Repudio al abajismo: la caricatura del pobre.

por Francia Consuelo Cargante



Sobre Francia Consuelo Cargante

Por Francia Consuelo Cargante
.
“Usamos ropa rota porque huele a lucha” dice un panfleto con una poesía que incita a la revolución y a unirse a las filas de su facción de izquierda. Un rato después cuando llego a la universidad me encuentro con un chascón que llama a una “olla común para compartir con los compas
.
Yo me pregunto ¿Ser revolucionario es sinónimo de ser pobre? Y aquí es donde apunto a ustedes, abajistas varios en las universidades, a ustedes que hacen ollas comunes porque les refleja la alegría de los campamentos cuando recién se asentaban en la periferia de la ciudad, porque parece esa es la imagen que se han construido de la gente pobre, porque piensan que en las poblaciones es una alegría hacer tallarinatas, porotadas y otras cosas para juntar plata cuando hay que operar a un vecino víctima de alguna enfermedad terminal. Pero les tengo una noticia: ¡NO NOS GUSTA!. Lo único que una madre espera es tener la plata suficiente para comer con su familia a solas, y disfrutar de ese momento de tranquilidad. Ustedes, los abajistas hacen ollas comunes con la idea de compartir, pero en sus casas no se sientan en la misma mesa que “su nana“.
.
Porque ustedes creen que a los pobres nos gusta tener ropa vieja. ¿Saben la rabia que se siente al verlos romper a propósito unos jeans de treinta mil pesos, mientras que hay padres que hacen horas extras para tener esa plata y comprarles la “tenida de salida” a sus hijos?. No, no lo saben, porque no saben lo que es comprarse ropa en la feria (y lo tratan de imitar yendo a la calle Bandera). No saben lo que es que te reten por romper tan pronto tus zapatillas, y que ese anhelo que tiene tu madre de verte con tu ropa intacta la hace endeudarse otros tres meses más para comprarte un nuevo par.
.
Les hablo a ustedes, que acusan a mis vecinas de “venderse por un bono” Son mujeres que luchan día a día porque sus hijos terminen cuarto medio y no caigan en las drogas. Y no me refiero a la marihuana al decir “droga” como muchos de ustedes creen cuando ven a las señoras reclamar por el tema; me refiero a esas a las que ustedes nunca han estado expuestos, a esas que rompen familias, causan suicidios y continúan con el círculo de la pobreza. Por supuesto que no lo entenderán, porque cuando alguien de tu familia ha sufrido algo así, lo internan y se soluciona.
.
Ay, no meta la mano, el codo, la cabeza y la dignidad.
.
Son ustedes, los que desprestigian a mi clase, a esa señora que le da vergüenza no pagar el pasaje, aunque sabe que están abusando de ella, sabe que gran parte del sueldo se le va en transporte; pero tiene tan arraigados sus principios que no es capaz de pedir permiso y marca igual su Bip!. Ustedes desprestigian al flaite que lucha día a día trabajando en un local de comida rápida para comprarse zapatillas Nike de sesenta lucas, ¿Y cómo culparlo? Si ese flaite decidió no robar como sus hermanos, pero igualmente nunca recibió educación y no tuvo armas para luchar contra el violento sistema neoliberal. Ese flaite no tuvo la oportunidad que tuviste tú de ir a la universidad.
.
Les hablo a ustedes, abajistas, que reniegan de su clase creyendo que asimilarse a un pobre les otorga más conciencia y autoridad para hablar de socialismo. Les hablo a ustedes, abajistas, que en las marchas rompen paraderos que no utilizan porque se van en auto a la U. Les hablo a ustedes, abajistas, que no sabían que la vida comenzó antes de 2011 y hoy participan en organizaciones que se creen moralmente superiores –porque claro, no tienen historia-. Les hablo a ustedes, abajistas, que juzgan al pobre por no interesarse en la Revolución, pero nunca han metido un pie en un campamento. A ustedes, señores y señoras, les pido por favor: ¡PAREN DE RIDICULIZARNOS!



20 comentarios sobre “Repudio al abajismo: la caricatura del pobre.”