Homenaje a Nicolás Leoz: el dirigente de los pobres

por Esteban Novoa y Richard Sandoval

Sobre Esteban Novoa y Richard Sandoval

Entre 1972 y 1986 el peruano Teófilo Salinas encabezó una de las administraciones más truchas en la historia de la Confederación Sudamericana de Fútbol (desde ahora: gloriosa Conmebol). Robos por doquier (Colo Colo’73), dineros inexplicables y surrealismo futbolero puro. Durante todos esos años, el doctor Nicolás Leoz fue vicepresidente. El hombre hizo escuela, por lo que el relevo fue lógico. Así comenzó un reinado espectacular, que terminó hoy con su renuncia oficial para dar paso a las “generaciones jóvenes”. Macondo total, pues su sucesor, el joven Eugenio Figueredo, tiene 81 años, apenas tres menos que su excelencia. La raja.

Es necesario un tributo al doctor Leoz, dignísimo caballero que deja chico a Pablo Escobar, por su inigualable figura tierna, respetuosa, ícono del glorioso fútbol sudamericano, inclaudicable ante el amenazante libre mercado.

Leoz es folklore, es música, lingüística y tradición popular. Leoz es el respeto supremo al dirigente a la antigua, que sabía de fútbol, que vivía por el fútbol y no de él.

Un pueblo escondido en la cima, mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Un pueblo escondido en la cima, mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Leoz es bacán porque de ser un humilde periodista deportivo y profesor de historia llegó a dirigir la zona más futbolizada del planeta; porque fue capaz de instaurar en Paraguay, el segundo país más pobre de la región, la sede de la Conmebol; porque fue capaz de llevar a su ciudad natal la sede del fútbol subcontinental (Luque); porque es el presidente que más años lleva en el cargo; porque puede decir “misión cumplida”: entregó el mando con el Corinthians, un equipo sudamericano, como el mejor equipo del mundo; porque se jugó un torneo oficial continental con su nombre (la Copa de oro Nicolas Leoz); porque lo llaman “DOCTOR”.
¿Qué será de nosotros, pendejos posmodernos, sin su presencia entregando los trofeos en cada cancha de esta tierra locura? Y da pena, porque tal como ocurre con Don Francisco, pensábamos que nunca colgaría los botines.
Viejo culiao no tenía asco; si tenía que estar con Pinochet, con Pinochet estaba. ¿Una fotito con Chávez? Vamos con el comandante. Viejo sucio. Viejo lindo. En su último acto revolucionario envió condolencias al pueblo venezolano por la muerte del líder bolivariano: “En esta circunstancia aciaga, le ruego transmita a los miembros de la distinguida familia Chávez Frías, y todo el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, nuestra solidaridad y sentimiento de afecto y respeto como tributo a un hombre, que tiene su cita con la inmortalidad al haber honrado a su país, con dignidad y orgullo”, dijo el doctor corroborando la belleza de la retórica.
Siempre con los pobres.
Soy lo que me enseñó mi padre, el que no quiere a su Patria no quiere a su madre.
El hombre fue tan bacán que el estadio de Libertad, club del cual es hincha, lleva su nombre. Curiosamente la institución ha estado en instancias decisivas de Copa Libertadores durante toda la última década. Crack.
Crack porque nunca renegó sus orígenes. Recibió la nacionalidad colombiana por gracia, a los 80 años, de mano del vicepresidente de la República. Ahí dijo sentirse un colombiano más. Leoz cuenta en sus memorias que algunos de sus amigos fueron el almacenero Don Vicente; los indígenas “Cebolla”, “Maestro” y Pavón de la tribu Sanapaná. También cuenta que acompañado de sus amiguitos indígenas, González-í y Piro-y, peligrosamente enlazaban en el riacho Mosquito a los yacarés y jugaban en el arroyo Mieres-cué. Patria.
Sus hermanos se llaman Guillermo, Pomposa, Sara, Eusebio, César, Modesto, María Teresa, Isidoro y Cesáreo. ¿Puede haber más gloria? Y si alguien reclama que el viejo fue coimero, pichula. Ya lo dijo el gran Clavito Godoy: “El fútbol es de los vivos”.
Hasta siempre amigo Nicolás Leoz, padre de la Patria Grande, abuelito guardián, símbolo de lo que amamos, el fútbol, la vida y la tertulia.
Soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.

 

 




2 comentarios sobre “Homenaje a Nicolás Leoz: el dirigente de los pobres”


Deja un comentario