Juan Gabriel y mi infancia

por Karen Denisse Vergara



Sobre Karen Denisse Vergara

Por Karen Denisse Vergara

Es difícil decidir por donde empezar. Era parte añadida de la infancia de muchos de nosotros que crecimos acompañando a nuestras madres y abuelas. Tardes enteras en la cocina, con la plancha a vapor, mientras la güeli Elsa alisaba la basta de los pantalones de la mayoría de nuestros vecinos de la cuadra, allá en Higueras, Talcahuano. Tardes con un olor putrefacto en la calle, cuando las pesqueras liberaban el olor nauseabundo que encerraba la harina de pescado. Olor que en la casa no se sentía porque las ollas no paraban de hervir al ritmo del Noa-Noa, y el tic-tic de las goteras en el techo.

Escuchar a Juan Gabriel era la única liberación de mi abuela, acostumbrada a estar todo el día haciendo labores sin parar. Verlo en el festival de Viña era motivo de sentarse anonadada, en silencio, sin que ningún pedido de cortinas o algún café de mi abuelo pudiese interrumpirla. Era una tradición encender la tele y mantenerla hasta que el recital se acababa, antorchas, gaviotas, la voz de Vodanovic pidiendo una canción más. Mi abuelo, evidentemente celoso se reía y yo le ofrecía irse a mi casa, donde lo íbamos a querer más que mi abuela enamorada de ese bailecito mariachi.

Juan Gabriel acompañó mi infancia, es la música que trae recuerdos a sopaipillas recién hechas y empanadas de pino fritas, es recordar los 18 de septiembre donde no habían cuecas, sino especiales suyos y de Raphael, Roberto Carlos, Julio Iglesias. Era crecer con el vapor de las ollas y las pantrucas en su punto.

Fue parte de mi infancia y la de muchos. Qué lindos tiempos, al menos para mi, que me traslado inmediatamente a ese amor profundo hacia la reunión familiar.

Se van muriendo poco a poco los recuerdos de nuestra infancia, se hace preciso recordar que no somos eternos, salvo en el soundtrack de nuestras vidas, y que esperamos no deje de tocar.

Aprovechen de llamar a sus abuelitos, a sus tíos, a sus madres, recordemos lo mucho que nos unió la música, y en este caso, Juan Gabriel.



Deja un comentario