Los Pasteros

por Cristobal Palma



Sobre Cristobal Palma

Por Cristóbal Palma

Llevan la mirada a cien años perdida. El camino que andan les curte el talante zigzagueado y el sol les tiñe la carne, como la sarna a los perros. Son los ingenieros metalúrgicos de la esquina, mención codo de cobre y fuego. Esforzándose para no malgastar la pipa, ahí nace el ingenio. En la arista de Lo Blanco instalan su performance. Hay algunos niños, también mujeres, hombres y travestis. Pero eso da igual, porque el suelo no discrimina y la periferia gris de La Pintana abre la puerta a los pasteros. Les tiende una mano tajeada por un gollete de botella, en un país donde la miseria se esconde entre las bondades paisajísticas de una erradicación de lujo. En los extramuros de la ciudad encuentran un lugar para vivir la vida fácil. Fácil como el frío melancólico de pobla, fácil como conocer el amor, o la muerte, en un potrero. Pero eso ni se piensa, o se piensa existiendo, atajando puñetazos. Hay los que asaltan, otros limpian espejos, las chicas ofrecen su cuerpo. Y sin embargo, otras veces planean viajes en la micro local para armar redes con forasteros, para no morir de aburrimiento. Ahí es donde los encuentro.




5 comentarios sobre “Los Pasteros”