10 programas de TV que deben volver para salvar a Chile de su crisis cultural

por Javier Gallegos Gambino

Sobre Javier Gallegos Gambino

Por Javier Gallegos Gambino

Para nadie es extraño que la TV chilena esté en crisis. Lo venimos diciendo desde que la abrupta llegada del people meter vino a cambiar el paradigma de la programación de los canales nacionales para dar lugar a la tiranía del rating.Y como tantas otras cosas que en nuestro país siguieron el mismo camino después de la dictadura, crear contenido en televisión se transformó en un vulgar negocio.

La situación en la actualidad es nefasta: si lo que en un principio alimentó a los ejecutivos de los canales de la televisión nacional para “competir en el medio” era la creación de programas novedosos o (de alguna manera) culturales, ahora la lógica del costo y el beneficio sólo se ha encargado de reducir vertiginosamente cualquier posibilidad de acceder a algún tipo de contenido sano en la pantalla chica. Una pena. Porque la realidad es que a estas alturas el 90% de los programas que se transmiten son réplicas de formatos internacionales, programas de concursos, teleseries importadas o cuestiones de farándula.

Una vez más en este contexto sentimos el nostálgico deber de recurrir al pasado, que pareciera iluminar los rincones donde la oscuridad del mercado de la televisión se ha hecho presente. Porque a pesar de que el people meter ya había llegado, en los 90’ – 2000 esta crisis no era una cuestión tan patente, ni mucho menos generalizada.

Los programas de humor, de conversación y ayuda (en su mayoría “en vivo”, otra de las cuestiones descuidadas en la actualidad) hacían patria, nos conectaban con la pantalla y nos hacían sentir parte de ella. A continuación, les dejamos una fina selección de aquellos grandes programas que nos acompañaron gran parte de nuestra infancia, adolescencia y juventud:

1. ALÓ ELI

El programa “Aló Eli” (ex Buenas Tardes Eli), ocupaba las serenas tardes de programación de la TV nacional para dar rienda suelta a lo que hoy criticaríamos fervientemente como asistencialismo. Porque claro, sabemos y entendemos que los problemas de la gente no se solucionan regalando un par de colchones o construyendo mediaguas. Pero lo que lograba el fenómeno Eli de Caso a mediados de los 90’ y principios de los 2000 era denunciar problemas que sensibilizaban al espectador, logrando desde ahí también educar en las materias más importantes relacionadas a los problemas de la gente. El panel de expertos, de hecho, estaba siempre compuesto por profesionales de la más alta connotación, que explicaban con peras y manzanas el “paso a paso” que debía seguir cada persona en caso de que enfrentara un problema de las mismas características.

Era imposible no llorar viendo la historia de la señora a la que le estaban quitando la casa por sus deudas (cuestión que hasta el día de hoy sucede), daba impotencia y rabia: una buena escuela para construir sentido crítico a las injusticias que empezábamos a conocer en el país de la vuelta a la democracia.

2. PASE LO QUE PASE

Ya más entrados en los 2000, la genialidad de Daniel Sagüés en la dirección sumado al talento (hasta ahora inigualable) de nuestro querido Felipe Camiroaga y la siempre eterna simpatía de Karen Doggenweiler, dieron lugar a “Pase lo que Pase”, uno de los mejores programas de TV Abierta de la última década. Lo que pasa es que el franjeado de la tarde de TVN lograba entretener a la familia chilena con su picante humor, canciones, concursos y grandes personajes. De ahí nació el Washington y la Señorita Andrea, Ponce Candidato y el Guatón Luna, las “Guagüitas” ylas imitaciones de películas, entre tantas otras cosas.

“Pase lo que pase” era como un matinal (en ese entonces Buenos Días a Todos, lógicamente), pero en la tarde. Comer sopaipillas pasadas en invierno viéndolo era mejor que cualquier otro panorama.

3. ROJO FAMA CONTRA FAMA

Imposible no sentir nostalgia de Rojo. Desde 2002 que acompañó nuestras tardes (en principio justo después de Pase lo que Pase) con jóvenes que bailando o cantando desplegaban todo su talento en el escenario. Era hasta ese momento un formato semi-novedoso: la competencia entre sus participantes, los duelos, la famosa “capilla”, los “cara a cara”, las votaciones de eliminación (siempre terribles, porque el maquineo de los líderes estaba presente) y el siempre fascista jurado (Jaime Coloma fiel representante de aquello), daban al programa un ambiente extraordinariamente ameno para acompañar la once de las familias chilenas. Además, era el horario en que uno estaba esperando la teleserie, que en pleno apogeo de Sabatini en esos entonces era “El Circo de las Montini”, así que no había otra posibilidad que sentarse a ver y escuchar las interpretaciones de las y los incipientes artistas.

Pero más allá de la competencia misma, la dinámica que se daba al interior del programa era notable. El famoso “Tío Conductor” (cuando el Rafa Araneda era simpático) era quien manejaba los hilos a la perfección con el complemento necesario de Jaime Davagnino, que desde la voz en off y sus típicos “¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO?”; “¿CÓMO NO VAMOS A SER CAPACES?”; “AH YIAAAA”; “A VERRR?”, dejó un legado que hasta el día de hoy se recuerda por todos quienes tuvimos oportunidad de disfrutar del programa.

4. CHILE TUDAY

En plena época de hegemonía de rating de los programas de TVN, Bibiano Castelló rompe todos los esquemas con la creación del programa nocturno “Chile Tuday”, que a esas alturas presentaba un enfoque irreverente y distinto a lo que se había venido haciendo hasta ese momento dentro de los “grandes” de la TV abierta (sin considerar la obra maestra de los genios de Plan Z y Gato Por Liebre, por cierto, pero que no tuvo mayor alcance en la época misma en que se transmitieron dichos programas).

El trío de los hermanos Larraín junto a Felipe Izquierdo estuvieron aproximadamente 3 años en el aire con puras secciones que daban jugo: todo por el rating, la parodia de los teletubbies, la “Elvira”, “el Notario”.
En verda este programa era puro hueveo, pero chistoso igual. Se agradece humor no-Morandé con Compañía.

5. EL TERMÓMETRO

Desde inicios del nuevo milenio, Chilevisión se atrevió con un “Talk Show” denominado “El Termómetro”, conducido (en la mayoría de sus temporadas) por Iván Núñez, con el apoyo de Álvaro Sanhueza (cuando no era tan chanta) en las notas en terreno. Lo entretenido de este programa es que dio la oportunidad, hasta ese minuto inédita, de poder conversar acerca de temas relevantes de política en un horario altamente hostil para poder competirle a las teleseries. Lo entretenido era que siempre se daba buena discusión entre los panelistas, a veces polémicos, y que para el público existía la posibilidad de llamar y participar también.

Uno de las cuestiones más notables fue cuando, conducido por Matías del Río que reemplazó a Nuñez en la última temporada, el programa se instaló en la toma misma del Liceo Barros Borgoño para discutir de educación, en pleno apogeo de la Revolución Pingüina.

6. MARAVILLOZOO

Aunque un poco más atrás en términos de años, el programa sobre cultura de animales “Maravillozoo” se erige como uno de los principales referentes de la historia de la televisión. Animado (¿o desanimado?) por el Javier “El Búho” Miranda. El legado de la prestancia con que Miranda conducía el programa trasciende hasta el día de hoy, junto a los inolvidables jumbitos y las grandes enseñanzas que nos dejó el profesor Iván Arenas.
Gracias por todo, Maravillozoooooooooo.

7. MIRA TÚ

Este programa es una obra maestra totalmente subvalorada. Bajo la dirección de Álvaro Díaz y Pedro Peirano, y con la participación de Nelson Cantillana y Blanca Lewin como protagonistas, “Mira tú” era una serie para niños y jóvenes de tremendo capital cultural, que mostraba los principales lugares de Santiago y otras ciudades de Chile. Cada viaje de los protagonistas iba acompañada de un entretenido relato en off que aportaba el contenido histórico y los datos curiosos de los parajes que visitaban. En 12 capítulos no logró trascender como debió haberlo hecho. Pero acá recordamos igualmente su legado.

8. CAIGA QUIEN CAIGA

Pese a que pudiéramos criticar el día de hoy que en la composición y emisión de contenidos de Caiga Quien Caiga había un marcado sentido patriarcal, no podemos dejar de reconocer que desde el 2002, todos los domingos a las 22:00 hrs. nos sentábamos obligadamente a ver con nuestras familias la versión chilena del famoso estelar argentino.

En un formato ácido e irreverente, C.Q.C. mostraba “la otra cara” de las noticias que ocurrían en nuestro país, poniendo siempre en aprietos a sus principales protagonistas y ejecutando intervenciones en eventos y espacios de alta connotación social.

Era divertido, uno se cagaba de la risa con las notas, los “top five” y los “grandes pensadores”. Pero principalmente cuando hueviaban a personajes fachos y todo terminaba mal, como en esta oportunidad, por ejemplo:

9. DE PÉ A PÁ

Para quienes sentimos cariño por TVN, porque nos criamos viendo todos sus programas, Pedro Carcuro es un referente que no se puede dejar de reconocer. Trascendiendo en su carrera de periodista deportivo (y otrora estudiante de derecho), don Pedro logró consolidar un espacio de conversación infaltable en la parrilla programática del canal nacional. “De pé a pá” estuvo al aire durante 13 temporadas, en un período de 9 años, con invitadas e invitados de todos los universos posibles y conocidos en esos tiempos.

El formato entrevista-conversación en la actualidad derechamente se perdió, salvo algunos resabios que sobreviven entre Mentiras Verdaderas y un par de “Lates” del cable (que son muy malos). Lo bueno y entretenido de ese tipo de programas siempre fue la posibilidad de conocer en profundidad a quienes veíamos en otras facetas, algo que Carcuro lograba a la perfección.

10. PANORAMIX

Hoy Panoramix sería un programa hípster: conducido por Sergio Lagos, la tarde de Chilevisión de los 2000 se inundó de humor negro y conversación amena. El “Distinguido Cuerpo de Baile Maniquí” complementaba de forma irracional pero inexplicablemente graciosa el contenido que pretendía transmitir este programa. Música en vivo, artistas emergentes y un poco de cultura pop conformaban este nuevo espacio “juvenil” que desfalleció ante el imperio de Mekano y Rojo Fama Contra Fama.

DEDICADO A UNA GENERACIÓN REPRIMIDA SEXUALMENTE:




17 comentarios sobre “10 programas de TV que deben volver para salvar a Chile de su crisis cultural”


  1. Buena Lista Cabros, se las mandaron!!!!!

    Como Bonus Track sugiero TV Condoro, excelente programa donde emitían videos de cualquier tema que terminaba con un final chistoso y cuando terminada con un final fome, igual los animadores Patricio Stravosky y Alfredo Alonso hacían cómica la escena. Homenaje a hacer un programa de TV con escaso presupuesto, sólo un TV que no es plasma, un video, una cámara y un living hacían magia de la risa. Toda una sencillez para un programa de culto y nada que envidiar a Video Loco y toda su parafernalia!

    TV Condoro – Chispita!
    https://www.youtube.com/watch?v=RbLXE3MO2jM

    TV Condoro – La Guagua Erotica (Varios creen que es el mejor video de TV Condoro)
    https://www.youtube.com/watch?v=KW7rZ2CQvGI

    TV Condoro_ 2 videos fomes (Videos fomes, pero que los Pichis igual lo hacen divertido)
    https://www.youtube.com/watch?v=vCDYrxQFrzk

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 4 Thumb down 0

    • Hugo Neira

      El Alfredo Alonso hacía un programa los sábados en la noche, que también lo hizo el Huevo Fuenzalida y que salía el Ché Copete, con la Katina Huberman, que era pa cagarse de la risa.

      Era la salvación pa cuando quedabay en la casa tirao sin carrete, sin ganas de tomar en la calle por el frio que hacía o lisa y llanamente no teniay ni uno y había que guardar los morlacos pa la micro y las fotocopias en la U. Hacían un concurso de talentos que lo animaba el Ché Copète, que me recagaba de la risa.

      Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Rojo Fama-contra-fama fue una mierda. El inicio de lo que hoy es la farandula. Mas alla de lo musical, la wea era ver cahuines y dramas internos. Eso era en gran parte lo que mantenia a la gente emobada con el programa. Ahi empezo la weaita de andar preocupados por la vida de un weon de la tele. Por la otra trinchera, Mekano hacia la misma wea, y de ahi en adelante comenzo el efecto bola de nieve (y mierda) que crecio y crecio hasta derivar en especimenes indeseables como SQP. Repudio total a rojo fama contra fama, y sus versiones posteriores.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 12 Thumb down 0

  3. Homenaje a Sergio Lagos antes de que se vendiera. Panoramix fue el broche de oro para la etapa antecedida por Dinamo y El futuro de Chile (que debería estar en este ranking). Y súmese un homenaje a CHV cuando daban porno y era picao a progre.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 5 Thumb down 1

  4. Elputoamo

    Falto PLAN Z , Maldita Sea y Grado 28 en el canal 2 Rock &Pop…ahora la TV chilena va en franca decadencia, reflejo de una sociedad mediocre y banal…

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  5. salvo por Mira Tú….y quizás Panoramix…el resto de la selección era una porquería…yo no echo de menos ni CQC ni Chile Tu Dey, menos cuando ahora está el par de guatacas fachos pseudozorrones de los hermanos Badilla con un horrible programa en UCV.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  6. Hugo Neira

    Mira Tú era un tremendo programa!!!… Muy bien hecho y ameno. Mi sobrino era un niño cuando lo daban y le encantaba verlo. Aprendió mucho de él.

    CQC no me entristece en lo absoluto que ya no lo den, lo mismo que Chile Tuday, los hermanos Larraín y el tipejo ese del Izquierdo son una tropa de insufribles. Si no hubiera sido por que al Larraín “multicolor” lo pusieron como el Tito Larraín de Casado con Hijos, sería aún más detestable. Ah! y por que es de la Unión Española.

    Hay un par de menciones y programas que no extraño mucho que digamos, pero que en terminos de resultado y calidad, son infinitamente superiores a las mierdas que se pueden ver en TV ahora.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  7. Estimado Javier Gallegos, espero con toda el alma que su columna sea una broma. Sólo un esquizofrénico podría considerar Rojo, CQC, Aló Eli, Pase lo que pase o Chiletuday como programas culturales.
    Es más, estas basuras fueron las semillas que propiciaron las parrillas ridículas que tienen hoy los canales chilenos: farándula, Morandé, realities, etc. Desde el momento en que la TV transmitió basura, el televidente se acostumbró a ver basura. Si no, cómo se entiende que a la gente le importe lo que le pase a esos pobres personajes que viven de los escándalos y que en sus países de origen nadie cotiza? Me da vergüenza ajena cuando escucho en la calle a las viejas hablando de los chicos reality como si fuera un tema país.
    Gracias a Dios que tengo TV cable.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

Deja un comentario