocopilla y San Joaquín. También lo hacen Hualpén, Conchalí y Puente Alto. ¿Cómo no vamos a ganar?

Ahí queó Brasil
Ahí queó Brasil

Para saber más, leer La Patria de Alexis pinchando aquí.

BONUS

Exiliado: Miiko Albornoz

Al no haberse desarrollado en Chile, Miiko no pertenece a ninguna clase de las descritas y se convierte en una categoría de análisis aparte.

Probablemente es el seleccionado que más gozó la presentación gratuita que Los Tres dieron en Cuiabá, pese a hablar apenas la lengua hispana. Fuentes de Palacio indican que el hijo de la socialdemocracia europea es el único jugador aprobado por la OCDE para ser impreso en los artículos de merchandising a comercializarse en el primer mundo. Se comenta también que está muy a favor del proyecto político de la Nueva Mayoría, ya que “así empezamos en Suecia”. Incluso, hasta Hacienda han llegado indicaciones del lateral derecho para perfeccionar el fin del FUT.

Al llegar por primera vez a la concentración, preguntó si en el plantel le iban a Inti Illimani o al Inti Histórico. Los seleccionados respondieron que no conocían esos clubes. En privado, también, ha expresado su inclinación a Carolina Tohá como carta presidencial el 2017, fecha en que podrá votar por primera vez debido a la aprobada ley de voto en el extranjero. Sí al autocultivo, aborto libre, sindicalización automática y Rodrigo Peñailillo. Mientras tú vacilabas Supernova, Miiko postulaba al casting para integrar A-Teens. El Super Trouper del gol. Si Bolaño viviera, escribiría su historia. Walker le da asco.

De Albornoz nada
De Albornoz nada



39 comentarios sobre “Encuesta Casen a la Selección: Descubre la clase social de los 23 futbolistas de Chile en el Mundial”