Por mí que el Papa no venga

El mensajero de la paz, el Papa Francisco, trae un mensaje que cuesta cuatro mil millones de pesos -55 millones cada hora en el país, doscientos sueldos mínimos cada sesenta minutos-, mensaje que va a ser en buena parte financiado a expensas de todos los chilenos, católicos, ateos, satánicos, de secta de profetas o lo que sea, porque ¿Sabía usted...


Terror en Cataluña: La democracia de los hipócritas

Patadas en la cabeza a mujeres catalanas sentadas en paz, patadas embestidas con tanta ira que fueron capaces de dejarlas con rostro y pecho llenos de sangre, en llanto quieto, despojado, con la dignidad del voto arrebatada a punta de balines de goma amenazantes; pisotones con botas militares en los rostros de ancianas de ochenta años, viejas vestidas como viejas...


Apartheid de Los Trapenses: Su problema no es con los negros, es con ustedes mismos

Esto lo escribo con el más profundo odio. Se me cae la cara de vergüenza frente a la maldición del alma, la putrefacción de humanidad, la debilidad de espíritu de chilenos que se creen con la propiedad, el derecho de echar a un par de personas de un mall, del "espacio público" de un mall por tener un color distinto...


Fulvio Rossi: No es posverdad, es fascismo

Ayer, en la página de Facebook del candidato Fulvio Rossi, apareció un gran lienzo que desplegaron para su campaña como Senador por la Región de Tarapacá: "No más migraciones ilegales. Ley de expulsión inmediata a los delincuentes". Dichas expresiones no sólo son germen del populismo que emerge de las temáticas como la migración, tan diluidas en la población a través...


Viva Chile y su dieciocho

Viva Chile y su dieciocho que es el perro y su empanada Que es el mundo sorprendido por su robo de la nada, Viva Chile y su dieciocho que es infarto en Karadima Que es la PUC y su conciencia que al pedófilo no castiga, Viva Chile y su dieciocho que es canuto irrespetuoso Que es el facho piñerista y...


Carta a mi papá facho

Tenía once años la primera vez que discutí con alguien de política. Fue con una compañera de colegio: ella defendía a Ricardo Lagos y yo a Joaquín Lavín. Claramente, ninguna tenía argumentos decentes para sostener su posición. Yo, por lo menos, me limitaba a repetir el discurso que escuchaba en mi casa: Lavín era bueno y Lagos, malo. Pasaba lo...


Escucha Noesnalaferia Radio en SoundCloud
Etiquetas
v>