Nobleza Obliga u “Homenaje a la diplomacia peruana”

Por El Doctor

Faltan pocos días para el inicio de los alegatos en la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), instancia donde la cancillería chilena enfrentará a su par peruano por el diferendo marítimo que hoy enfrenta a ambas naciones. Si bien autoridades locales han puesto hincapié de los sólidos argumentos de nuestro país, creo necesario alabar a la cancillería peruana, cuna de grandes diplomáticos como Javier Pérez de Cuéllar, ex secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El primer punto en que las autoridades vecinas se merecen un reconocimiento guarda relación con llevar a tribunales internacionales una causa que para este lado de la frontera ya estaban zanjadas hace casi medio siglo atrás. Es así que en este contencioso Lima no tiene nada que perder y todo para ganar. Punto para Perú.
Otro aspecto en que Palacio de Torre Tagle merece un homenaje es en el tema de la persistencia en su demanda marítima. Contrariamente a lo que creemos en Chile, desde hace ya 26 años que la postura peruana va en relación de aclarar esta nebulosa que los tratados de 1952 y 1954 no han podido desvanecer.

Pocos saben que en 1986 el embajador peruano Juan Miguel Bákula le entregó un oficio a su par chileno, Jaime Del Valle, señalando las mismas inquietudes que en par de días más se verán en La Haya. Puesto que La Moneda nunca respondió oficialmente a dicho documento es que Perú en 2004 acudió a la Corte Internacional de Justicia. Ya llevamos dos a favor de Perú.
Asimismo, merece reconocimiento a que por más que nos hagan creer acá en Chile que Perú es un país desorganizado y sin una visión de estado, la política exterior del país del norte ha sido una sola a pesar de que hayan cambiado de gobernantes. Han pasado seis presidentes por la Casa de Pizarro desde 1986 y la diplomacia del país del Rimac no ha variado en este tema. Son tres las anotaciones peruanas.
Hoy, el Canciller del Perú, Rafael Roncagliolo, es enfático en señalar que por derecho internacional “los tratados marítimos no se pueden presumir”, hechos según los dictámenes de los tribunales internacionales tienen asidero. Los casos entre Nicaragua-Colombia y Bangladesh-Myanmar le dan la razón al diplomático. Cuatro a cero.
¿Por qué señaló el anterior punto? Porque la postura chilena se basa en una inferencia (en 1954 los barcos pesqueros de Chile y Perú tenían un límite), cosa que jamás se vio expresamente en un tratado de límites. Mientras nosotros tenemos un tratado limítrofe con Argentina o Bolivia, no poseemos un documento oficial que señale en forma expresa que el mar entre Perú y Chile está debidamente limitado excepto, claro está, por los documentos de 1952 y 1954 que sólo se refieren a los límites a la hora de explotar recursos marítimos. Vamos por el quinto.
En un país en donde siempre todo lo que tiene relación con Perú es vilipendiado y subestimado es un ejercicio necesario el darle reconocimiento a nuestros vecinos del norte. El peor error que se puede cometer es menospreciar al rival. En próximas semanas comenzarán los alegatos en Holanda, instancia que tanto nos puede dar la razón, como también, nos puede bajar de la peor forma de la nube en que creemos estar.


Pocos pueden darse cuenta que Perú le falta solo un punto y se lleva el set y el campeonato. No se sorprendan si perdemos el partido.

Deja un comentario

Escucha Noesnalaferia Radio en SoundCloud
Etiquetas