¿Qué cresta te pasó, TVN?

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Por Richard Sandoval

¿Qué cresta te pasó, TVN? otrora canal de todos los chilenos, que en cada programa de concursos, teleserie o matinal demostraba el esfuerzo por entender lo que estábamos sintiendo, lo que necesitábamos y hacia dónde queríamos construir nuestra identidad. ¿Fue acaso el cambio de logo, de aquel con las rayitas tricolor al cuadrado rojo lo que te voló la cabeza? ¿O acaso el simple paso del tiempo, que mientras tiñó de blanco el pelo rojo de Carcuro te entregó sin pedir nada a cambio al mercado como único criterio? Porque sólo así se entiende que pasáramos de un canal que en las inundaciones de los 90 estaba con los pies metidos en el barro tratando de ayudar a los pobladores, a uno en que el antes flacuchento Pancho Melo fuera millonario y conchesumadre en todas las comedias nocturnas. Las nocturnas, formato de teleseries que le trituró el alma a ese canal que con Benito Baranda casi en cadena nacional lanzaba las campañas del Hogar de Cristo firme junto a los viejitos en el Víctor Jara. Las nocturnas, inexplicable bodrio que sirvió como plataforma cultural del presidenciable Andrés Velasco, que dio cachetadas en el rostro de todos nuestros livngs comedor hasta cansarse.

¿Qué cresta me está mostrando la televisión pública de mi Patria? Se preguntaron todos nuestros sillones y esquineros que se hicieron dignos junto a la alegría auténtica aportada por el almacén del Washington y la señorita Andreda, en el Pase lo que Pase.

Nos estaban mostrando una mentira, esa que el canal de todos se tragó sin asco para competir de igual a igual con otros proyectos televisivos que forjaron su modelo desde otra vereda. ¿Acaso había que hacer un reality que mostrara la ridícula vida de Raquel Argandoña para competir con los realities de Nakasone, que triunfan precisamente porque leen con fineza extrema la lucha de clases que aparece en la vida espectacularizada? ¿Había que faltarle el respeto a los blocks de la periferia enviándoles a Perico los Palotes para que conociera la pobreza en Adopta un Famoso? Los chilenos, los que reclamamos aquí y ahora un canal público al servicio de las necesidades del pueblo, no sabemos si la muerte a la que se acercó TVN este lunes marcando 1 punto de rating a las 20 horas se debe a malas decisiones políticas, gerenciales o de programación. Lo que sí sabemos es que el sacar a Caleta del Sol para poner películas a las ocho, para luego sacar películas y poner una novela colombiana, y para luego sacar la colombiana y volver con la películas, no sólo es una falta de respeto al canal mismo, que se vanagloria de hacer televisión pública: es una falta de respeto a todos los hogares de la nación, a los que el Siete llega en un 98%, y los que no tienen la posibilidad de pasarse al cable, Youtube o Netflix cuando le cambian sin aviso su programa. La falta de respeto es a las abuelitas jubiladas, que hacen de una franja horaria un hábito, una compañía comunicacional. Esa es la mayor responsabilidad del sometimiento del “canal nacional” a lo que se le pare el culo al people meter.

¿Por qué no te diste cuenta antes, TVN, que los chilenos más que tirar con Katyna Huberman una y otra vez, en oficinas de Sanhattan y lofts que no hemos visto ni en pintura, simplemente queríamos hacer el amor? Turquía, un país del otro lado del mundo, tuvo que venir a recordártelo, TVN. Recordar tu origen soñador y romántico.

No sólo queremos salvar TVN por la memoria de Felipito (que a Dios gracias no está presenciando como se hunde este buque), ni por la nostalgia de habernos criado viendo Hugo, bailando con Las Montinix o celebrando a Juan del Burro; queremos por sobre todo salvar TVN porque entendemos que la televisión pública, a través de un canal del Estado, es fundamental para el sostenimiento de una democracia. Más aún, cuando recién estamos aprendiendo lo que la democracia es y cómo la elaboramos.

Que vuelva De pé a pá si es necesario, que se nacionalice a Pedro Engel si la Patria lo amerita, que Julián Elfenbein deje de ser animador para que retorne a Ponce Candidato. Que se decrete que los Ovnis sí existen, para que Patricio Bañados vuelva en gloria y majestad, que el Patio de las Comunicaciones se llame Ricarte Soto y que se despida a todo militante de Fuerza Pública. Que Iván Torres deje los chistes y vuelva a dar un tiempo creíble, que reviva el Area de Misterio a cargo de Carlos Pinto y que se expropie a la Kena Rencoret de Mega. Que Onur se declare persona non grata y se contrate de por vida a Scarlet Cárdenas. Que se prohíban los videos de Youtube como noticias y se mande a clases de lenguaje a Amaro Gomez Pablos. Que Viñuela se devuelva a Mekano y se reconstruya la Buhardilla. Que Claudia Miranda lance un programa de Zumba y TV Senado devuelva a Bárbara Rebolledo. Que se cuadruplique el presupuesto de La Chúcara y se aseguren seis temporadas de El Reemplazante. Que se programe El Mirador toda la semana y se repatrie a Ivette Vergara, egresada del glorioso Liceo Tajamar. Que vuelvan Los Venegas y que una ley obligue a la ANFP a dar un partido de regiones los sábados a las 22 horas.

Por eso y mucho más. Salvemos TVN. Que las ratas no canten victoria, porque Bellavista 0990 no se transa.




20 comentarios sobre “¿Qué cresta te pasó, TVN?”