Chile a la final: más cerca de la vida que de la muerte

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Se nos destrozó la garganta puteando al mundo cuando los dos palos nos dijeron que no. Se nos vino a todos la imagen del travesaño de Pinilla como pesadilla. “Este partido ya lo vimos”, empezábamos a gritar, pero algo no nos dejaba entrar en depresión. Estábamos en shock, pero el shock no era total. Esta vez no podía ser igual, esta vez no lo íbamos a permitir. La moral estaba de nuestro favor, el destino no se podía repetir de la misma forma. Sabíamos que el llanto de Gary cuando salió en Belo Horizonte cobraría venganza. Sabíamos que ahora somos distintos, que nuestra carne está curtida también por victorias, sabíamos que la gloria ya no es una utopía. La pelota picando de Alexis en el Nacional para nuestra primera Copa América, los ojos concentrados como Premio Nobel del Gato Silva en Estados Unidos, para atrapar la Centenario, nos daban una esperanza que no era antojadiza. Los palos, esta vez, al contrario del palo de Pinilla, no nos bañaron de lamento; esta vez los palos de Vidal y Martín Rodríguez nos levantaron el orgullo, la alegría, la confianza. Y así se pararon Vidal, Charles y Alexis, con propiedad sobre una gloria que no podía tener un final distinto al rojo. Y así se presentaron los portugueses frente a Bravo, reconociendo que los palos del alargue trituraron sus energías. La convicción era nuestra, y así ganamos, con convicción, dando vuelta la historia, apropiándonos de nuestros casi-casi para no auto flagelarnos sobre lo que pudo ser, sino para saber que desde hoy y para siempre el centímetro que nos faltó para la gloria lo conquistaremos en la última chance, esa que te condena a la vida o la muerte. Hoy esta selección nos demostró que este equipo sale a jugar más cerca de la vida que de la muerte, porque definitivamente el ocaso no es nuestra normalidad.



Deja un comentario