Homenaje a Peleles

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

En La Feria vivimos bajo la firme convicción de que todas las actividades de la vida pública están fundamentadas bajo directrices políticas. Y la televisión, como la fuente más masiva de la industria cultural, es eminentemente un problema político. Desde el retorno a la democracia, el género de las teleseries fue el principal formato para hacer visibles las transformaciones sociales de la sociedad chilena. En TVN, el director Vicente Sabatini fue quien lideró un área dramática siempre preocupada de problematizar realidades culturales, socioeconómicas e históricas. Así pasaron Iorana, Romané, Pampa Ilusión y hasta Puertas adentro, realización ambientada en un campamento, con Pancho Reyes convertido en dirigente social y enamorado de Claudia Di Girolamo representando a una nana. Este modelo que mostraba de forma honesta los problemas de Chile, fue totalmente destruido por la televisión de mercado que llevó a las teleseries a responder más a patrones publicitarios que sociales. Así, se limitaron a mostrar sólo dramas ocasionados por relaciones interpersonales, que funcionan como excusa para promocionar el Chile ABC1 que, según lo mostrado por las áreas dramáticas de las televisoras, todos queremos ser. Pero no es así. No todos nos vemos reflejados en esa falsa horizontalidad laboral cool de las nocturnas de TVN. Por eso las audiencias de las telenovelas nacionales han disminuido progresivamente durante los últimos cinco años. Ante este desastroso presente, Peleles, la primera nocturna de Canal 13, es una positiva novedad. En ella reaparece la realidad del Santiago popular. Con los personajes protagónicos recorriendo la periferia en locaciones insólitas para el prime, como ferias persas, el metro, o paraderos del Transantiago. En Peleles, los dramas sociales vuelven a ser más relevantes que los simbólicos tríos amorosos del barrio alto. Retornan la cesantía y la pobreza como ejes del drama. En el primer capítulo se emitió una escena que grafica todo lo descrito. En ella, el personaje de Mariana Loyola acude junto a su esposo, en el papel de Claudio Arredondo, a un hospital público debido a una difícil enfermedad de la madre. Cuando el médico les informa que la patología no está cubierta por el plan AUGE, se desatan conflictos que jamás se había apreciado en este género nocturno, que no se cansa de mostrar un país exitoso en el que todos somos felices. Lo que sucede con Peleles en fin de cuentas, es que después de mucho tiempo reaparece una obra televisiva de carácter masivo en la que se puede identificar lucha de clases.




2 comentarios sobre “Homenaje a Peleles”


Deja un comentario