Chile, país de Ex

por Fran Valenzuela



Sobre Fran Valenzuela

Por Fran Valenzuela

Homenaje al amor, repudio al olvido. Bacán pololear, una mierda terminar. A veces para bien o a veces para mal, casi todes en el mundo tenemos un/a ex. Nadie nos enseña realmente cómo es el amor en pareja, no nos sentaron en una sala y nos advirtieron que lo íbamos a pasar bien y mal, que hasta la mujer y el hombre más fríos del mundo pueden llegar a llorar. No, no funciona así, sino que aprendemos por mirar y escuchar. Mirar a nuestros viejos amarse y odiarse (o a quien nos toque como familia), ver películas románticas y escuchar baladistas que se enamoran, terminan, vuelven y se vuelven a enamorar en un mismo disco.

El y la ex son parte de nuestra historia y lo aceptemos o no, siempre dejan un legado. Hay personas que prefieren hacer como que esa persona nunca existió en su vida, los borran hasta de cosas que no tiene ni sentido borrarlos, hasta de Linkedin y siempre se sacan la frase “es que para mí cuando se termina, se termina no más”. Otros/as mantienen la buena onda distante, no le hablan casi nunca, pa’l cumpleaños con cuea, pero el cariño existe. Después están los/as que odian al/la ex y generalmente si se llegan a referir a el/ella, es como “ah, no hablemos del/la aweonao/loca -insultos varios-”. Por último, están las personas que casi nadie en la galaxia comprende, que son aliens para la mayoría: Los/as que son amigos del ex. A este grupo siempre le llegan frases como “igual raro”, “y a tu pololo/a de ahora no le dan celos”, “ya, pero tampoco es que son amigos amigos ¿o sí?” La cosa es que cueste reconocerlo o no, ser ex’s y amigos es una posibilidad en este mundo.

Más allá de los tipos de exs, la realidad más dura, es que de un día para otro la persona se te deforma. Cuando terminas, te tienes que guardar en el bolsillo todos los “te amo” y los “mi amor” que seguramente los acompañaron por un buen tiempo. Es brutal para la humanidad que eso ocurra de un momento a otro, es un estado de shock institucionalizado que forzosamente debemos aceptar. Nadie nos preparó para eso, así que es recurrente que justo después de terminar le hables y parezcas robot o una aplicación de Apple o Android dando respuestas automatizadas. Ya no es tu pololo/a, tampoco tu amigo/a, así que ese estado de mierda en el que recién terminas y no sabes bien cómo tratar a la persona, es seguramente la peor parte.

Si pensamos en exs, seguramente los repudios son innumerables. Repudio al ex que termina contigo y en menos de un mes tiene foto de perfil con el/la nuevo pololo/a, especialmente si nunca puso una contigo. Una mierda los/las ex’s que terminan y no lloran una maldita lágrima con la excusa de “es que yo sufrí el luto durante la relación”. Repudio al ex que es barsa y no quiere que pierdas el interés en él/ella y te mantiene esperanzado/a, siendo que en realidad no volverá jamás contigo. Una mierda el/la ex que te patea y después que te ve feliz saliendo con alguien más quiere volver contigo.

Homenaje a los/las que sufrieron por un/a ex y salieron adelante. Bacanes las personas que saben perdonar y le desean lo mejor al ex. Homenaje a los/as que saben recordar con cariño y valoran cada aprendizaje que su ex pareja les pudo haber dejado. Bacanes los/as exs de Chile que construyen historia en el amor todos los días.

Quizás ése o ésa ex te dolió mucho y te tuviste que curar raja muchas veces ó quizás te dolió menos que sacarte un parche curita. Lo cierto, es que en cada ex, hay una historia para contar y cueste reconocerlo o no, son parte de lo que hoy somos. Un juego nuevo, serie, película, pasatiempo, deporte, carrera, amigos, siempre hay algo que podemos rescatar. Si tu relación fue una basura y te hicieron mucho daño, puedes omitir todos estos comentarios, pero si no fue así, sería lindo que todes pudiéramos hacerle caso a Benedetti y a su poema Lovers Go Home:

Ahora que por fin
está bastante claro
dónde estás y dónde estoy.

Sé por primera vez
que tendré fuerzas
para construir contigo
una amistad tan piola,
que del vecino
territorio del amor,
ese desesperado,
empezarán a mirarnos
con envidia,
y acabarán organizando
excursiones
para venir a preguntarnos
cómo hicimos.



Deja un comentario