Homenaje al Triunvirato de los Extras de Teleseries

por noesnalaferia

Sobre noesnalaferia

Por Richard Sandoval

Cuando estos tres “actores” hicieron “iniciación de actividades” en las añejas oficinas del Servicio de Impuestos Internos, jamás imaginaron que se convertirían en un emblema gremial de los seres humanos con vocación de extras de televisión.

De la mano de Vicente Sabatini, en el canal nacional, llevaron a cabo un plan inédito en la representación del proletariado cómico. Toda la experticia cultivada en la academia teatral la llevaron a las teleseries vespertinas, pero no como personajes separados, sino como un todo que cumplía la misión de “los trabajadores”. El espíritu noventero de Sabatini incluía en todas sus obras esta especie de “voz del pueblo”, siempre, claro, en un rol añadido, de “extras”.

Cuando el osado director los quiso convertir en protagonistas, como luchadores sociales de un campamento en Puertas Adentro, falleció el estilo. En Sucupira fueron por primera vez pescadores, oficio que retomarían en Iorana, Santo Ladrón y Romané. Obreros de la industria forestal en Oro verde, mineros del salitre en Pampa Ilusión y circences en el circo de las Montini.

Ernesto Gutierrez, Héctor Aguilar y Ricardo Pinto siempre fueron bautizados como el Anchoveta, el Piure o el Taza. Pero esta presunta no importancia, no era más que una trampa, ya que en ellos radicaba la mayor expresión del sentido social de las 20 horas de TV nacional en los 90. Como extras se fueron a paro, a toma y hasta representaron ese rol emprendedor que se vislumbraba en el nuevo milenio, cuando Ricardo Pinto vendía el Kino en el mercado central. Sí, ese ciego mentiroso de Amores de Mercado.

El ciego Ahumada junto a su madre, la sora Corina.

Cuando las teleseries comenzaron a ser una mierda, por ahí por el 2004, el triunvirato desapareció. Ahora, se perfeccionaba a los actores, dándoles clases de los oficios que debían representar, que ya no eran oficios, sino profesiones o hobbies de la clase alta, que se comenzaba a imponer en la ficción nacional. Sucedió con la Teleserie Versus, en 2005, esa en que Pancho Melo se convertía en monstruo. Ahí Pancho Pérez Bannen y compañía aprendieron el sacrificado Surf, con el que en el nuevo milenio se paraba la olla en la casa. Cuando Sabatini intentó resurgir con Manuel Rodríguez en Chilevisión, los extras de vocación vieron la esperanza, ya que en la cueva del revolucionario Ricardo Fernández, se les volvió a ver, humildes, felices.




8 comentarios sobre “Homenaje al Triunvirato de los Extras de Teleseries”


  1. Lo mismo ocurre con las asesoras del hogar, siempre las mismas, las contratan hasta que se mueren. Al contrario de los actores de este post, las empleadas siguieron apareciendo en las teleseries puesto que sin ellas el barrio alto no funciona. Es más, hasta hicieron Esperanza.
    Saludos

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 18 Thumb down 1

  2. Olga Primera

    Hay que puntualizar algo: ellos no son extras, son actores. A la larga cantidad de actores que hacen papeles pequeños en las producciones se les da el nombre de “bolos”.
    A Ernesto Gutierrez lo conocí hace años trabajando en unitarios de chilevisión como Historias de campo, luego fue el dueño del bar que frecuentaban los protagonistas de la teleserie Sin Anestesia, después uno de los montoneros de Manuel Rodriguez en la pesadillezca teleserie de El guerrillero del amors. Hector Aguilar, más conocido como “el tigre Aguilar” fue descubierto hace muchos años por Tomás Vidiella y lo conocí haciendo un bello personaje en la obra Amledi, el tonto, que dirigió Raúl Ruiz poco antes de morir. Tanto Ernesto como el tigre son grandes profesionales y compañeros de trabajo.
    Lindo homenaje a estos actores que le dan carne y vida a nuestras teleseries, series y películas, porque construyen el mundo que rodea a los protagonistas.
    Un ejemplo de bolo famoso es el personaje de Gunter en Friends. El actor fue a grabar de extra en una de las escenas del Central Perk, cuando la producción preguntó si alguno de los presentes sabía manejar una máquina de café, él levantó la mano y se convirtió en ese divertido personaje.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 37 Thumb down 1

  3. Ernesto Gutiérrez G.

    Me encantó este Artículo, creo que es la primera vez que un medio se toma la molestia de hablar de los personajes secundarios……NO EXTRAS….Ambos tres somos Actores Titulados de la Universidad de Chile, y en el caso de Ricardo Pinto, de la Universidad Católica,cosa que no muchos pueden decir, sin desmerecer por supuesto, a las Academias, Institutos y otros. Pero la verdad, de nada nos a servido, siempre hemos sido Actores de segunda CATEGORÍA……por qué ? NO LO SÉ……solo me puedo preguntar……..serán nuestros Apellidos, posición Social u otra cosa…….NO LO SÉ.
    Solo puedo decir, que he dedicado mi vida a las Artes Escénicas, no me a sido fácil, mas bien todo lo contrario, pero he podido Educar a mis hijos, mantener familia y en alguna medida ser FELIZ con lo único que sé hacer ,”ACTUAR”.
    Quiero agradecer el hermoso y aclaratorio comentario de Olga Primera Says. GRACIAS por hacerme sentir que algo he aportado a las Producciones, y no solo Nacionales, y en ESPECIAL, a la cantidad de seguidores que hasta el día de hoy nos agasajan con su CARIÑO y RECONOCIMIENTO.
    NO HAY MUCHO TRABAJO, NI RECONOCIMIENTO DE LOS ENTENDIDOS, seguramente, no aportamos a la Industria lo que ellos requieren PERO PARA LA GENTE SEGUIMOS SIENDO FIELES REPRESENTANTES DE UN PUEBLO PICARESCO Y SUFRIDO.

    Un fuerte abrazo.
    Ernesto Gutiérrez González
    Actor – Univ. de Chile

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 139 Thumb down 3

  4. Ellos no son extras, los extras son los que salen caminando detrás para que parezca que están en la calle, son los que están sentados en el bar y no hacen nada, ellos son actores con papeles secundarios

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  5. Homenaje la teleserie que intentó hacer algo distinto en su época: Puertas Adentro. Aquí TVN se la jugó con poner a unos proletariados como protagonistas de una teleserie, al pueblo exigiendo su derecho a la vivienda y dignidad. Y aunque los actores igualmente fueran súper cuicos, y la gente linda, y todo haya sido igual súper telesérico, el hecho es que se la jugaron, le dieron la oportunidad a algo distinto.
    Y sin embargo todo el mundo prefirió ver Machos. Prefirió ver una familia de 7 hombres, cagones cuicos y machistas. Y el hecho es que hoy Machos es la teleserie más recordada de una década, mientras que de Puertas Adentro nadie se acuerda. No puede ser, puta que la cagamos.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 12 Thumb down 2

Deja un comentario