Gracias Amanda

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Oh, Amanda
Por la conchesumadre
Cómo nos partes el alma con tu muerte y tu mensaje,
Con tu muerte y tus videos frescos, vidriosos, entre flores
Con tus enseñanzas en medio de la hecatombe,
En medio de la tragedia dibujada con sangre,
Y con verdades que se clavan como las agujas más gigantes.
Cómo duele tu enseñanza, Amanda,
La que nos exige la mirada, los esfuerzos, todos los músculos y nervios en nada más que en ser feliz,
En ser feliz y hacer feliz.
Cómo nos quemas la piel, Amanda,
A los que nos hemos equivocado tantas veces,
A los que no incorporamos tu mensaje antes,
A los que sin mirar tu video, puesto en nuestros ojos por otras existencias cotidianas,
No cuidamos como debimos cuidar.
Cómo duele tu mensaje, Amanda, en los que comenzaron a ser héroes,
Como Luciano en tu nueva vida, ese Luciano que te devolvió la sonrisa,
Pero que el destino les quitó la mejor parte,
La preparada para disfrutar,
Con enfermedades, destierros, muertes y mentiras.
Todavía estremeces Amanda,
Luchadora,
Generosa,
Valiente.
Estremece tu noticia,
La que dice que siempre se puede recuperar el brillo de los ojos.
Estremece el cumplimiento de tu deseo más comprometido,
La verdad que decretaste al nombrarte Amanda,
“La que merece ser amada”,
La que superará el trauma de la inocencia robada vilmente a Margarita.
Estremeces como el impulso que hoy, ahora, a todas, a todos, golpea la cabeza,
El impulso que grita con desgarro
Actúa, anda, vive,
Sé fuerte, valiente
Y con bravura haz de tu vida,
Esa que llevas con suplicios y sollozos,
Una constante posibilidad para dar y recibir amor del bueno,
Para hallar y hacer justicia,
Con él, con ella,
Con ellos, porque todas, todos,
Reparados,
Merecemos ser felices, como Amanda.
Aún con lágrimas vivas,
Gracias Amanda,
Por este llamado a ser mejores, a un amar tierno y feroz
Que en el reencuentro de la luz venza a los demonios,
Al monstruo de la indignidad y el miedo.
Gracias Amanda por recordarnos que queda tanto por aprender,
Por dar y recibir,
Por reparar y ser sanados.



Deja un comentario