Los seis horrocruxes de Pinochet

por Javier Gallegos Gambino



Sobre Javier Gallegos Gambino

Por Javier Gallegos Gambino

De la literatura fantástica de Harry Potter, aprendimos que un “horrocrux” es un objeto-cosa-persona-animal que contiene fragmentos del alma de un mago o bruja. Cada uno de esos fragmentos representa una porción de la vida del o la hechicera, que desde la magia oscura pretende dividir su existencia para alcanzar una cierta inmortalidad: cada horrocrux esconde una parte importante de su creador, es decir, la muerte física de quien los creó no está completa hasta que se hayan destruido la totalidad de los elementos. En uso de la estrategia antes mencionada, Tom Ryddle (a.k.a. Lord Voldemort) -siniestro personaje y antagonista del joven mago en la saga de J.K. Rowling- dividió su alma en 7 partes (dentro de ellas el mismísimo Harry) para alcanzar la vida eterna, que sólo vió su fin una vez que Potter junto a sus amigos lograron acabar con todas estas representaciones, enviando de forma definitiva al Señor Oscuro al océano implacable de la muerte.

De la misma forma que El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado, nuestra joven República ha sido testigo de un personaje tétrico que hasta el día de hoy mantiene en su legado la inmortalidad de su existencia: el ex dictador y “capitán general” Augusto Pinochet Ugarte. Desde el natural escalofrío que recorre la espalda con el sólo hecho de leer su nombre, una serie de contundentes pruebas nos llevan a concluir que Pinochet habría utilizado la misma estrategia que Voldemort para sobrevivir al paso del tiempo.

Tras un acabado esfuerzo periodístico, podemos asegurar la existencia de (a lo menos) seis elementos en los que el dictador habría dividido su alma, que de seguir existiendo, seguirán dificultando nuestras intenciones de superar la nefasta herencia de la tiranía cívico-militar que destruyó a nuestro país.

Con el objetivo de presentar un insumo para aquellos jóvenes magos y brujas que están actualmente cursando su segundo semestre en la lejanía del campus Hogwarts, y buscan transformarse en héroes/heroínas para posteriormente ser recogidos por algún autor de renombre y ser considerados en una saga de libros y películas, dejamos a disposición los seis horrocruxes de Pinochet. Atención futuro Harry, atención futura Hermione, de ustedes y sus varitas depende derrocar de una vez por todas al régimen:

1. Patricia Maldonado
La (¿eximia?) cantante y actual panelista estable del matinal “Mucho Gusto” de Mega participó activamente de la campaña del “Sí” en 1989 desde su vereda artística y hasta varios años después de terminada la dictadura siguió manifestándose públicamente a favor del régimen: “Este cuento no termina ni va a terminar jamás, porque ellos no quieren que termine (…) nosotros tenemos que defender los principios y la obra del General Pinochet hasta cuando nos toque retirarnos a nosotros al patio de los callados” (Documental “I Love Pinochet”, minuto 33). A su haber, además, tiene dos “himnos” creados exclusivamente en honor para el Capitán General: “Se fue en silencio“, canción creada tras la muerte del dictador; y una reversión del jingle “Muchas gracias Pinochet” de la campaña del Sí, antes mencionada. Desafiamos al pueblo de Chile a escuchar ambas canciones de forma seguida, completas, sin vomitar.

2. José Piñera
Para qué decir más sobre este señor. Ya se ha visto en las últimas semanas que nos encontramos frente a un verdadero Jaime Guzmán 2.0, que se ha dado el lujo de pasear por nuestro país como patrón de fundo, pontificando su “perfectible” sistema de AFP’s que tiene sumida en la miseria misma a la tercera edad con pensiones indignas. Pero no se debe dejar de desconocer que Piñera fue Ministro del Trabajo de Pinochet, y que desde ahí impulsó no sólo el cuestionado sistema de capitalización individual sino además fue el creador del denominado “Plan Laboral”, antecedente directo de la crisis de las pensiones y fundamento clave de la precarización de las y los trabajadores de Chile; así como también tuvo incidencia en la Ley Orgánica sobre Concesiones Mineras y la Constitución de 1980. En resumen: 10 de 10 puntos de oscuridad de la magia negra utilizada por Pinochet para sobrevivir en este nefasto personaje.

3. La UDI
Forjada al calor de la ideología anti-marxista, la Unión Demócrata Independiente es por excelencia el partido que históricamente ha defendido a la dictadura y su modelo de sociedad instalado desde el 73 hasta nuestros días. En sus filas, alberga a militantes que desde Jaime Guzmán -su creador- hasta Joaquín Lavín han sido cómplices activos y pasivos del régimen. Partido golpista y reconocidamente pinochetista: no olvidamos ni olvidaremos nunca que estuvieron y están del lado del enemigo, y que de popular tienen solamente el nombre.

4. Carretera Longitudinal Austral Augusto Pinochet
Tras los esfuerzos de Frei Montalva y Allende por concretar una vía de acceso a las ciudades y provincias que están más retiradas en el sur de nuestro país, el dictador Pinochet hizo uso de la fuerza física de sus subordinados para terminar de construir, a través del Cuerpo Militar del Trabajo a punta de pala y picota, la vía que ha permitido conectar la región austral de Chile y darle la oportunidad a centenares de jóvenes fitness-lais que año a año hacen la ruta mochileando “a dedo” o en bicicleta. El horrocrux de esta carretera se ve firme e imponente en la postal que señala con grandilocuencia el nombre del tirano en el sector de La Junta.

5. Lucía Hiriart
¿Se murió la vieja? No. Pareciera ser un horrocrux imposible de destruir. Ni el tiempo ni las enfermedades se la han podido contra este verdadero emblema del período más oscuro de nuestra patria. Cómo habrá sido de brígida la veterana que -según rumores de pasillo- se comenta que hasta el mismo tirano le tenía miedo para tomar sus decisiones políticas más trascendentales. No por nada pudo robar como quiso desde el CEMA Chile. Cuando se muera la vieja, 1/6 de Pinochet desaparecerá para siempre.

6. La Constitución de 1980
Es quizás el fragmento más fuerte de la existencia inmortal de Pinochet. La consolidación de un modelo de sociedad desde el neoliberalismo no hubiera sido posible sin esta terrorífica creación. La defensa religiosa de la propiedad privada y los cierres institucionales que han limitado a nuestra democracia parecen ser un enemigo difícil de enfrentar, que ha inundado todos los departamentos de nuestras vidas entregadas al salvaje mercado de la educación, de la salud y de la vivienda. Si existe alguien en este país digno de acceder a la espada de Gryffindor, que la utilice de una vez por todas contra este texto constitucional para derribar el pilar fundamental del modelo instalado por la dictadura.




11 comentarios sobre “Los seis horrocruxes de Pinochet”