Defensa pública a Ximena Ossandon

por noesnalaferia

Sobre noesnalaferia

Ximena Ossandon Irarrázabal (Pirque), desde el miércoles ex vicepresidenta de la Junta Nacional de jardines Infantiles, hermana de los forjadores ideológicos de la cúpula de RN, mujer y madre de 9 hijos, debe haber pasado una tristísima noche de año nuevo, recibiendo en el brindis respectivo lacrimosas palabras de apoyo por parte de todo su clan, debido al linchamiento comunicacional que la sindica en estos días como la persona más imbecil del país, y quizás del mundo, debido al revelante rol del twitteo chileno en el orbe (?).

Sin embargo, todos los “sensatos” ataques lanzados a la dama luego del bochornoso incidente en que señaló que su “paga” de 3.729.923 pesos era “reguleque”, son a la vez desubicados.

Y es que el mundo de los asiduos opinantes web (y no web) parece no comprender dónde está parado. El país que hace casi 1 año eligió a Sebastián Piñera como Presidente de la República opina acerca del actuar y decir de los personeros de Gobierno sin calibrar que ese Gobierno es sólo una agrupación empresarial más, desligada casi absolutamente de la tradición política que gobierna los países democráticos. Y con político me refiero a la participación pública y vinculación de los funcionarios con realidades de bases colectivas.

Basta con revisar la lista de Ministros, Subsecretarios y Directores de Servicios públicos a quienes Piñera entregó el famoso pendrive en la inauguración de su gabinete, quienes casi todos ingresaron a la vida fiscal sin haber tenido contacto nunca en su vida con la palabra salario, sin haber hecho jamás una cola en un banco para cobrar un sueldo, y sin conocer, por tanto, en ningún punto lo que significa enfrentarse a dificultades económicas normales.

Los opinantes que insultan y se burlan de Ximena Ossandon parecen no contemplar que la administración política chilena no es política, sino empresarial y privada. Por todo eso las críticas a Ossandon no son más que una ilusión. Es la ilusión ciudadana que pretende creer que vive en un país justo, con parámetros de gobernabilidad normales.

Es la ilusión de quienes aún no se percatan que la señora que estaba al mando de todas las guaguas públicas del país le dice “paga” a su sueldo porque el concepto sueldo “es pa’ los rascas”. Es la inocencia de quienes critican colocándose en la pespectiva de los trabjadores que reciben el sueldo mínimo, sin comprender que Ossandon encuentra su “paga reguleque” porque en su planeta empresarial las “pagas” son virtuales, excedentes simbólicos que se acumulan en cuentas corrientes millonarias. 10 millones de pesos en ganancias mensuales como base.

Con esto, es obvio que 3 o 4 millones de pesos resultan “reguleques”. Esto, en vez de enfadarnos e impulsarnos a exigir la llegada de un Director con mayor preparación intelectual a la Junji, debería remover nuestro aletargamiento ante la realidad política nacional. Realidad política devastada por dinámicas socioeconómicas que llevaron al país a creer que un empresario y su grupo de contactos gerenciales harían de Chile una patria más justa.

Reguleque no es la “paga” de Ossandon, “reguleque” es la colorida estructura económica forjada por los “Chicago boys” y la “Concertación de partidos por la democracia” que llevaron a la sociedad chilena a ser gobernada democráticamente por una alianza entre Gerentes y el Opus Dei.

Por lo tanto, en Ximena Ossandon no está el pecado. La señora sólo hizo una pega bajo el único esquema de funcionamiento que conoce: el estilo “patrón de fundo”. El pecado está en seguirle la corriente a polémicas que son polémicas porque el Chile que anoche festejó la llegada del 2011 es el mismo que prefirió convertirse en un fundo. Es el “Pirque way”.



Deja un comentario