Carta abierta a los niños de Chile

por Juan Marcos Anaya Parra

Sobre Juan Marcos Anaya Parra

Por Juan Marcos Anaya Parra

 

Mateo, disculpa por traerte a este mundo de mierda y sólo dejarte vivir dos añitos. Disculpa por haber terminado tu sonrisa a golpes, por haber cerrado tus ojos de mirada sana e inocente con la sangre de tus heridas. Disculpa por arrebatarte toda una vida que vivir y quitarte de un momento a otro la respiración.

Emilia, disculpa por no protegerte. Disculpa por no poder cerrar el hocico y beber como un enfermo. Disculpa por pensar que si tomo es cosa mía y el resto se va al carajo. Disculpa por aniquilar tus días por mi borrachera. Disculpa por quitarles lo más preciado a tus padres que tanto te amaban. Disculpa por terminar con tu sonrisa, con tus “agús” en un segundo… y llenar de heridas, sangre y fracturas tu cuerpo frágil. Disculpa por tener legisladores tan incompetentes que no son capaces de sancionar a un asesino al volante con justicia.

Laurita, disculpa por no darte el cariño mínimo que necesitabas. Disculpa por que tengas que andar cambiando de hogar del Sename cada cierto tiempo, porque tu familia biológica te busca para matarte, sólo porque a tus seis años abriste la boca y contaste en tu escuela que eras violada noche a noche desde los tres años por tu padre, tu tío y tu hermano mayor. Disculpa porque al arrebatarte de tu familia los doctores tuvieron que reconstruir tus órganos genitales de niña destruidos. Disculpa por no hacernos cargo. Disculpa porque seguramente cuando salgas del hogar serás discriminada en la escuela por los otros niños, por los profesores, por todos y por todas. Disculpa porque tu único futuro será un trabajo básico y ganaras el sueldo mínimo. Disculpa porque quizás termines traficando o delinquiendo. Y disculpa porque yo mismo pediré que te sequen en la cárcel.

Juanito, disculpa por no entregarte un hogar digno donde crecer. Disculpa por tener padres que no puedan hacerse cargo de ti. Disculpa porque a los dos meses de edad estabas solo en una cuna de hospital sin calor, sin cariño, sólo con la aparición esporádica de la auxiliar que te traía la mamadera y se iba. Disculpa porque a los siete años, en el hogar de niños, debías pasar las noches colgando de las lámparas viejas del techo de la habitación para evitar ser abusado sexualmente por los niños más grandes. Disculpa porque nadie te ayudó. Porque nadie te escuchó. Disculpa porque hoy a tus veinte años no tienes trabajo formal. Gracias por no delinquir y dedicarte a vender películas piratas en la calle para poder tener para comer y dar lo mínimo a tu hijito recién nacido. Disculpa porque posiblemente morirás en una cárcel quemado. Disculpa porque te encerramos por vender películas y a otros los dejamos libres viviendo en sus fortunas habiendo robado millones de dólares a miles de chilenos.

Dolor.
Dolor.

Niños de este país, disculpen por darles una educación que no sirve para nada. Disculpen por no darles salud digna, por no darles un futuro. Disculpen por no darles amor, por no protegerlos, por no cuidarlos, por no respetar sus derechos básicos. Disculpen por crear un país que es tierra fértil para pedófilos, golpeadores de menores, abusadores. Disculpen por tener leyes de mierda que permiten que el curita abuse de ustedes y salga libre. Disculpen porque no hacemos nada. Disculpen porque dejamos en manos de otros su educación. Disculpen por no tener tiempo para enseñarles a comer, a no hacerse pipí, y darle esa responsabilidad a la tía del jardín. Disculpen por darles Coca-Cola cuando tienen sed y cajitas felices cuando tienen hambre, hipotecando su salud futura.

Disculpen por ser un país sin recursos para hacerse cargo de su pobreza. Disculpen porque 1.200 familias ganan per cápita más de 450 millones de pesos al mes.
Disculpen por el país de mierda en el que vinieron a nacer… Disculpen por no hacer nada.

Me despido.
Sociedad Chilena.




9 comentarios sobre “Carta abierta a los niños de Chile”


  1. Valentina

    Puta, me dio rabia. Me da rabia leer esto, sentirlo, verlo, olerlo… Me da rabia estar allí tratando de hacer algo, y seguir escuchando “aaaay, que lindo tu trabajo”, me da rabia estar allí y pensar que los micro cambios son los primero pasos… Pero en el futuro seguir viendo a nuestros niños empobrecidos, sin oportunidades, sin desarrollar sus capacidades bacanes!
    Me da rabia, pero esta rabia no me inmoviliza, no me detiene… Sino más bien sigue dándome las fuerzas por seguir aquí, luchando por los derechos de la infancia y la adolescencia que hasta hoy siguen tan a la deriva!

    Gracias feria por esta disculpa puesta tb en nuestras bocas. Gracias feria por ser pueblo, y reconocer a los niños y jóvenes como el pueblo del presente y del futuro ✊✊✊!!

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 10 Thumb down 1

  2. es una pequeña muestra de todo el dolor que muchos niños y niña deben soportar a diario…es muy fuerte ver a diario que somos una sociedad tan penca que no podemos hacer los mejor para ellos…y aunque hay algunos que se esfuerzan por cambiar esta realidad…el fondo es que el sistema perpetua la pobreza y la falta de equidad…es un gran pena leerlo y vivirlo a diario

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Soledad

    El primer paso aquí es ayudar a los más próximos. Ayudar a tus hijos, sobrinos, primos pequeños, enseñarles y aportar en ese sentido. Porque mucho pudo habernos dolido la carta, a mí me apretó el corazón, pero, lamentablemente, no puedo ayudar al niño abusado que está lejos de mí, fuera de manifestarme en contra de que les quiten la inocencia. No puedo, yo sola, cambiar la sociedad entera, porque eso nos convendría, pero a los poderosos, no; pero sí puedo aportar mi grano de arena y ayudar a los pequeños próximos a mí.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario