21D en España: Las lecciones para Chile del intento democrático de Cataluña por su independencia

por Xenia Solé y Javier Ríos



Sobre Xenia Solé y Javier Ríos

La región de España tuvo elecciones parlamentarias en la que se jugó más que un escaño. Más allá de los triunfos relativos y las proclamas, quedó de manifiesto que el miedo se ha perdido y que la contienda por la autodeterminación no se amedrenta por las acciones del poder central en el Estado español. Aquí las claves para entender el proceso y un nuevo día en que toda Cataluña salió a las calles para expresarse políticamente.

Allí están, intentándolo nuevo. Las banderas de la independencia, rojas y amarillas con el azul y la estrella, volvieron a flamear y el pueblo de vuelta a la calle, confirmando esa militancia diaria. Buscaron las urnas y las defendieron como ese día en que la policía dejó de ser la protectora y se transformó en traidora. Sin claudicar, aunque parece que cualquier resultado no basta para el objetivo final.

Los catalanes volvieron a dejar un poco de lado la esperanza en los regates de Leo Messi para el derby del domingo contra el Real Madrid, cambiándolo por el compromiso acérrimo de los abuelitos comiéndose las calles para llegar a colegios llenos, con enormes filas; o la solapa marcada por el lazo amarillo que como usa don Marc con orgullo, el mismo que luce Guardiola cada partido en Inglaterra, esta vez reflejado en el partido más importante, ese por la Independencia.

“Libertad, Libertad… Libertad a los presos, Rajoy ha perdido, es hora de la restitución… Puigdemont presidente!”, gritaron los seguidores del los independentistas al final de la jornada.

Eso, porque el partido se volvió a jugar en las calles desde temprano, a las nueve de la mañana y sin un feriado de por medio ya se sentía el ambiente, un superclásico que también los enfrenta con la capital y la corona, así como en su propia lucha por decidir su futuro, con sus propias preguntas y vacilaciones.

El triunfo relativo de los partidos independentistas en las elecciones parlamentarias de ese jueves 21 de diciembre en un pacto que logró superar la meta de tener más de la mitad de los escaños parlamentarios, no sólo vuelve a ser una muestra de que la pretensiones siguen vivas, además entregan valiosas lecciones de soberanía y compromiso con un proyecto que da muchas lecciones para Chile, que se rindió a la desidia, la apatía y el miedo en las últimas elecciones presidenciales, entre otras razones del triunfo de la derecha piñerista.

No es menester hablar de la victoria directa de Ciudadanos (de derechas) o el sorpresivo apoyo a Junts x Catalunya de Puigdemont, que encabezaron el bloque vencedor en el recuento total de bloques, mientras los lazos amarillos pegados en los árboles seguían marcando presencia y el nerviosismo desde el Montjuic a la Sagrada Familia se imponía.

Entre los observadores externos como nosotros surge la pregunta ¿Por qué deberíamos mirar a Catalunya en estos tiempos? la respuesta parece de cajón: participación de base y búsqueda de justicia, son fundamentales para lo que se viene.

El más de 80% de participación en las urnas es el resultado de una disyuntiva diaria que juega entre la posibilidad de cercenar un país por la autodeterminación de los pueblos y el terror que provoca el estado central. Contrastando en nuestra mente con la desidia del 49% de representación en el padrón de la segunda vuelta en nuestro país, ante circunstancias igual de parecidas, pero sin un objetivo así de claro.

Empujada esta creciente participación por uno de los valores inamovibles de los luchadores sociales en Cataluña basado en la justicia, y escandaloso caso de tener presos políticos como los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, entre rejas acusados de sedición.

La elección ocurrió de todas formas y entre los miles de turistas que pasan por las ramblas diariamente, los catalanes no le hacen el quite a decidir y se expresan, con miedos, pero con autoridad democrática pese a las adversidades.

El resto, muy  complicado. Por eso la compañera periodista, nacida y criada en la zona, Xenia Solé, nos explica didácticamente cómo ha ocurrido el proceso político que hoy tuvo un nuevo episodio y que demuestra en toda esa participación, por qué los catalanes han perdido el miedo.

¿QUÉ PASA CON CATALUNYA?

Lo que pasa en Catalunya, como dijo un activista y político catalán es que queriendo ser República, hemos aprendido a ser pueblo. El anhelo independentista siempre existió, pero era realmente pequeño (20% de la población), hasta que en 2010 más de un millón de personas salieron pacíficamente a la calle para protestar contra el recorte que el Tribunal Constitucional español hizo de el Estatuto catalán votado por mayoría. Las manifestaciones multitudinarias se sucedieron año tras año: 2011, 2012, 2013. 2014 , 2015, 2016 y 2017.

¡El pueblo manda y el Gobierno obedece! La fuerza de este movimiento trasversal es la gente de todas edades, clases sociales, el pacifismo y la desobediencia de la misma forma y las ganas de construir una nueva república y acabar con el llamado régimen del 78 español, que reinstauró la monarquía y dejó las barbaries del franquismo en el olvido, como si nada hubiera pasado, sin juicio alguno, que recortó las libertades e impuso el nacionalismo español si ningún tipo de sensibilidad por el resto de naciones del estado.

LA CONSULTA POPULAR

En 2012 hubo mayoría independentista en el Parlamento. Así que, después de decenas de intentos fracasados para pactar un referéndum con el Estado español, en 2014 se convocó un referéndum, que no fue autorizado, así que se convirtió en una consulta popular no vinculante en la que casi 2 millones de personas votaron sí a la independencia. Ante la negativa del Estado español de reconocer esa consulta, se convocaron elecciones en Catalunya y volvió a haber mayoría independentista en el Parlamento que aprobó la Declaración de inicio del proceso.

LA PROHIBICIÓN DE TODO LO SOCIAL 

El Estado español ha anulado todas las leyes aprobadas por el parlamento catalán durante estos años como: Ley de igualdad efectiva entre hombres y mujeres, Ley de prohibición del fracking, Ley de emergencia habitacional, Ley contra los desahucios, Ley catalana contra el cambio climático, Decreto-ley contra pobreza energética, Ley de impuestos a las viviendas vacías… Leyes realmente sociales, que molestan a un Gobierno neofranquista como el español.

LA INCAUTACIÓN DE LAS PAPELETAS Y PRINCIPIO DE LA REPRESIÓN

Ya en setiembre de 2017 el parlamento aprobó convocó el referéndum para el 1 de octubre de 2017. No hace falta decir que el estado español prohibió ese referéndum. El 20 de septiembre la Guardia Civil española empezó una macrooperación en Catalunya para evitar la celebración del referéndum, se trasladaron a Barcelona efectivos de la Guardia Civil de todas partes de España, entraron en imprentas e incautaron papeletas de votación, cerraron webs de organizaciones de la sociedad civil, como ANC y Ómnium Cultural, detuvieron a twitteros y entraron en tres ministerios catalanes para incautar información.

La ciudadanía, al ver que la Guardia Civil estaba entrando en sus instituciones, es decir, estaba perpetrando un golpe de estado, se congregó libre y pacíficamente fuera de dichas instituciones hasta medianoche, cuando Jordi Sánchez y Jordi Cuixart (líderes de las entidades de la sociedad civil ANC y Ómnium) pidieron a la gente que se fuera a sus casas para dejar salir la Guardia Civil, la gente se fue, sin ningún incidente. Un mes después “los Jordis” fueron acusados de sedición y encerrados en prisión sin fianza, donde llevan ya dos meses.

1 DE OCTUBRE: LA DIGNIDAD DE UN PUEBLO 

Los días previos al 1 de octubre hubo una gran movilización en las calles, en cada barrio y cada pueblo se crearon los Comités de Defensa del Referéndum (CDR), en los que los vecinos que votaban en un colegio electoral se autoorganizaron para que estos colegios no cerraran hasta el domingo, que era el día del referéndum. Había el miedo que si se cerraba el colegio, la Guardia Civil podría precintar-lo más fácilmente, había que defender los colegios de votación. Durante todo el fin de semana se organizaron actividades en los colegios, como campeonatos de baloncesto, cine fórums, comidas populares, conciertos…gente de todas las edades pasamos en fin de semana en los colegio de todo el país.

El 1 de octubre, los vecinos y vecinas se congregaron en los colegios desde las cuatro de la mañana y se formaron larguísimas colas, después de muchas dificultades, porque el Gobierno español boicoteó el servidor de votación, se empezó a votar, y a primera hora de la mañana empezaron a correr por internet las horribles imágenes que todos hemos visto. La Guardia Civil española requisando vioentamente urnas en pueblos pequeños, dieron golpes a personas mayores, a gente que estaba ejerciendo su derecho a voto pacíficamente y usando técnicas de resistencia pacífica.

Había miedo, rabia, pero también ilusión, dignidad. ¿Os habéis sentido alguna vez realmente orgullosos de vuestro pueblo? Yo sí, ese día, fue uno de los días mas bonitos de mi vida. Mucha gente lloró al votar, sabíamos que nos lo merecíamos, nos lo habíamos ganado “habíamos tomado la humilde decisión de no retroceder”, habíamos perdido el miedo.

A pesar de que no hubo ni un incidente por parte de los votantes, la Guardia Civil española y la Policía Nacional ocasionaron más de 1000 heridos y una persona perdió un ojo por una bala de goma (en Catalunya están prohibidas) que lanzó la Guardia Civil.

Votaron 2.286.217 personas (una participación del 43% del censo). El obtuvo 2.044.038 votos (90,2%),  177.547 votaron por el NO; (7,8%) y 44.913 lo hicieron en blanco (2%). También hubo 19.719 votos nulos. Estas cifras no computan los votos de las urnas requisadas por la Policía Nacional y la Guardia Civil.

3 DE OCTUBRE: LA HUELGA DE TODAS

El 3 de octubre entidades sociales, sindicatos y los CDR (que pasaron a llamarse Comités en Defensa de la República) convocaron una huelga general para condenar la violenta actuación de la Guardia Civil española el 1 de octubre. Hubo manifestaciones por todo el país, tuvo mucho seguimiento. Tanto independentistas como no independentistas, estábamos de acuerdo en que la actuación del Estado español fue una barbarie.

26 DE OCTUBRE: PEDIR LA NEGOCIACIÓN BAJO AMENAZA

Con los Jordis ya en prisión, el Presidente catalán optó por declarar suspendida de forma temporal la Declaración de Independencia e intentó abrir diálogo con el Gobierno español. Cosa que obviamente no sirvió de nada, porqué el Gobierno español no quiere negociar, nunca lo ha querido.

El Estado español amenazó con aplicar el articulo 155 de la Constitución Española, que consiste literalmente en un golpe de estado, que permite destituir a todos los representantes electos e imponer un Gobierno provisional español.

27 DE OCTUBRE: LA REPÚBLICA QUE NO LO FUE

Sabiendo que independientemente de lo que hubiera hecho el Presidente catalán en ese momento, el Estado español habría aplicado el artículo 155 de todas formas, se votó la declaración de independencia en el parlamento catalán, y ganó el si. En las calles se celebró la proclamación de la da república, como un gran triunfo, pero había una sensación agridulce, eso no había acabado todavía. I efectivamente, no se había acabado, fue una declaración simbólica.

2 DE NOVIEMBRE: PRESOS POLÍTICOS 

Con el Gobierno catalán totalmente en manos del estado español, una jueza española mandó a prisión al vicepresidente catalán y a 8 miembros electos del Gobierno acusados de sedición y rebelión, que se sumaron a los Jordis, miembros de la sociedad civil ya en prisión. El presidente catalán y el resto de miembros del Gobierno se exiliaron a Bruselas para internacionalizar el conflicto. El 8 de noviembre hubo una nueva huelga general multitudinaria en Catalunya y días más tarde, una gran manifestación en Bruselas.

21D: LAS ELECCIONES

El Estado español perpetrando el golpe de estado que dio en Catalunya con el 155 convocó unas elecciones sucias, en las que uno de los candidatos independentistas está en el exilio, y el otro en la cárcel. Pero ¿sabéis qué? HEMOS PERDIDO EL MIEDO.



Deja un comentario

v>