Repudio a Hernán Büchi, el verdadero Presidente de Chile

por La Patria

Sobre La Patria

“Büchi es el hombre”. Con ese nivel de slogan tipo macho cabrío la derecha nacional hizo campaña en 1989 para reemplazar con uno de los suyos al General Pinochet. El 29,4% que obtuvo su postulación habla del despropósito cultural de la jugada del fascismo.

¿En qué estaba pensando la UDI cuando creyó que un señor con tal magnitud de melena cobriza llegaría al corazón del pueblo chileno? “Biji”, discípulo privilegiado de Milton Friedman, traía consigo un estilo absolutamente falto de respeto con la historia institucional de Chile.

En su tumba se revolcaba el sombrero de Don Pedro Aguirre Cerda, la nariz de Eduardo Frei Montalva y el alma entera de Salvador Allende. ¿Cómo era posible que un gallo de 40 años viniera a gobernar con ideas de un laboratorio gringo?

La palabra Chicago, que da nombre a la ciudad ideológica del señor Buchi, a lo más era conocido a nivel de tallas soeces entre la gente común. Y la correcta redacción de su apellido era privilegio de pocos.

Cómo te han faltado el respeto
Cómo te han faltado el respeto

Para nadie es un secreto el escaso coeficiente intelectual del que gozaba el Capitán General. Lo que nadie se explica es por qué no puso como candidato a alguien más chileno.

Probablemente el General pensó en el éxito de las películas y series norteamericanas ochenteras para designar a su candidato. Si fue así, la dramatización de la franja electoral resultó a la perfección. La dirección musical del siguiente video nada tiene que envidiar a Los Puentes de Madison.

Sin embargo, el desarrollo de la estética capilar aún no estaba preparado para dar cabida al primer presidente corte pelela de la Historia, como tampoco para validar electoralmente al modelo económico neoliberal.

En aquellos tiempos la sociedad chilena aún veía la diferencia entre Pinochet y democracia, y por ningún motivo iba a elegir al agente “democrático” de la dictadura que privatizó los derechos sociales fundamentales de una nación: Educación, salud, previsión.

El ex ministro de Hacienda y ex superintendente de bancos e instituciones financieras se convirtió en estrecho colaborador de Luksic y su fortuna. Desde 1994 es parte del directorio de Luchetti además del Banco de Chile, ambas propiedades del también dueño de Canal 13.

La privatización de los recursos naturales, en tanto, lo benefició con la vicepresidencia de la sociedad química y minera de Chile (Soquimich).

Por estas razones se entiende la postura de la UDI con respecto a una posible reforma tributaria y electoral. Büchi preside la comisión económica del Partido y su voz tiene efectos papales sobre Jovino Novoa y compañía.

¿Guapo?
¿Guapo?

El 8 de enero Buchi declaró a El Mercurio que “el 80% de personas que dejaron la pobreza entre 1990 y 2000 lo hicieron gracias al crecimiento económico y no a las ayudas del Estado, según un estudio de Libertad y Desarrollo. La ayuda del gobierno no resuelve problemas, si no hay crecimiento no hay empleo. Subir los impuestos a las empresas puede aumentar la desigualdad”.

Bajo este tipo de aseveraciones se oculta la magnitud de la teoría neoliberal. A Büchi le importa un comino el tipo de empleo, su calidad y el rol que cumple para disminuir la desigualdad. En sus palabras sólo subyacen los deseos por aglutinar mano de obra barata para consolidar su sistema de explotación.

El cómico ex presidenciable es feliz con empleados subcontratados, con que el 20% de ellos gane el sueldo mínimo y con que sólo el 5% negocie colectivamente.

Hernán Büchi no pudo ser Presidente (claramente por razones cosméticas), pero sus ideas sí. Sebastián Piñera, en tanto, es sólo la imagen frustrada de una RN derrotada por el pinochetismo de la UDI, siempre vigente.

Los cuicos feos son más feos que los pobres feos
Los cuicos feos son más feos que los pobres feos



3 comentarios sobre “Repudio a Hernán Büchi, el verdadero Presidente de Chile”


  1. un datito aah, esos estudios, de L&D o de otro lado sufren de un tema estadístico q a pocos economistas les importa. ejemplo, hay varios indicadores de desigualdad o distribución de riqueza q carecen de calidad estadística, toda vez q se usan las colas de la distribución para cuantificarlos, por ejemplo los indicadores 10/10 o 20/20. en este sentido, las evidencias empíricas con q se concluye cosas como mayor carga tributaria implica mayor desigualdad podrían ser relaciones espúreas, entiéndase como relación callampa q nada puede concluir.
    la mejor evidencia empírica es vivir en una población y salir a trabajar al sector oriente y dimensionar en vivo las brechas existentes, salariales, educacionales, de salud, etc.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 2

  2. otra cosa q quiero decir, distinta a la anterior.
    el caso de biji y fra fra es la misma wea como repetía de niño en las calles de san beka. aunque para ser francos, se extendió hasta tombolini y casos más contemporáneos. me refiero a q no son tipos q por mérito o por ser brillantes estén en directorios de empresas ganando millones cagaos de la risa, simplemente son devueltas de mano por haber beneficiado a algunas firmas desde sus cargos en el poder y estos casos seguirán existiendo mientras siga vigente el mismo modelo económico, pq la principal falla de mercado es que quienes están en los directorios de las firmas persiguen intereses que no terminan siendo beneficiosos para la sociedad en su conjunto, esa wea es una farsa y al menos así parece estar siendo entendido, al menos, con el caso reciente de farmacias.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

Deja un comentario