“Plan Estadio Seguro”, la ilegalidad de la última jugada de Piñera para subir en las encuestas

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

La historia de violencia de “las barras bravas”, que hoy parece decantar con la publicitada aplicación del Plan Estadio Seguro, desde siempre se ha escrito cerca de la política. Desde las razones de la fundación de las barras hasta sus más recientes divisiones.

“Los de Abajo”, por ejemplo, nacieron tras una seguidilla de encontrones entre “Chuncho” Martínez -líder de la barra oficial-y los miembros más jóvenes de la misma, entre los que figuraba Kramer. Mientras el primero defendía el régimen de Pinochet, los disidentes marcaban diferencias en la galería.

La hegemonía de la “Vieja Escuela” en Los De Abajo coincidió también con actos políticas. Cuando Sebastián Piñera visitó el Centro Deportivo Azul para su inauguración,  Kramer y compañía se mofaron del mandatario, paseándose durante toda la ceremonia con narices de payaso. Al poco tiempo el Movimiento LDA golpeaba a los históricos para tomar el mando en el sector sur del Estadio Nacional.

La nueva normalidad chuncha terminaría con el bullado episodio de “Los Bengalazos” en Santa Laura. La acción del movimiento autónomo desencadenó una profunda crisis en el tema “Barras Bravas”, pero además se convirtió en un pase gol para un gobierno necesitado de publicidad para subir en las encuestas. Nuevamente el caballito de batalla del Ministerio del Interior sería la “lucha contra la delincuencia”. Eso sí, ahora con el desacreditado Hinzpeter en las sombras, y con la blanqueada intendenta Cecilia Pérez en la palestra.

Cristián Barra Zambra; coordinador nacional de intendentes; operador político de RN; y actual jefe de división de gobierno interior, fue designado como coordinador del “Plan Estadio Seguro”. Así se armaba la última estrategia de marketing elegida por Sebastián Piñera para tratar de salvar su dignidad en las encuestas, tras el desplome que le provocó el conflicto de Aysén.

A juzgar por su historial, Barra tiene más prontuario que cualquiera de los líderes de las Barras Bravas. El “líder moral” de la antidelincuencia ha sido acusado por giro doloso de cheques, hurto y hasta el año pasado le pesaba una prohibición para salir del país.

Por todas estas incoherencias, el diputado Gabriel Ascencio (DC) lo acusó en la Cámara de sólo “estar encabezando una jugada publicitaria que buscar desviar la atención de los verdaderos problemas del país, tal como lo hizo Francisco Javier Cuadra cuando mandó a medio Chile a mirar el cometa Halley, mientras en plena dictadura se hacían desaparecen a miles de chilenos”.

En la misma línea, un grupo de abogados  presentó hoy un documento en la Intendencia Metropolitana y en el Palacio de La Moneda, exigiendo libertad para que la barra “LDA Vieja Escuela” pueda ingresar instrumentos musicales al Estadio Nacional, cuando se juegue el próximo clásico ante Colo Colo. Este requerimiento se realizó bajo el amparo del marco legal.

Específicamente, el documento presentado por los profesionales -en representación de la histórica barra-, apela al único cuerpo legal específico en relación con la prevención de la violencia en los estadios de fútbol: la Ley Nº 19.327. La misiva señala que “El inciso 2º del art. 6º de la mencionada Ley sólo prohíbe el ingreso a un estadio de: ‘…armas, elementos u objetos idóneos…’ para perpetrar los delitos que se señalan en el inciso 1º del artículo en comento. Como la prohibición es objetiva, en cuanto a que se refiere a la calidad del elemento en cuestión, y no al eventual uso malicioso que de cualquier objeto pudiere intencionalmente realizar una persona, resulta claro que Bombos, Murgueros, Cajas, Banderas, Lienzos, Cuncunas y similares, no se encuentran bajo dicha definición legal, por lo que carece de todo fundamento o respaldo legal el que, por la vía de la simple potestad reglamentaria, se pretenda modificar el claro tenor de la ley”.

Víctimas de la ilegalidad

 

El estudio de asesores jurídicos usó la ley de transparencia para solicitar a la Intendencia la información legal específica que les permitiría prohibir el ingreso de bombos y personas al estadio. Sin embargo, en su respuesta le pasaron la pelota a Carabineros, aduciendo que la”Unidad de Transparencia perteneciente al Gobierno Regional Metropolitano de Santiago, se encuentra en el deber de informarle que este Servicio no es competente para dar respuesta a su solicitud de información pública, en virtud de que, los antecedentes por usted solicitados no se encuentran en poder del Gobierno Regional Metropolitano”.

Por lo tanto, las decisiones políticas tomadas por la intendenta Cecilia Pérez y Cristián Barra, no se rigen bajo ningún marco jurisdiccional. De esta forma, el criterio aplicado fuera de la ley por las autoridades regionales vulnera garantías constitucionales por vía administrativa, tales como; igualdad ante la ley; libertad de opinión y libertad de asociarse sin derecho previo. Tampoco tienen justificación jurídica los masivos allanamientos indiscriminados de pertenencias personales bajo la lógica “por sospecha”, al más puro estilo ochentero.

La iniciativa de los abogados viene a comunicar públicamente la ilegalidad en que está operando el Gobierno de Chile en el tema “Barras Bravas”, cuestión que ha transformado en su nueva joyita para intentar subir un par de puntos en la próxima encuesta Adimark, pero que no ataca ningún problema de fondo. Es más, sólo viene a evidenciar la ineptitud política de Sebastián Piñera; y los vínculos de sus altos funcionarios con el delito.

Queda menos
Queda menos



1 comentario sobre ““Plan Estadio Seguro”, la ilegalidad de la última jugada de Piñera para subir en las encuestas”


Deja un comentario