“Que no nos roben los Daewoo”: homenaje a la revancha del pueblo

por Cristobal Palma

Sobre Cristobal Palma

Por Cristóbal Palma

El bullado cacerolazo contra la delincuencia o “protesta ciudadana” cómo tendenciosamente ladenominó El Mercurio, acaparó las miradas de todos los medios de comunicación y varios personajes políticos entre ellos el subsecretario del interior Mahmud Aleuy el subsecretario de prevención del delito, Antonio Frey( el sociólogo con pinta de detective de película gringa, que con galanura invita al populacho a buscarse un rinconcito en la cárcel) quienes felicitaron la organización de estas vecinas de Lo Barnechea, Vitacura, y Las Condes cansadas del vicio nacional, como fuese denominada la delincuencia común en el siglo pasado, cansadas de vivir con el miedo a que un “menor” les robe un auto de lujo y que el gobierno no atienda a su petición, continuando con la “puerta giratoria”.

El colmo del asunto es que la élite chilena tuvo el descaro de salir a tocar las ollas roichen y los sartenes de teflón con que sus nanas extranjeras y/o periféricas cocinaron al día siguiente. Ahí en medio de las amplias avenidas que con plata de todos los chilenos fueron pavimentadas para asegurar la conectividad y el bienestar de los ricos, por donde pasan sus lexus y sus porsche. Ahí en medio de la ostentación más morbosa de la desigualdad chilena. Justo ahí estaban ellas, viejas respingonas con abrigo de piel y con la arrogancia característica de quienes lo tienen todo y no por trigos muy limpios. Basta, para afirmarlo, pasar revista a los impúdicos casos de colusión y corrupción en que se ha visto envuelto el poder empresarial y político durante los últimos años.

Ciudadanía
Ciudadanía

En medio del escándalo,que movilizó rápidamente la agenda de (in) seguridad del gobierno ( que dicho sea de paso, no es más que un reciclaje de las mediocres políticas punitivas contra la pobreza exportadas desde E.E.U. U) un simpático vídeo se ha viralizado en las redes sociales, “que no nos roben los daewoo” una sátira popular que en un minuto y diecisiete segundos representa de manera elocuente el absurdo que hay tras la “manifestación ciudadana”, y se trata de algo muy simple: las víctimas de la violencia, quienes padecen la inseguridad, no son los ricos sino los pobres. Personas comunes y corrientes que tuvieron la desdicha de no nacer en cuna de oro, o dicho de otro modo, de acumular un sinfín de privaciones materiales y simbólicas por nacer en el lugar donde nacieron: una población.

Si señores, porque la inseguridad no se vive en Las Condes, ni Lo Barnechea, o al menos no esa inseguridad intolerable, la misma que trunca las aspiraciones de niños y niñas que por nacer en La Pintana están destinados a trabajar por el sueldo mínimo, la inseguridad de no tener plata para poder optar a una atención médica con la dignidad que todos merecemos. No, señoras, ustedes no saben del miedo a una balacera, o que un hijo suyo se sumerja en la droga hasta perderse. Ustedes realmente no saben qué es la inseguridad, no saben que es realmente el abandono del Estado.

¿Quiero mi barrio?
¿Quiero mi barrio?

Javier Auyero, etnógrafo argentino, plantea en el libro la violencia en los márgenes (2013) una interrogante crucial al momento de hablar acerca de la (in) seguridad pública, cómo es posible que sean los sectores medios y altos quienes dominan el debate sobre la violencia urbana, cómo, si quienes padecen cotidianamente la falta de seguridad son precisamente los habitantes de los márgenes urbanos, de la periferia.

“Que no nos roben los daewoo”, ese vídeo que sacó carcajadas entre jóvenes de cualquier comuna periférica, permite que emerjan precisamente las voces de los que solo tienen voz pública si es para dar vida al espectáculo autoflagelante de la miseria, sin atender a sus causas estructurales. El vídeo permite una lectura en vivo de la diferencia social, porque ante el escándalo mediático por cada delito común como el robo de un auto (de lujo), emerge un daewoo polvoroso y abandonado en las calles con hoyos de Pudahuel Sur, abandonado igual que sus habitantes por el Estado chileno.

El vídeo permite reírse de los ricos y de su pataleta amparada por la prensa y el gobierno. Reírse de la desfachatez de su “protesta” porque en la raíz de la delincuencia está, y estará siempre, la desigualdad macabra de este país, esa que los ricos defienden a brazo partido a la hora de hablar de los derechos fundamentales como la educación, la salud y el trabajo digno. Homenaje a los chiquillos que hicieron el video, apenas una revancha del pueblo que no se contenta con seguir siendo objeto de la calamitosa estigmatización a la pobreza, una jocosa forma de devolver la mano a quienes nos violentan desde los parámetros simbólicos del orden día tras día.




6 comentarios sobre ““Que no nos roben los Daewoo”: homenaje a la revancha del pueblo”


  1. Joselyn Jiménez

    Mientras no se realicen programas de esterilización a las mujeres que presentan condiciones sociales de riesgo para el bienestar de sus hijos, aquellas que tienen varios hijos (onda como mínimo 5), algunas que además que son drogadictas y/o alcoholicas, incluso que son mecheras, que participan en la prostitución, o al narcotráfico..
    Mientras los hogares del SENAME no dejen de ser ESCUELAS DE LA DELICUENCIA, mientras en esos lugares no se dejen de violar los derechos de los menores…
    Mientras las CARCELES no dejen de ser UNIVERSIDAD DE LA DELICUENCIA, y más aún mientras los reos no realicen trabajos forzados, para que así ellos mismos, producto de su trabajo costaeen sus gastos más basicos (y devuelvan en parte, a la sociedad, lo que mal de su actuar)… Mientras no se POTENCIEN las capacidades de los niños y niñas en riesgo social, para que se pueda dar la opción de no caer en la delicuencia..

    MIENTRAS NO SE TRATE EL PROBLEMAbDE RAÍZ, LA CAUSA REAL DE LA DELICUENCIA, MIENTRAS NO SE CORTE EL CÍRCULO.. PORQUE NINGÚN NIÑO NACE DELICUENTE, ES EL MEDIO DONDE ESTA INSERTO, LAS CONDICIONES DE VIDA, LAS MALAS ELEECIONES Y “MALAS JUNTAS” LAS QUE HACEN QUE UN NIÑO INOCENTE SE TRANSFORME EN UN DELICUENTE Y CONTINÚE EL CÍRCULO DE LA POBREZA Y LA DELICUENCIA.

    LA SOLUCIÓN NO ES TENER UNA MAYOR DOTACIÓN DE CARABINEROS, NI MAS CÁRCELES NI MAYOR CANTIDAD DE AÑOS DE CONDENA, ESTO SÓLO ES UN PARCHE QUE POCO A POCO DEJAR DE SERVIR

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 1

  2. GORGE HARRISON

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Poorly-rated. Like or Dislike: Thumb up 5 Thumb down 10

Deja un comentario