En Chile hay gente que no se puede enfermar

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Por Richard Sandoval

En este país hay gente que no se puede enfermar. Aunque suene increíble, aunque suene de un país en la mayor mierda del subdesarrollo es así: el millón 90 mil de personas que trabajan sin contrato, a lo compadre o boleteando, no se pueden enfermar. Porque no están cotizando, porque no están afiliadas a Fonasa ni mucho menos a una isapre. Esas personas, si en la esquina de su casa yendo al trabajo son atropelladas, pues que sea lo que Dios quiera. No tienen ahorros ni ningún otro tipo de soporte económico que garantice el pago de una urgencia, si lo más cercano al accidente es una clínica, o un tratamiento digno. Así de cagados estamos en este país. Porque en Chile no es un derecho la cobertura de Salud por parte del Estado. Lo que nos garantizan es el derecho a elegir entre la Salud pública y privada. Y yo me pregunto ¿por qué mejor no nos escupen en la cara? ¿Por qué mejor José Piñera, el creador del Plan Laboral que nos rige, no viene y nos pega una cachetada de frentón? Porque ¿cómo va a elegir una persona que ni siquiera es trabajador formal para poder postular a una isapre? Hemos hablado sobre la imposibilidad de sobrevivir a un accidente de las personas que boletean o trabajan a lo compadre (o comadre), de la vida entregada a la solidaridad de un Estado que te tratará como indigente, de la vida entregada a la buena onda de un amigo o amiga que se raje con el millón de pesos que puede salir una urgencia; pero también hay que hablar de algo mucho más dramático y escandaloso: Esta gran masa de trabajadores –que conforman el 20% de la población activa actual, y que por el sinvergüenza de Piñera fueron presentados como parte de sus luminosos nuevos empleos creados- ni siquiera tiene derecho a agarrar un resfriado, un dolor de guata o una sinusitis, porque cada día faltado al trabajo significa plata menos para el sueldo recibido a fin de mes. Si no trabajó, no se cuenta el día en la boleta. Así de simple. Si no trabajó, no sumó ese día en las propinas. ¿Se han puesto a pensar en el nivel de humillación al ser humano que es el hecho de ser obrero y que si te duele la espalda no te pagan ese día, y más encima te tratan de patán? Son millones los chilenos y chilenas, los niños y niñas que giran alrededor de estos trabajadores que no conocen el derecho a enfermarse, el derecho a faltar al trabajo sin ver menoscabada su dignidad. Por la cresta que da rabia vivir en un país que se vanagloria de estable y ejemplo sudamericano, pero que en lugar de terminar con las AFP te obliga a cotizar de tu propia plata a la hora de recibir la devolución de impuestos. Por la cresta que da rabia tener que ir a trabajar enfermo, negarse al reposo indicado por un médico o por tu mamá, para cumplir con un trabajo desregulado, flexibilizado y deshumanizado, dependiendo siempre de la voluntad del empleador y no de una Ley Laboral. Y más rabia da el recordar que si te enfermas varios meses, el resultado es la pobreza extendida a tus niños, pobreza que se fabrica día a día camino a la vejez, porque boleteando o a lo compadre no habrá pensión perrito. Habrá imaginarse la vida muriendo a los 85 años con una pensión de 70 lucas. En la miseria.




3 comentarios sobre “En Chile hay gente que no se puede enfermar”