Manual de Carreño para el uso de Tinder

por Virginia Gutierrez



Sobre Virginia Gutierrez

Por Virginia Gutiérrez

Sabemos que en 1845, un tal Manuel Antonio Carreño se inmortalizó al escribir su Manual de urbanidad y buenas maneras. Cómo echamos de menos a Carreño hoy en tantas situaciones, especialmente una: los usuarios de Tinder, la plataforma más popular en Chile para encontrar pareja a corto plazo, se quejan consistentemente sobre cómo usar dicha aplicación y, al mismo tiempo, critican con furia el comportamiento de otros usuarios. Mi Carreño interior tuvo una breve experiencia con Tinder y decidió que muchísima gente necesita mucha, mucha ayuda. Carreño partirá por lo más obvio porque, aunque le sorprendió saberlo, hay quienes se beneficiarán de esta información.

I. Fotos:

1. Tinder es para los affaires de una noche o concubinato de varias: para gozar los placeres de Afrodita, Lesbos o Ganímedes. O sea, para maraquear con la persona de su preferencia. Ponga foto: es lo mínimo. Y más de una: las cinco que se permiten. Recientes y realistas. Si es gordito, asuma con alegría su amor por los choripanes y la pilsen. Ah, y nada de fotos de perfil de ositos con un corazón ni cosas similares, a menos que tenga un fetiche por esas cosas. En ese caso, hay otras aplicaciones para usted.

2. Tinder se conecta a Facebook: hágase a sí mismo un gran favor y evite que las primeras cinco fotos de perfil sean de toda su familia en domingo, de la guagua suya, de su hermano o prima, o de grupos en las que no se puede distinguir quién es quién. Con cariño: usted busca pareja, ya sea por una noche (Carreño aprueba), o por varias. Quiérase, entonces, y dedíquele tiempo a las fotos que mejor lo representan y en las que se ve bien, y mande las fotos de su progenie, sobrinos, familia y mascota a los álbumes correspondientes. Ya habrá tiempo para hablar de hijos, perros versus gatos y todo eso si le dan el like. Las fotos con pololo/a hacen pensar que quiere 1313 con un tercero. Si esa es la idea, muy bien. Si no, evítelas.

3. Relacionado con lo anterior: si bien Carreño aprecia y respeta parrandear hasta las 6 de la mañana, tomar vino tinto con sprite, andar en bici hasta para comprar marraqueta en la esquina, comerse todos los postres, hacer físicoculturismo, leer como si no hubiera tele, ver tele como si no hubiera libros y amar los autos más que a la gente; trate de que sus fotos no sean de una sola pasión. Carreño reconoce nunca haber leído a Pilar Sordo ni tener planes de hacerlo, pero sí piensa que usted es un ser humano complejo y debe reflejar más de una faceta en el Tinder. En resumen: foto sin polera sí, TODAS sin polera, no. Una con su auto sí (ojalá no la primera, eh), TODAS al lado de un vehículo motorizado, no. Etc.

4. Las selfies son aceptables, moderadamente. Juega a favor demostrar que uno tiene amigos que lo quieren lo suficiente para sostener un smartphone y sacarle una foto linda. Ah, más o menos relacionado: no ponga una foto con ese roquerío de Antofagasta de fondo (versión Chile), lo mismo pero en Machu Picchu (versión Diarios de motocicleta) ni la torre Eiffel (versión primer mundo).

5. Instagram puede jugar a favor o en contra. Más fotos es más posibilidad de espionaje y se agradece, pero no abuse de los efectos: esas fotos con tanta luz en que con suerte se ve boca y ojos dan cosa. Hacen pensar que usted tiene una nariz enorme, que debería lucir con orgullo y que no se hará más pequeña cuando conozca a alguien en persona.

II. Descripción e interacciones por escrito

6. Como Carreño dijo antes, esta aplicación es para gozar los dulces placeres de Eros. No es para encontrar amigos: puede ocurrir, pero es poco común. Si quiere amigos, para eso hay foros online, en FB, clases de kickboxing, grupos de salsa, bares, talleres literarios; en la municipalidad, abundan cursos de macramé, canto lírico, teatro. Si realmente anda en Tinder para buscar amigos, revise sus prioridades de vida. Si usa la excusa de “es que busco amigos” cuando habla con alguien de Tinder para no decir “es que no me gustái”, diga que decidió que no le gusta la persona mejor, que recién está cachando la app o no conteste más, nomás.

7. Escriba una breve descripción para hacer más fácil empezar la conversa, pero, por amor de la divinidad de su preferencia, evite cosas como “me gusta vivir la vida a full/ intensamente” o “disfruto las cosas simples de la vida.” Si no va a decir nada, no diga nada. Ah, y en el contexto de Tinder, poner “vivo cada día como si fuera el último” da susto: es casi tan asesino en serie como no poner foto. Finalmente, no escriba “me gusta viajar” ni “me gusta la naturaleza”. A quién no le gustan. Si detesta viajar u odia los pudús y los árboles, eso es interesante. Eso lo hace excepcional y hay que ponerlo. En síntesis: sea específico con sus intereses y aclare si le importa que potenciales amantes los compartan (en especial, deportes de alto riesgo).

8. El primero que puso like tiene la obligación social de escribir el primer mensaje.

9. Si le puso Superlike a alguien, tenga en cuenta que es posible que ese alguien ponga like de vuelta por compasión o curiosidad. No cuente 100% con una respuesta. Además, hay personas a las que el Superlike les da susto nivel asesino en serie/ persona sin foto.

10. Recuerde una vez más que Tinder es para disfrutar un día de las dulces libaciones de Eros. Si se metió a Tinder y se hizo el tiempo de dar like, no se haga el lindo que está demasiado ocupado para responder aunque sea brevemente.

11. A quien sea que creó Tinder: a veces uno pone like o superlike de puro distraído. Inventen una manera de arrepentirse. También, uno a veces pasa de largo con alguien a quien querría ponerle todos los likes concebibles. Inventen una manera de volver atrás en el tiempo. Y ya que estamos en eso, ahorrémonos la primera conversación cuando hay mutuo like. Es súper fome tener que decir edad, estudios y área de trabajo cada vez. Arreglen el software para que eso aparezca automáticamente una vez que hay match y así uno pueda hablar de cosas más importantes, como posiciones del dulce amor, si ama u odia el Festival de Viña, etc.

12. Cuando alguien dice “la app no me funciona bien, hablemos por guasáp”, se nota de una que quiere saber el teléfono. La hipocresía es linda cuando es compartida, pero mejor, piensa Carreño, decir de una: hablemos por otro medio o juntémonos.

Post Scriptum de excepciones:

a) Si su mascota es gatito de tres meses o menos, cachorrito adorable aunque sea quiltro o puercoespín, ponga foto con él/ella en su cuello cual bufanda y sube altiro muchos puntos en belleza. No importa que en otros casos las mascotas sean detestables.

b) Si usted es hermoso al nivel de opacar a Narciso, si tiene en hermosura lo que Carlos Slim en dólares, se puede pasar por la raja casi todas estas reglas.




4 comentarios sobre “Manual de Carreño para el uso de Tinder”