Repudio a Chile Corrupción: el peligro de promover la ignorancia

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Es vomitivo y doloroso leer Chile Corrupción. Hay tanto odio destemplado, gritos emitidos desde la más profunda ignorancia y ganas de dañar, que uno termina afligido. En las diez primeras páginas de ChileCorrupcion.com no se encuentra ninguna reflexión sobre algún tema de interés nacional, todos los posteos son ataques dirigidos a personas; esto, mientras notas de mutilaciones a ladrones y corruptos por el mundo configuran un festival de la violencia que explica tanto, tanto daño en las mentes y sensibilidades de los chilenos más desprovistos de herramientas para esquivar el verdadero crimen discursivo que esta página esparce por el país. En sus primeras diez páginas, aparecen 55 ataques personales, de los cuales 36 corresponden a ataques hacia mujeres -el 65%-, y diez están derechamente dirigidos a Camila Vallejo. En cada línea de esos misiles que de periodismo no tienen nada, se percibe una voracidad machista que añade, sin dudas, alevosía sobre los personajes de izquierda expuestos por el sólo hecho de ser mujeres, madres, ex esposas, separadas y empoderadas.

Es vomitivo leer esta página, que cuenta con 164 mil fans en Facebook, porque no puede caber en la cabeza que la nota de portada del sitio sea “Lorena Fríes se soba las manos: administrará una millonaria cifra en la subsecretaría de Derechos Humanos”. Adentro, la redacción se luce con frases como “Bachelet creó más empleo público para familiares, amigos y militantes; se trata de la nueva subsecretaría de Derechos Humanos”, que “fue creada como órgano coordinador para la promoción y educación en Derechos Humanos. No obstante, se ha dicho que es un invento de la presidenta para crear más burocracia y empleo”. ¡Se ha dicho! ¿Quién lo ha dicho? ¿Esta gente le paga a alguien para que agarre lo primero que pille sobre gente de izquierda –ojalá mujeres-, averigüe la plata que manejan organismos públicos y lo vincule automáticamente con flojera y corrupción? De otra forma no se entiende que la mentalidad de alguien llegue a la peligrosa reducción de que una subsecretaría de Derechos Humanos es la simple creación de una caja de empleos para amigos. Sólo se entiende asumiendo que Chile Corrupción no tiene otra función más que la de generar daño, disparar hacia la izquierda para crear el sentido común de que en la izquierda está la corrupción, y de paso limpiar la imagen a una derecha –la principal protagonista de los mayores escándalos de corrupción en las últimas décadas en Chile- que se ensalza con la simpatía de notas como “los memes que dejó el triunfo” de las candidaturas de Chile Vamos en las Municipales, o “¿Votarías por Manuel José Ossandón para Presidente?”. De los 44 militantes de la UDI formalizados por corrupción, en esas primeras diez páginas, nada. “Ah, pero hay una nota sobre Cema Chile y Lucía Hiriart”, diría alguien, buscando el empate, a lo que habría que responder que la definición política de la derecha chilena actual nada tiene que ver con la defensa a Pinochet y su esposa. Aquí hay un tema de votos y defensa corporativa de partidos, juego en el que Chile Corrupción está haciendo su pega, alimentándose de la ignorancia y ausencia de educación cívica de una población que sólo espera las herramientas tergiversadas que aporta un link para manifestar el odio que les da sentido.

Pero ya ha sido demasiado, han ido demasiado lejos. Es momento de parar la estupidez viralizada, porque está causando un daño tremendo del que nadie se hace responsable. ¿Cómo vivirían estos gallos –que de seguro son hombres- si a sus hermanas, hijas, madres o parejas una página de publicaciones escritas por trolls cobardes -que se esconden en la cita incorrecta a medios externos- las subiera al columpio día por medio, bajo ofensas tan groseras que ni siquiera dan para detenerse en la duda o el debate? Es una pregunta que no alcanzan a realizarse, porque operan bajo la absoluta falta de respeto y sensibilidad. Falta de respeto y sensibilidad que está en buscar frenéticamente historias de familiares de líderes de izquierda para sólo desprestigiar, mientras en la página siguiente aparecen loas a la Doctora Cordero, aplaudiendo y remarcando frases como “maricona sonriente” (dirigida a Michelle Bachelet) o “cafiche” (dirigida a Julio Sarmiento, ex pareja de Camila Vallejo) para terminar preguntando si la apoyarías como candidata al Parlamento. Doctora Cordero diputada, la que quiere volver al voto censitario.

Falta de respeto y sensibilidad hay también en las burlas al feminismo, con notas lanzadas para vincular la lucha de las mujeres con desmanes y violencia, tratando siempre de enseñar cuál es el verdadero feminismo. Falta de respeto y homofobia hay en las burlas a Rolando Jiménez, con títulos como “no lo quiere nadie”; misma fuerza discriminatoria mostrada en notas que atacan la Ley de Inclusión porque no permite expulsar a un alumno que golpeó a otro en un colegio. Son tantas las estupideces maquilladas de “objetividad” (concepto que en el periodismo no existe) y “consecuencia”, que da mucha rabia que un dispositivo instalado y desarrollado desde la derecha partidaria –la que está en plena campaña por el retorno de Piñera al poder, lo que se demuestra en otras decenas de notas- haga sentido en personas que no caen en cuenta de que lo que están compartiendo es una obra que sólo se puede vincular al mal, el mal que es hacer deliberado daño y perjuicio sobre seres humanos con el único objetivo de beneficiar las ideas políticas y conquistas de poder de un grupo determinado que permanece oculto. Qué cobardía.

En tanto, si esta página no se denuncia y sigue impunemente defenestrando la vida de mujeres y hombres con informaciones desvirtuadas hasta un punto irreconocible, continúa la difusión alevosa de la misoginia, el machismo, la homofobia y la discriminación que mata a esta misma hora en algún rincón de Chile. Sigue difundiéndose el odio genocida hacia la izquierda, la indignante idea de que los trabajadores que se van a paro son “flojos rematados” y “parásitos” –como lo indican los artículos sobre la Anef-, y la expresión de comentarios como el de Javier Rivas Neira, quien en el mismo sitio dijo “Eso le pasó (a Camila Vallejo) por ponerle los cuernos al Sarmiento. Por último los tres palos y medio que gana como asesor del ministerio algo hubieran aportado a paliar su miseria”. Hace tanto falta en Chile, y duele tanto el daño de la ignorancia, que por favor ayudemos en algo no permitiendo más el avance de máquinas de la tontera como la página ChileCorrupcion, porque ahí está el peligro.




28 comentarios sobre “Repudio a Chile Corrupción: el peligro de promover la ignorancia”