Soy de San Bernardo y no soy delincuente

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Por Richard Sandoval

Entre San Francisco y Los Morros, avenida de San Bernardo que este fin de semana fue trending topic en Twitter, microbasurales cortan sin disimulo veredas asediadas por interminables blocks rojos. Son departamentos enrejados hasta en sus más pequeñas ventanillas, distribuidas en cuatro pisos por lo general. Son edificios arrojados al olvido, al polvo imperante de verano y al barro frío del invierno. Son viviendas sociales construidas desde fines de la década de los 80, por la dictadura militar, hasta el Medioevo de los 90, en pleno gobierno democrático.

Su población originaria está constituida mayoritariamente por pobladores provenientes de erradicaciones de campamentos realizadas en varias comunas del gran Santiago, algunas céntricas; las que en su promisoria ruta al desarrollo no concibieron la permanencia de sus habitantes más pobres.

En síntesis, las decenas de miles de chilenos que viven en el sector oriente de San Bernardo son el símbolo de la ruta elegida hace treinta años por el poder político para dar forma al nuevo Chile, ese sin conciencia obrera, ese donde la segregación iba a ser el carácter fundacional.

En Los Morros, el olvidado gueto cuyo símil urbano se halla en el mediático Bajos de Mena de Puente Alto, la pobreza se empina por sobre el 30% -el doble del 14,1% chileno-, y se vive en carne propia el 5,8% de indigencia comunal –según la última encuesta Casen-, lejano también al 2,8% nacional anunciado el año pasado por Joaquín Lavín.

Ocde
Ocde
basural

Allí, en Los Morros, la desigualdad del país no se expresa en marchas de todas las marchas, en el discurso de la izquierda intelectual, ni en petitorios universitarios. La miseria, se vive en todo segundo, en el temor a las balas locas en las noches, en la distancia ridícula del centro de Santiago y hasta de la misma comuna. En la falta de locomoción colectiva, en las levantadas a las 5 de la mañana para llegar a trabajar a Vitacura por el sueldo mínimo.

El olvido de la Patria, se vive en las esquinas copadas por flacuchentos pastabaceros que matan por 500 pesos; en las pensiones de los abuelitos; en las listas de espera para operarse; en las techumbres enclenques de casuchas que colindan con las ratas; en la invasión de botillerías versus la ausencia de farmacias.

Vía Satélite
Vía Satélite

El escupo que Chile tiró en la cara de esos miles de chilenos que aparecen en las noticias sólo cuando una barricada despierta el interés de un editor, vive, olvidado, en la lucha diaria de profesores mal pagados, quienes en lugar de enseñar a multiplicar tienen como primera misión evitar golpes, curar puñaladas y tratar de comprender el tortuoso drama de niñas abusadas en su casa, de adolescentes embarazadas por tercera vez con apenas 17 años.

El escupo que Chile tira a ese extenso barrio cada vez que un noticiero central lo cubre como agente de delincuencia, se expresó, por ejemplo, en la última PSU, en la que San Bernardo ocupó el puesto 93 entre los colegios municipales, con un promedio de tristes 419 puntos, los que no alcanzan ni para soñar en una matrícula. 419 puntos, que se sienten humillados cuando la polémica del momento, lejos de su marginalidad, es si a la Universidad Católica le corresponde un trato igualitario respecto a las universidades del Estado. 419 puntos, 184 menos que los 603 obtenidos por Providencia, e inservibles para cualquier tipo de beca.

En Los Morros con Lo Blanco; en la población Angelmó, se sufre a toda hora la situación terminal de la salud pública, sistema que atiende al 86% de los 285.272 habitantes de la comuna. En el Hospital El Pino, donde lograr horas con especialistas es una proeza, donde alcanzar camas para hospitalizaciones es un lujo, donde las mujeres se desmayan, enfermas, tras esperar diez horas una atención; respira el alma de Chile, el país admirado por el mundo que rompe récords de habitantes vacacionando –como dijo Piñera-, que crece al 6% y que está a punto de inundarse en salas de cine, patios de comida y festivales tipo Lollapalooza, para el que una entrada vale casi la mitad de un sueldo mínimo.

Camino al Desarrollo
Camino al Desarrollo

Esa pobreza se extiende a otros sectores de San Bernardo, como Santa Filomena de Nos, cuyas calles de tierra no califican para la Ocde; como 5 Pinos, población atrapada entre la línea del tren y el narcotráfico; como la misma línea del tren, en cuyas laderas se instalan aún media-aguas azotadas por el viento de las máquinas. Ese es el San Bernardo que no conoce el chileno medio que despotrica contra “los flaites de mierda”. Ese es el San Bernardo que omite el notero de televisión que se espanta con las piedras arrojadas en el Día del Joven Combatiente, “que lejos de una conmemoración política, es dominado por el lumpen que sólo causa destrozos”. Yo me pregunto, ¿Con qué moral se puede criticar “en vivo y en directo” la acción inconsciente de un adolescente que sale a prender fuego a la basura que hiede en su esquina? ¿Con qué autoridad intelectual se puede juzgar a un púber que sale de su casa, absolutamente desprotegido de educación, o de un tratamiento de salud, a entregarse a la pasión del despojo? No obstante todos estamos de acuerdo en que tirar una molotov a una micro con pasajeros es un crimen sin justificación; Chile no tiene ni un centímetro de moral para condenar piedras lanzadas, porque la ausencia de la pretendida paz es la consecuencia directa, no metafórica, de la miseria construida. Chile sabe perfectamente de dónde viene la irracionalidad. No hay derecho al espanto.

DIOS MÍO
DIOS MÍO

Yo soy de San Bernardo y no soy delincuente, como tampoco lo son los vecinos de Los Morros que con hidalguía -y lejos de las cámaras de televisión que se acuerdan de la comuna cuando llama un femicidio-, trabajan en silencio en la millonaria industria del retail, que lleva décadas evadiendo impuestos mediante el FUT. No soy delincuente, como tampoco los jornales y maestros que viajan temprano a las lujosas obras en construcción que recibirán a las emergentes clases medias, esas que superaron con creces los 419 puntos en la PSU que se obtienen en la educación privada.

Tampoco son delincuentes las asesoras del hogar, las señoras del aseo, los comerciantes ambulantes, los niños del cuarto básico C del colegio Valle de Lluta, o los cabros que tuvieron que dejar el colegio para ayudar a la mamá a parar la olla. Delincuentes tampoco son los que, independiente la presencia o no de conciencia política, testimonian en las calles el manifiesto de Chile: la desigualdad grosera.

Soy de San Bernardo y no soy delincuente, porque soy del San Bernardo que se crió con las acequias, con el fresco cerro Chena en primavera; con los viejos de la liga de fútbol de Nos, con la tercera infantil del club Huracán. Soy del San Bernardo que se dio el primer beso en la Casa de la Cultura. Porque el que no se ha enamorado en la Casa de la Cultura no es de San Bernardo. Soy de los que vieron tocar a Nos Independencia en la sede de los scouts de San Alfonso; y al Peñe Teñe hacer reír frente a la Catedral.

¿Queris pololear conmigo?
¿Queris pololear conmigo?

Soy de San Bernardo y no soy delincuente, porque soy de la población obrera que alojó a los trabajadores de la Mestranza, la más grande de Sudamérica. Porque soy de los que iban a la fiesta de la chaya, cada febrero en la Plaza de Armas. De los que fueron al teatro de Arturo Prat con Victoria; de los que se curan en el Tertulia y almuerzan en el Pom Frit. Los que bajonearon en el Corbata y tienen a sus muertos en el Cementerio Parroquial, o en el Sacramental de Padre Hurtado. Soy el Molino, el Club de Rayuela y los perros de la Plaza Guarello. Las viejas esforzadas de La Portada y los estudiantes que han hecho una vida esperando la 201e, el Pullman o el extinto Expreso 24. Soy una de las mil cuecas de abril, una fonda del 18 chico, y un puesto de la Feria Artesanal en el Estadio Municipal.

Porque todo eso soy, porque todo eso somos, el orgullo no se apaga ni con veinte insultos discriminatorios, ni con prejuicios ni estigmatizaciones mediáticas. Y si para muchos ser sambernardino hoy es una épica, no es más que el reflejo de la imagen de Chile, país donde los pobres luchan por su dignidad en el anonimato, y aparecen en portada sólo como protagonistas del destrozo. Destrozo que no planificaron.




55 comentarios sobre “Soy de San Bernardo y no soy delincuente”


  1. belenci

    me caís bien, richard, cuando hablai desde la experiencia misma.
    por mi parte, sólo me resta decir que aunque técnicamente el lugar donde vivo corresponde en el mapa a la comuna de la florida, estoy en el borde de puente alto; y sí, es un territorio peligroso, oscuro, pero entiendo que también todo esto es fruto de años de olvido y despojo, por lo tanto no puedo situarme desde la vereda del “ciudadano bien” a condenar y mirar feo a mis vecinos por flaites, por más que me cague de miedo al volver de madrugada a mi casa, ponte.

    sin embargo igual estoy orgullosísima de haber nacido aquí, y no es un sentimiento, digamos, de corte “nacionalista” (comunista, jkajakjakja!11!1!), más bien es la alegría de saber que todo lo que soy ahora está en gran parte determinado por la comuna donde me crié, y me pone muy contenta no ser parte de ese chile de mentira sino que, por el contrario, venir desde donde las señoras se juntan a conversar en la feria, donde hasta el pastero te saluda, donde todavía no se le echa tierra encima a la solidaridad. no es un intento de romantizar la pobreza, pero creo que convivir con ella a diario te da una perspectiva completamente distinta de la realidad y lo veo a diario en la u -confesionesUC-, donde me comparo con la gente que anda por ahí y es como hueón, qué suerte no ser así de despreciable.

    gracias, amikito, por el artículo.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 11 Thumb down 0

  2. Boris Vega

    Tremenda nota, mi tesis fue sobre el San Bernardo del 1900 que destacaba por ser lumbrera intelectual del país, por buscar la modernización constante siguiendo los pasos de Santiago a través de la electrificación del alumbrado público. Ahora se critica al san bernardino poblacional, desde la derecha por los desórdenes y barricadas y desde la izquierda por la falta de conciencia de clase, que conciencia se le puede pedir a un cabro que nace rodeado de basura en sus calles, que pasa la mayor parte del día solo pues sus padres trabajan -en el mejor de los casos- y su única familia son los cabros con los que se junta a tomar unas pilsen en la cancha.
    Saludos desde Las Industrias

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  3. ES LO MEJOR QUE HE LEÍDO EN MUCHO TIEMPO, TREMENDO NIVEL DE LUCIDEZ, LA CAGÓ!!!

    “Ese es el San Bernardo que no conoce el chileno medio que despotrica contra “los flaites de mierda”. Ese es el San Bernardo que omite el notero de televisión que se espanta con las piedras arrojadas en el Día del Joven Combatiente, “que lejos de una conmemoración política, es dominado por el lumpen que sólo causa destrozos”. Yo me pregunto, ¿Con qué moral se puede criticar “en vivo y en directo” la acción inconsciente de un adolescente que sale a prender fuego a la basura que hiede en su esquina? ¿Con qué autoridad intelectual se puede juzgar a un púber que sale de su casa, absolutamente desprotegido de educación, o de un tratamiento de salud, a entregarse a la pasión del despojo? No obstante todos estamos de acuerdo en que tirar una molotov a una micro con pasajeros es un crimen sin justificación; Chile no tiene ni un centímetro de moral para condenar piedras lanzadas, porque la ausencia de la pretendida paz es la consecuencia directa, no metafórica, de la miseria construida. Chile sabe perfectamente de dónde viene la irracionalidad. No hay derecho al espanto”.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  4. Priscila González

    Solo te faltó hablar sobre la alimentación del estudiante y el trabajador a base de sopaipillas en invierno, y del importantísimo valor nutricional de una comida casera en tiempos difíciles.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 1

  5. wena Richard¡¡¡¡ se me hincho el pecho….. tienes un pluma privilegiada….. de la nota, simplemente llevarla día a día para que de una buena vez pase alguna revolución que nos iguale a todos en términos sociales…. trabajo de hormiga, pero se puede.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Gabriela

    Mis amigos me molestan diciéndome que soy del campo mas que que soy flaite jajaj
    No alcancé a vivir todas esas cosas porque recién tengo 19 años, pero me hace recordar a todo lo que me cuentan mis abuelos, mi mamita y mis tíos.
    Bonita nota 🙂

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  7. Morti de las mercedes

    Preciosa nota, me emocione e identifiqué mucho al leerla, recordar cada lugar de la comuna, cada historia y experiencia que trae consigo, como la plaza de armas, los personajes típicos de ella… me siento orgullosa de haber nacido aquí. Y me declaro San bernardina de corazón!!!

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  8. Sol Alvarez

    Estimado Richard, agradezco tus certeras, nobles y justas palabras para quienes nacimos y crecimos en San Bernardo…

    Muchas gracias y espero que tu nota pueda llegar a muchas personas, son palabras valientes y reales como las tuyas, las necesarias para desconectar las mentes de las máquinas y pararnos a reflexionar de la realidad que con el tiempo hemos evitado seguir mirando, por el miedo, por el dolor… por la presión del maldito sistema…. y no me excuso, estoy orgullosa de mi barrio, de mi familia y de la gente que no ha dejado que la mierda que trae la vida acabe con sus sueños, con nuestros sueños…

    Un abrazo colorido y gracias nuevamente…

    Sol

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  9. Primera vez que leo algo sobre san bernardo, que me hace sentir orgullosa de haber nacido aquí, y de que toda mi familia sea de aquí, increíble tus palabras loco! Increíble, esto es san beca! Esto es

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  10. Melissa Irrazabal

    Vecino, me sacaste lagrimas. Chile tiene una gran deuda con nuestra comuna. Supongo que pasa por nosotros saldarla también. Un abrazo. Tu viejito debe estar más que orgulloso de ti.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  11. miguel vasquez

    Aplausos! Desde.la.vara san bernardo limite con el bosque…del.cual.tambien.hemos.sido.olvidados…carabineroa solo.vienea las carreras clandestinas a.sacr partes y.pasar.de.ida.y vuelta de.largo…

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  12. Marcela Penailillo

    Buenisima reflexión del San Bernardino…
    ese que se levanta temprano. ..
    que creció jugando en el chena y dando besos en la casa de la cultura. .
    Grande!!! Que dinámico leerte…
    Una San Bernardina que vive en El valle. . ese que está cerca del centro y del chena!!
    Xq pa uno el centro .. es el centro de san beka….
    Que alegría leer un buen artículo acerca de nosotros!

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  13. También soy de San Bernardo y tengo que decir que diste completamente en el clavo con esta columna, no pudiste describir de mejor forma la frustración y rabia mezclada con los restos de orgullo y dignidad que no nos pudieron quitar, sentimientos compartidos probablemente casi todos nosotros los sambernardinos a causa de la segregación y aislamiento a la que estamos sometidos. Porque si, como dijeron en un comentario mas arriba, es en realidad un orgullo haber vivido casi toda la vida en un lugar fuera de la burbuja, que evidentemente no se ve beneficiado por el PIB que sacan tanto a relucir gobernantes y economistas, que con cuea tiene 3 recorridos que llegan al centro de Santiago y pasan con bajisima frecuencia, que vive con la pena de haber pasado de ser hace muchisimos años una de las mas florecientes comunas a una de las mas decadentes, en donde ves en tu vecindario a la esforzada señora que hace de todo para poder subsistir y a los cabros “pungas” que tanto desprecié cuando era mas chico hasta que te llega la conciencia de clase y te das cuenta de lo avergonzante de esa actitud porque ellos no fueron los que eligieron vivir sin oportunidades y rodeados de su miseria, en fin, un lugar que representa demasiado perfectamente (junto a otras comunas de la periferia y pueblos de regiones) lo que es el Chile real, no se trata de darle un romanticismo a la pobreza o gritar “ay soy periférico soy periférico mirenme mirenme” sino que de reconocernos y ser necesaria y brutalmente honestos con la realidad, como debe ser.
    Pues eso, vuelvo a repetir, gran artículo y saludos desde la villa Jardines de Colón.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  14. Marcelo

    Vivo en las Condes, pero viví 20 años en San Bernardo, tejas de chena.
    Te pasaste con tu prosa, eso es….real poesía!!!
    Te faltó las cimarras al chena….jajajaja

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  15. Me emocioné… di mi primer beso en la casa de la cultura, cuando el grupo de guías y scout de San Bernardo aún funcionaba en la parte de atrás… Nací en la Angelmo, me crié en la San Bernardo, hice la media en el comercial, crecí… Me va bien en la vida, logre ser una de las pocas de mi generación que llegó a la universidad estatal , pero me niego a partir… a pesar de q nadie lo entienda, San Bernardo es mi lugar… Ese en el que me siento segura, donde mis papás viven, donde murió mi abuela, donde todos me conocen…

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  16. patoens

    notable littel richar, genio y figura, toda la razón en lo que escribiste, abrazo enorme a la distancia, a ver si te postulas a alcalde… saludos a tu familia, aguante san bk.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  17. Giselle

    Richard, que puedo decirte, me emociona leer esto, tengo 32 años los cuales los 32 los eh vivido en esta maravillosa comuna, estudié mis primeros años en una escuela municipal que tiene por nombre ahora Hernán Merino Correa y con gran esfuerzo terminé mi carrera de pedagogía básica y volví al mismo colegio luego de muchos años pero como profesora luego me cambié de colegio y no te imaginas donde, si en mi querido “Liceo Valle de Lluta” donde llevo tres años ejerciendo mi profesión con todo el amor que mercen los niños de mi querida comuna, me gustaría poder conversar contigo con más profundidad para que puedas conocer aún más de los niños de esta gran escuela y digo “gran escuela” porque a pesar de lo difícil que es trabajar ahí hemos podido avanzar con los niños y eso que dijiste que los profesores muchas veces tenemos que enseñar valores para que estos niños puedan enfrentar la vida que enseñar contenidos es muy cierto, yo lo vivo cada día y no me arrepiento de trabajar ahí, sé que es muy difícil, cansador pero todo vale la pena por ver a mis alumnos felices por sus logros.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 7 Thumb down 0

  18. Christian

    Brillante, se agradece leer algo así.

    Sólo agregaría, ¿y si fuérai delincuente?, ¿tendría alguien cara de juzgar algo?, ¿seríai menos persona que el abogado que hace escolástica pa hacer pasar piola la estafa de una empresa?. Seríai simplemente un ser humano ingeniándoselas pa sobrevivir con lo que tuvo a mano. Como tantos otros.

    Como me enseñó un tío, pal pobre, la cana es como la casa del jabonero “el que no cae pasa resbalando”.

    Muchas gracias, nuevamente.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  19. FelipeFonseca

    Hola Richard. Llegué a los dos años de edad a vivir a la Población San Esteban. Hice pre-kinder y kinder en la Escuela 5 de Colón y estudié en el Colegio Superior del Maipo. Quería comentar recuerdos que tengo desde niño; recuerdo que a los 6 años, todos en la población ibamos al Superior del Maipo y que el vecino del frente de mi casa era chofer de la 643, ex 42. El salía a las 1:30 pm y todos los cabros chicos nos subíamos a su micro porque nos dejaba a todos en el colegio antes de irse a trabajar; para el mundial del 94, llegó gente de SALO al colegio y nos regaló su álbum, ante lo cual mi viejo todos los viernes compraba 10 sobres de láminas y me llevaba al Pom-Frit que está al lado de la catedral. Aún recuerdo que llevaba mi stick-fix para pegar las láminas mientras comía papitas fritas; recuerdo que a los 16 iba con mi mejor amigo a la plaza y ví al Peñe-teñe, que miraba feo si escuchabai y no dejabai gambita. Es una linda comuna San Bernardo y estoy feliz de haber experimentado muchas de las cosas que mencionas. Ya no vivo en la Población San Esteban (aunque voy siempre), pero digo viviendo la linda Comuna de San Bernardo. P.d.: no me pierdo abriñ cuecas mil en la muni ni el festival del folcklore en el estadio municipal. Gracias por tu lindo escrito y los buenos recuerdos que en mí despertó.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  20. Chanchito

    Llegué a San Bernardo a los 12 años, en plena transición entre los 80 y 90, cuando la edad del pavo no me permitía entender por qué Pinochet era malo y por qué tenía que dejar de vivir con mi tata y llegar a aquellos Departamentos Rojos, donde se agarraban los de la Angelmó y la Confraternidad. Supe por qué mi papá iba al comité de allegados y esas señoras que veía en las reuniones terminaron siendo mis vecinas, en los Departamentos Rojos frente a la 14 comisaría. Ahí conocí al Rata, un amigo que cuyas hermanas pololeaban con unos famosillos malandras del sector, al Comegatos, yunta que después me enteré que se encerró una tienda para asaltarla y al Álvaro, que dicen se fue a “Canada”. Con ellos iba a la fiesta de la chaya y al festival de la Piña. Después llegué a la Parroquia Santa María de los Ángeles, donde íbamos a cantar con los del coro medios cura’os por el carrete de la noche anterior en los Block Celestes. Trabajé en la escuela 6, en San Martín, cuando era Profesor, carrera pagada cantando en las micros por la Gran Avenida. Pertenecí al primer Matrix para “Jesuscristo Super Star”, Canté en la Estudiantina Magisterio, para terminar con el “Cucara” tocando por 7 años seguidos en el Cuecas Mil… En un golpe de suerte encontré una buena pega y aquí estoy. Ahora vivo en otro sector, pero siempre en San Bernardo, porque estoy orgulloso de haber vivido casi toda mi vida aquí, escuchando a Sol y Lluvia y Amar azul. Yo soy de San Bernardo y aunque me digan que una y otra vez mi comuna salió en la Tv no cambiará mi amor por la comuna que me ha ayudado a ser quien soy y aunque ahora tengo vecinos que les avergüenza decir donde viven, yo les cuento que mis padres no se mueven de los Departamentos Rojos, que voy cada fin de semana allá y no me da “miedo”, me da nostalgia por tanto pasaje recorrido y angustia por muchos amigos que siguieron el camino que estaba más a la mano y que están día y noche sentados ahí, en mis queridos Departamentos Rojos…

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 5 Thumb down 0

  21. Mariana

    Es cuatico ser de San Bernardo, atravesar 4 o 5 comunas todos los dias pa ir a la u, o al trabajo, o a la casa de algun compañero.
    Tengo una amiga que vive en un cerro en la condes, y cuando voy a su casa, las 2 o 3 horas que me demoro en llegar a la mía es un viaje surrealista, salir de la burbuja primermundista de allá arriba, cruzar el centro, y llegar a este rincón mal conectado del sur, con sus calles sucias y claustrofobicas, donde me siento mucho más segura y cómoda que en cualquier otro lado, porque como decía alguien, hasta los pasteros del barrio me conocen y me saludan, y allá su familia siempre me mira raro por ponerme a hablar con la nana jajaja.
    Es una linda y decadente comuna San Bernardo, saludos desde la parte decadente.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  22. Muy buen artículo, felicitaciones!
    También mencionar las visitas al cerro la virgen los domingos, el 18 chico y el festival del folklor. Estudiar en el centro de Santiago y decir que vamos a Santiago, porque el centro es la plaza de armas, la calle eyzaguirre y covadonga. Aquí, una ex residente del sector del Puente Los Burros. !

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  23. Bilboris

    Te agradezco tan buen articulo y lo hago mías tus palabras pues es lo que siento y he querido expresar en muchas ocasiones … Grande Sn Bka Salu2 desde Las Casas Blancas y la Lata….

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  24. saul sanchez

    richard soy de lo blanco, (el bosque san bk), te felicito por tus palabras concisas de nuestra realidad, y por dejar demostrado que el esfuerzo como ellos le llaman aca en nuestra realidad es sacrificio, un fraternal saludo y tambien campeone en 3°con el hura- hura¡¡ can¡¡ 😉

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  25. Hola,
    Me parece muy interesante tu texto. Soy de San Bernardo y me fue bien en la prueba, estudié en una U del consejo de rectores y he tenido muchas oportunidades al darle valor a mi origen. Creo en esa tradición obrera de la que hablas, pero creo que no es mi patrimonio, que es más bien el de mis abuelos y que generalmente para el centro de la ciudad o las clases más altas estoy más cerca de esa gente que se separó del cordón Vespucio en una especie de ghetto, entiendo su rabia y el estigma con que cargan y por lo mismo creo que no hay que pensar que hay dos San Bernardos ni dos tipos de gente viviendo en Chile.
    Creo que esa alienación de la que hablas debe combatirse y no separarse de una especie de patrimonio del San Bernardo campestre, del que por lo demás queda bien poco. Productivizar la precariedad actual me parece heroico.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  26. Excelente!!! Que de una vez entendamos la pobreza mental que generan los poderosos al hacer gethos en comunas como San Bernardo, pero tambien como Pte. Alto, Quilicura y Cerro Navia, asinando en un lugar a los pobres y destinandolos a ser ciudadanos de tercera categoría. Ademas los medios aportan tergiversando y criminalizando la pobreza y no explicando el origen del descontento de muchos niños y jovenes metidos en la pasta, de muchas familias que viven con un sueldo mínimo y de la cana que roba familias enteras. Nací y vivi en la portada en San Bernardo y no soy delincuente, soy profe y educo para eliminar esa pobreza interior que el sistema desea perpetuar en nuestros niños.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  27. En verdad agradezco leer cada una de estás palabras, agradezco por la gente que escribe desde las entrañas, de verdad que me saco lagrimas, se me infló el pecho, y sentí cada letra de desconsuelo. Que lucidez más grande. brillante (:

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  28. Guau, me senti tan identificado con tus palabras… Hasta las lagrimas.
    San bernardo es orgullo, me siento feliz de haber nacido en el parroquial, de haber carreteado toda mi infancia en el quimey, de jugar a la pelota en la manantial,
    De pedalear en el chena, de cervecear en el parapelos con el silvio…
    Ufff, tantas cosas…me aacuerdo que desde chico, antes de ir a la escuela 3 en invierno,
    Mirabamos el chena para ver si estaba tapado con nubes… Era la mejor señal para saber si iba a llover.. Jajaja

    Saludos y espero leer mas sobre nuestra linda comuna

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  29. PedroM

    Uf Richard, uf.

    Yo no creo que por ser de San Bernardo seas delincuente. Pero tu experiencia, la impresión que me da, es que lejos de ser motivo de orgullo tiene un afán declamatorio. Me refiero a que declararse de ciertos lugares donde la prensa los tacha como peligrosos le hace un flaco favor a la comuna que dices representar. Por que en vez de invitarnos a todos nosotros los demás a tu comuna para que veamos in-situ que ahí hay gente de trabajo aun que no sea tan bonita en comparación con otras comunas, o que por el contrario, tiene una particular belleza (has visto como se ven las luces en la carretera Acceso Sur en la noche?) estas diciendo a todos los demás que vives en un lado peligroso y que te en cierta forma eso te enorgullece, donde la historia no te ha dio la razón y te trato mal a ti a tus vecinos. Uno por ser de comuna pobre, tiene un montón de cosas que rescatar que te forman como persona, y eso es algo tan particular que solo lo compartes con alguien igual, pero es algo muy distinto es decirle a los demás vives en san beca por razones equivocadas (delincuencia o la percepción de la delincuencia) no haces nada más que seguir el ciclo del clasismo de la gente que te tacha de delincuente sin siquiera conocerte. Cuidado con eso por que como decia un profe en la U, las palabras no son hechos. Saludos.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 2

  30. Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Poorly-rated. Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 4

  31. Soy de El Bosque, pero como no tenemos hospital, tengo que ir al Pino (donde nací) y puta, debo ir casi en pelota(?) jaja, Aguante san bk y el boske, Stgo sur presente!!

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  32. yo tengo un gran dilema existencial, y que este articulo me saco denuevo a flote. Soy de San Bernardo, mis abuelos fueron campesinos, mis padres se criaron igual pero con el tiempo transitaron a la urbanidad, fueron al colegio, tienen sus oficios, trabajan dia a dia, saben bien lo que es ser pobre, lo que es luchar. Siempre me han recalcado que uno tiene que luchar por su dignidad, que uno tiene que esforzarse, que tiene que ser un buen vecino, una buena persona. Sin embargo mis padres critican mucho a los flaites, no se si los odian, pero si les molestan, les molesta la mediocridad y la falta de empatia, que no puedan ver que muchas veces les hacen daño a su mismo pueblo, y no se explican que teniendo los mismos problemas que miles de chilenos no sean capaces de querer ser mejores personas dia a dia. Creo entender su punto de vista, no lo comparto muchas veces y discutimos, pero hablan con autoridad, mis padres, viviendo literalmente en el barro y sin nada para comer nunca olvidaron que eso no les permitia robarle al vecino que le costaba ganarse el pan igual que a ellos, y por eso tanto maldicen a los cabros chicos pistoleros que matan sin querer a sus vecinos, o que salen a cogotear dentro del mismo barrio. Yo creci en un entorno en donde es muy facil caer en los vicios y la plata facil… pero no me deje llevar, no me considero mejor ni peor que los flaites, sin embargo a veces no hay que echarle toda la culpa al empedrado.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  33. San Bernardo tiene memoria por tanto una historia, la evolución quizas no ha sido tan positiva, y se torna necesario ver el mundo de una manera más positiva. Fuera la discriminación de una vez por todas!!!!

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  34. Leonardo Stumpff

    Tal vez tenga enormes discrepancias contigo , no soy rico , pero el trabajo y educacion Sanbernardina me dieron lo suficiente para vivir decente , donde gente como yo ,no esperamos nunca dadivas del cielo, sino que nos forjamos un futuro , yo soy del antiguo San Bernardo , aquellos que han vivido por generaciones y son autenticos de esta comuna , al oriente de aqui todas esas edificaciones echas por la dictadura, trajeron gente con ideas ,costumbres y cultura diferente a nosotros,hoy dia todos ellos tienen su mundo e ideas , con un alto porcentaje delincuencial, predan en el resto de habitantes , convencerlos de trabajar , es dura tarea dado su background, porque no poseen el interes en superarse como los habitantes del centro u oeste de la comuna , lamentable , el San Bernardo que me vio nacer es otro y muy diferente , la pujante comuna de trabajadores se a transformado en comuna flaite , y no por los originarios y antiguos Sanbernardinos, sino por aquellos transplantados que aunque no todos son delincuentes , la enorme mayoria si lo es , hoy dia debemos vivir , bajo alambres de puas , vidrios en paredes , perros , y aun asi seremos victimas del crimen, de quienes habiendo trabajo prefieren predar en ricos y pobres, existe mucho resentimiento de antiguos Sanbernardinos por esta situacion , y lo repito, prefiero ensuciarme las manos y no robar o asaltar , esa es nuestra mentalidad e inculcada a nuestros hijos, tenemos la honra de salir adelante por nosotros mismos, y nunca esperamos dadivas ajena.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 1

  35. Fabian

    Muy buenas tus palabras, el teatro santiago de Eyzaguirre rotativo, todo el dia, cuando daban Rochy y puño de serpiente, salíamos a pata limpia del mismo cine y los ibamos corriendo por eyzaguirre para la casa , soy de victoria, cerca del Establo, , que recuerdo, tb paseo en las tardes al Chena a correr hasta la mina de Alamo, y después bajamos por el Pucara en el museo y los veniao por Catemito, que no estaba pavimentado, felicitaciones, 51 años y no lo cambio por ninguna otra comuna. y tb los lunes a la piscina municipal, y dejabamos plata para el pan amasado o la leche con platano con 2 completos en la Napolitana frente al Cine Municipal de arturo prat con victoria, y me acuerdo que la mesera era estupenda ja ja ,

    saludos y gracia spor la nota

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario