Homenaje a la Ruta 5 Norte

por noesnalaferia

Sobre noesnalaferia

El miércoles 11 de enero, junto a la agradable y maloliente compañía de los destacados periodistas/exploradores Franco Pardo y Christian Amengual (desde ahora, el Chiri), emprendimos el sueño del viaje rutero latinoamericano a dedo, con el objetivo supremo de minimizar todos los costos de transporte a través del riesgo folclórico de subirnos a un vehículo que centre en nosotros su misericordia.

La aventura comenzó en el siúticamente llamado Parque Industrial de San Bernardo, cuna del Yogures y mermeladas. Los camioneros de Soprole y Watts negáronse al traslado de nuestras figuras debido a un paro por atados de salario. Luego de 3 horas bajo los fomes 30 grados capitalinos, nos trasladamos al lugar del que siempre debimos partir: El peaje de Lampa.

La aridez y la escasa simpatía santiaguina nos tiró a la Copec contigua al peaje. Tras 4 horas de fracaso y ninguneos mediante, la desesperanza naciente se expresaba en peos de Pardo y en la búsqueda de algún espacio propicio para tirar la carpa. Cuando el Chiri propuso la brillante idea de mostrar el polerón del colegio San Ignacio ante la imbecilidad de no recordar llevar una bandera chilena con el número 33, se detuvo un camión conducido por un personaje lo más lejano posible al San Ignacio de El Bosque: El Freddy.

Desde que hizo el gesto apuntando hacia el norte, el Freddy pasó a ser nuestro ídolo. Dueño de un carisma y un trajín rutero sin límites, no puso ninguna traba para posar nuestra ropa de fardo en su Volkswagen con motor de 3100. Con su destino a Iquique, entramos en confianza.

Su milagrosa aparición decoraba nuestra admiración total por la Ruta 5 norte, tan penca como bacán, debido a sus particularidades que la elevan a la calidad de elemento identitario de la cultura chilena.

Saliendo de la Región Metropolitana, el destino único de la 5 norte pareciese ser la ciudad de Los Vilos, ya que la presencia de carteles verdes anunciando la ciudad natal de El Chuña son invación.

Desde allí, y hasta Tongoy, no hay nada, pero nada. La única señal de vida son los molinos que se intercalan para hacer soberanía. Superado esto atravesamos la conurbación Coquimbo-La Serena y el Freddy despotrica contra “la política” debido al descuido del Estado chileno por la 5 Norte, desde que abandona de urbe papayera.

El fin de las conceciones de carreteras tipo Ricardo Lagos se traduce en ruta de 1 pista por los próximos 2000 kilómetros.

La dificultad de la salida de La Serena, rebosante de curvas y quebradas a alta velocidad, alimentan el espirítu deportivo y nacionalista del Freddy, quien a puro freno de aire esquiva la violencia de buses y camiones que vienen en contra. En tanto, el paisaje se hostiliza al máximo. Disminución de humanidad reemplazada por el poder brutal de la “probable” belleza desértica es la norma por todo lo que queda de Chile hacia el Norte.

Ciudades hermosas debido a su fealdad (salvo Vallenar que es lisa y llanamente horrible) alimentan el orgullo de ser chileno. La presencia de la muerte crece con las historias que el Freddy no se cansa de contar. Qué Don Sata vive en esa casa y que aquí se subió un viejito que luego desapareció, hacen más excitantes las noches de carpa en pleno desierto.

Ya en la segunda región, y luego de casi dos horas de espera a alta velocidad para que aparezca algún registro de vida expresado en ciudades como Chañaral, el acento de Alexis Sánchez se impone. Esto indica sólo una cosa: estamos cerca de Iquique. Estar cerca, sin embargo, reside en la aceptación de que el próximo avistamiento de una persona está a 3 horas. 3 horas en que la invención de temas de conversación para que el Freddy no se enoje ni le de sueño serán lo más importante.

Es así como hoy estamos en Alto Hospicio, en la casa de una amiga de la Universidad, la Fran Palma. El descanso y el turisteo por la ciudad donde Juan Pablo Sáez (el Leyton) la rompió en la teleserie Playa Salvaje, serán vitales para seguir con el sueño: El norte-corazón de Latinoamérica.






1 comentario sobre “Homenaje a la Ruta 5 Norte”


Deja un comentario