Homenaje al Pago de Chile

por Farruko

Sobre Farruko

Por Farruko

Dentro de la cultura pop chilena muchas veces se suele usar -especialmente en la jerga de nota de matinal- el concepto de “el Pago de Chile”, traído a colación casi siempre para alimentar ese tipo de mitos urbanos con los cuales las personas culpan a otras de sus propios problemas. Todos son unos malagradecidos en este país, parece ser la idea a instalar, una máxima que está a un sólo paso de “son unos flojos” o “quieren todo gratis”.

Por eso siempre cuando se habla del “Pago de Chile” se hace en forma de repudio. Tristeza nos debería dar cuando un personaje conocido “que tanto le ha dado al país” cae en desgracia, y la tele nos vende la pomá de que debemos llorar y sentirnos mal con nosotros mismos porque personas sin niun brillo devienen en la indigencia después de hacer las de quico y caco.

“El pago de Chile, mijo”, nos dicen, cuando Martín Vargas, un boxeador facho, termina sin un peso por habérselo chupado todo y no tener quien lo financie. O cuando Zalo Reyes pierde a su perro en su humilde casa de Conchalí mientras culpa a las mujeres por provocar a los violadores. E incluso, el acabose, el Pago de Chile con el General Pinochet o el alcalde Labbé, que tanto hicieron por el país y los malagradecidos celebran en Plaza Italia cuando el salvador de la Patria muere, o festinan con la detención del coronel…

"Nooooooooo.... snifguaaaaaaanoooo, te busqué tanto tontoooo..."
“Nooooooooo…. snifguaaaaaaanoooo, te busqué tanto tontoooo…”

Pero, al contrario de lo que dice ese pedazo de cultura individualista, auto-victimizante y competitiva, nosotros creemos que el Pago de Chile es bueno. Homenaje al Pago de Chile, porque el pueblo es sabio, y sabe reconocer finalmente quién es quién, aunque esa persona tenga que morir para que se den cuenta.

Porque el Pago de Chile es una mierda precisamente para aquellos que buscan ese pago –muchas veces en dinero real-. Chile paga mal a los sin brillo despojándolos de la fama efímera que tuvieron por esos 5 minutos en TV, o por haber escalado pisoteando al resto, callando atrocidades, sumándose a la corrupción o lavándole los pies al poder. Chile no paga a los pusilánimes, a los poco comprometidos, a los conchesumadres.

Pero a esas personas humildes, a los que se la juegan por su gente, a los trabajadores y solidarios, Chile paga, y muy bien. Porque Gladys Marín era la vieja comunista del 3% en las elecciones, pero Chile no pudo dejar de ir a pagarle peso por peso viajando de todas partes de esta tierra para asistir a su velorio y funeral. Pierre Dubois, el cura rojo encerrado en una casucha de La Victoria, se pagó desfilando ya sin vida por todo el centro de Santiago mientras el que no aplaudía, al menos se sacaba el sombrero. Salvador Allende sigue siendo, a pesar de la propaganda facha, el político más querido de este país, el más respetado internacionalmente, el que estuvo hasta el final siempre con la frente en alto. Y cuánto contrasta eso con un Pinochet asesino, ladrón y cobarde, que no posee más respeto que el fanatismo de quienes siguen defendiendo su “obra”, mientras repiten una y otra vez lo mal agradecido que es este país. Y este país son las grandes mayorías, el pueblo, no el 10% más rico, que no paga más que para obtener beneficios. El Pago del Chile real es trascendente, emocional, de memoria y poster gastado en casa vieja.

10 de diciembre de 2006: el mejor carrete en la historia de Chile.
10 de diciembre de 2006: el mejor carrete en la historia de Chile.

Y el Pago de Chile no sólo se ve en política. Basta con ver la devoción popular con Felipito Camiroaga, uno de los pocos en la tele que era humilde y no andaba a codazos ni cagándose al resto para conseguir cámara. Además el hombre apoyaba la causa estudiantil. Hoy el Halcón vive en lxs calendarixs de las señoras, mientras que personajillos como Kike Morandé, César Antonio Santis y cuanto animador o figura televisiva de cartón hay, son o serán recordados sin pena ni gloria. Por pencas.

Y Caszely, con todo lo que uno le podría criticar, con un histórico penal perdido a cuestas, quizás sin ser el mejor jugador de la historia del fútbol chileno, seguirá siendo un ídolo popular porque se atrevió a no darle la mano a Pinochet y a salir con su mamita en la tele denunciando cómo la habían torturado mientras recibía amenazas telefónicas. ¡Aprende Elías Figueroa! ¡Aunque todas las revistas especializadas digan que eres el mejor defensa de la historia, ninguna casa periférica tiene ni tendrá un afiche tuyo guardado en el baúl de mimbre!

Y si hablamos internacionalmente, el guatón drogadicto y recientemente lamentable autor de violencia machista, Diego Armando Maradona, seguirá siendo por siempre el santo de devoción por sobre el correcto Pelé, hijo de la FIFA y las empresas; por ser sincero, rebelde y mandar a todos a la que la chupen y la sigan chupando antes de caer en el circo mediático del periodismo deportivo.

Stefan Kramer
Stefan Kramer

Ejemplos hay muchos. Por eso, homenaje al Pago de Chile, a esa sabiduría popular que se esconde, se demora, a veces parece que ya no existe, pero ahí está. Y pagando todos los días a los que de verdad se lo merecen, los que quedan para siempre en el corazón de la señora, el tatita y el trabajador por ser de verdad.




8 comentarios sobre “Homenaje al Pago de Chile”


  1. la pulenta

    Viendo la foto, homenaje a las cornetas de estadio antiguas, sin ese pito de mierda que les colocan ahora, completamente repudiable. Repudio igual a alumbrarse diciendoles vuvuzelas

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 5 Thumb down 1

  2. Helberts Guerrero

    ¿y cuándo tendrá su pago la gran Violeta Parra? La pobre vieja se mató con las mismas manos con que hizo arpilleras, rescato el canto campesino, compuso canciones adelantadas a su época y más encima se la jugó para alimentar y vestir a su inmensa prole. De hecho, el ni siquiera mencionarla en esta columna da cuenta del mentado “pago de Chile”. Bueno; esperemos que esa ausencia sea fruto de un futuro artículo dedicado expresamente a ella.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 13 Thumb down 0

  3. Qué charcha el artículo.
    “El pago de Chile” es cuando una persona o un grupo de personas después de haber realizado una acción que resulta ser un aporte para la sociedad, no son reconocidos públicamente, son olvidados o directamente, son vulnerados. Se refiere a la ingratitud hacia quienes alguna vez hicieron algo bueno para los demás.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

Deja un comentario