Homenaje a Baltasar Garzón

por Lucarelli

Sobre Lucarelli

El año 98’, entre junio y julio, todos los chilenos eran uno. Eso es lo que provocaba el regreso de la selección chilena de fútbol a las grandes ligas. El equipo liderado por Nelson Bonifacio Acosta empató con Italia, Austria y  Camerún, para perder en octavos de final con el siempre complicado Brasil. Chile era una fiesta y no fue raro ver a decenas de miles de chilenos agolpándose en los grandes centros de festejo, reunidos y abrazados todos. Situación rara para el Chile noventero que todavía acarreaba ese aire de transición luego de diecisiete años de atrocidades.

Esa alegría duró poco, ya que en octubre del mismo año sucedía un hecho inesperado. El juez Baltasar Garzón promovió una orden de arresto contra el dictador chileno que se encontraba en Inglaterra, acusándolo por la muerte y tortura de ciudadanos españoles durante su mandato, y por diversos crímenes contra la Humanidad, basándose en el informe de la Comisión chilena de la verdad y en el caso Caravana de la Muerte, instruido en Chile por el juez Juan Guzmán Tapia, posterior candidato a senador por los MEO boys.

Chile nuevamente se polarizaba. Los fachos-fachos –que se pueden ver documentados en el corto “I love Pinochet”- reclamaban contra la injusticia con que se trató a su amado “General” y puteaban abiertamente a este juezucho español que venía a apresar al “libertador de Chile”.

Por otro lado, los que en transición todavía sufrían las consecuencias de la dictadura, agradecían que en otro lugar del mundo se diera un poco de justicia, la que no se había ni siquiera susurrado en nuestro país. En las calles ya no escuchábamos los “Chi-chi-chi –le-le-le ¡viva Chile! Sino que, por el contrario, se reproducían con fuerza los “Jamás, jamás, jamás olvidaremos… a ese asesino… llamado Pinochet”. Finalmente, desde este rastrero país, y a través de los rastreros políticos del momento, se solicitó la extradición del asesino, dejando en nada este oasis de justicia.

Había esperanza
Había esperanza

Los chilenos antifascistas no olvidamos a Baltasar Garzón y lo homenajeamos ahora cuando está en su peor minuto. El otrora hombre de justicia se encuentra acusado de recurrir a malas prácticas, como escuchas indebidas, para acusar a abogados del derechista Partido Popular por escándalos de corrupción. Garzón no se arrepiente de sus actos y asume todas y cada una de las decisiones que tomó, apostando en la legalidad de su actuar.

Desde Noesnalaferia lo homenajeamos por haberse convertido en un emblema internacional de la lucha contra el poder, contra la corrupción. Lo homenajeamos por sus valientes deseos de justicia, que lo llevaron incluso a investigar al ex Secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger, principal conspirador de los golpes de estado en Latinoamerica. Lo homenajeamos por traernos a la realidad luego de un Mundial de Fútbol que nos hizo caer a muchos en la mentira de la reconciliación, y por recordar en plena fiesta del boom económico que en Chile hubo un dictador, un golpista y un traidor, que fue profeta en su tierra a punta de tanques y metrallas.

Lo homenajeamos por dejar a la luz pública que ese tal “libertador de Chile” no era más que un asesino, y no un mero ladrón.

Chile te apoya y te agradece
Chile te apoya y te agradece

 

 




2 comentarios sobre “Homenaje a Baltasar Garzón”


  1. Es uno de los monumentos en la historia de la justicia universal. En un momento fue el único “civil” con acceso al registro de todos los muertos durante el periodo de la guerra civil española, en pos de determinar causas y esclarecer crímenes del periodo. Los medios fachos en españa (ABC, La razón, etc), se han encargado de deslegitimar su actuar, catalogando su postura como de “superman” o “mesias”, pero siempre queda en boca de los sabios y cultivados reconocer la grandeza e importancia de este hombre

    En fin, un crá el Juez Garzón.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 6 Thumb down 0

Deja un comentario