No permitas el regreso de Piñera, vota, por quién sea, pero vota

por Richard Sandoval



Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

¿Piñera, otra vez? ¿en serio? ¿Vas a dejar que vuelva a salir presidente el mismo gallo que casi todo Chile odió y rechazó con fuerza hace un par de años, por insensato, insensible y ordinario? ¿Somos tan pencas como sociedad para permitir que vuelva a gobernar el mismo que con su represión, violencia y porfía motivó una verdadera revolución ciudadana el 4 de agosto del 2011, cuando la gente indignada con el mandatario salió a tocar sus cacerolas para apoyar a los estudiantes que lo único que recibían eran migajas y puertas en la cara? ¿Se imaginan ese día pensando que Piñera iba a volver siete años después, y peor? No, no puede ser. No es sano, no es lógico. No puede ser que se sienta tan seguro del triunfo, amparado en la abstención, el mismo hombre que nos hizo pasar vergüenzas internacionales por sus errores, por sus groserías e impertinencias por el mundo, el mismo del que todos nos burlamos cuando en Alemania escribió una frase nazi en un libro presidencial, el mismo que nos provocó urticaria cuando sacó el papelito de los mineros hasta el hartazgo para sacar provecho político de una tragedia. El mismo mañoso millonario que dijo que no cree en nuestros derechos porque sólo somos consumidores. Ese tipo mañana puede salir primero con holgura y sentirse confiado de que va a volver al poder. ¿Para esto nos indignamos tanto? ¿Para esto Chile despertó, con protestas que calificamos como las más grandes de la historia? ¿Para esto los viejos salieron de sus casas con su liquidación bajo el brazo para dar vuelta la Alameda reclamando por la pensión miserable que le está dando su AFP? ¿Para permitir, como que nos da lo mismo, que un año después de esas machas el jefe político del país sea uno que quiere entregarles más dinero a las AFP? Es para tirarse las mechas. ¿Este va a ser el destino de los levantamientos de estudiantes, de trabajadores, de los regionalistas, de los pescadores paralizando ciudades en reclamo por la ley corrupta que entrega el mar a siete familias? ¿Para esto el cabreo de un país que se dio cuenta que los abusos de los empresarios coludidos no son excepciones? ¿Para esto la mayoría nacional que quiere cambiar la constitución por asamblea constituyente? Yo no quiero volver a esperar cuatro años más en que no se haga nada por cambiar la base de los atropellos a un pueblo que sobrevive endeudado, y al contrario, se quite lo que con tanta dificultad, entre monstruos, titubeos y traidores, se ha avanzado con las reformas. Yo no quiero volver a ponerme una chapita que grite otra vez, como si fuera una pesadilla, que Piñera no es mi presidente. Yo no quiero retroceder a tener que pelear otra vez con políticos medievales para instalar que estudiar gratis es un derecho. Yo no quiero levantarme otra vez por las mañanas leyendo en las portadas que las leyes de mi República las están haciendo los Corpesca, los Penta y los Soquimich. Sería una locura que Piñera vuelva a ser el presidente del país que como nunca salió a las calles para decirle a un presidente que tuviera más respeto, no podría explicárselo a mis hijos, no podría explicárselo la historia, esa historia que si no salimos en masa a votar tendrá que contar a los habitantes del futuro que el ridículo, el peor presidente desde el regreso a la democracia, el menos querido de todos los tiempos, el que hizo despertar a un país humillado por la desigualdad provocada por los grandes empresarios, volvió cuatro años después gracias a que los mismos que lo despreciaron pensaron que daba lo mismo volver a sufrir la tempestad del imperio del mercado. Yo no quiero ser cómplice de esta historia, por eso voy a votar, por eso voy a motivar a la mayor cantidad de personas que pueda, en mi casa, en mi barrio, porque a Piñera ya lo viví, como todos lo vivimos, y no estoy dispuesto a ayudar con mi desidia y desentendimiento a condenarnos al regreso del símbolo de todo lo que ha atacado a los sufridos de esta tierra trastornada. Tú tampoco permitas el regreso de Piñera, vota, por quién sea, pero vota. Por la salud mental de esta nación que a veces no podemos entender. Vota.



Deja un comentario