Homenaje a La Jueza, la mejor compañera de almuerzo

por Nicolás Cabargas



Sobre Nicolás Cabargas

Por Nicolás Cabargas

Algo cambió en los almuerzos (o post almuerzos) de Chile durante 2012. Y no fue el mejor censo de la historia o el tricampeonato de la U lo que le dio un nuevo sabor a las meriendas de la Patria, sino el simple hecho de que el programa “La Jueza” se adueñara de la programación chilena de las 3 de la tarde, el horario oficial de almuerzo para los estudiantes, trabajadores de media jornada, dueñas de casa, cesantes o simplemente los flojos del país. ¿Puede haber alguna experiencia más sublime que devorar un plato de porotos granados mientras en la tele suena “Qué pase nuestra psicóloga Pamela Lagos”?

Pero la historia había comenzado antes. Fue en 2007 cuando Chilevisión optó por Carmen Gloria Arroyo y compañía para hacer frente a la segunda guerra mundial de los mal llamados “programas de servicios” (la primera fue entre Aló Eli vs Hola Andrea). Ahí, a la morena de lunar prominente (vuela alto lunar) le tocó luchar contra “Tribunal Oral”, la versión televisiva de la reforma procesal penal, y los delirantes casos de “Veredicto” en Mega. Basándose en el carisma y rudeza de su animadora, La Jueza logró ganar la batalla por el rating, dejando en el olvido a Macarena Venegas y a Felipe Stingo.

Al verla gritándole a los “papito corazón” o defendiendo a los abuelitos abandonados, la abogada de la Universidad del Desarrollo nos gustó casi de inmediato. Era una de les nuestres. Una niña que debió enfrentar el abandono de su padre a  los 13 años. Una “hija del rigor” que antes de Derecho, entró a estudiar para ser secretaria y técnico en seguros. Una mamá que luego de divorciarse se vio en la calle, quebrada económicamente y repactando sus deudas. Una mujer que logró hacer realidad el eterno mito de la meritocracia televisiva, porque Carmen Gloria no es la animadora típica: no tiene el cuerpo de la De Moras, la belleza europea de la Tonka o el apellido de la Doggenweiler. Pero la “Señorita Jueza” como le dicen quienes visitan su programa, ha logrado mantenerse por casi una década gracias a su facilidad para conectarse con su audiencia y, aunque muchas veces se le pasa la mano con las personas, lo hace intentando defender los valores del amor, la tolerancia y el perdón.

Iguols
Guashitos <3

Y ella no anda sola, porque en más de nueve temporadas el programa ha logrado crear una verdadera familia. Si durante los 90 y principios de los 2000 fueron Los Venegas el clan encargado de entretener al país, desde hace más de 8 años que ese lugar es ocupado por las diferentes personas que componen el equipo de La Jueza. Y dentro de ellos, la que más llama nuestra atención es Pamela Lagos, psicóloga y participe de casi todos los programas. No importa si se están disputando una herencia o la compra de una casa, sí o sí aparecerá la hermana de Sergio lagos para -con un tono exacerbadamente buena onda- dar su opinión profesional, siempre cometiendo una “infidencia” al comentar algo que uno de los litigantes le dijo en secreto (alarma de ética). Tampoco podemos dejar de rendir homenaje a los guardias, dos mijitos ricos que sólo sirven para mostrar su belleza a la audiencia y para los ejemplos de La Jueza, (“Si Iñaki me debe 100 mil pesos…”), siendo la cosificación de estos guachitos uno de los pocos ejemplos del quiebre de la estigmatizacion femenina como objeto sexual en la televisión. Tampoco podemos dejar de mencionar al ex guardia, un caballero común y corriente que hoy trabaja como actor en “Lo que callamos las mujeres”.

Pese a lo mucho que nos pueda entretener, también hay que dejar en claro que este programa sirve como un nuevo ejemplo de la espectacularización de la injusticia que tanto se repite en la televisión. No obstante, Carmen Gloria Arroyo busca aportar desde su humilde espacio con un granito de arena a las personas, incluso desde la propuesta de una televisión no machista, cosa que se agradece mucho. Por esto y otras cosas nos gusta almorzar con La Jueza. No falta nunca. No llega atrasada ni come mucho. Y aunque los fines de semana prefiera sentarse en otra mesa junto con un tal Bernardo, sabemos que de lunes a viernes tenemos una cita.




2 comentarios sobre “Homenaje a La Jueza, la mejor compañera de almuerzo”