5 cosas que hacemos el 25 de diciembre en Chile

por Paloma Grunert

Sobre Paloma Grunert

Por Palöma Grunert

 

Después de la tormenta viene la calma; luego de días caóticos y de desesperación social por demostrar el cariño en objetos, los 25 de diciembre asoman como merecido ASOSIÉGATE que, al menos en Chile, se aprovecha de diversas maneras. En Noesnalaferia estamos seguros/as que en este momento estás realizando una de estas cinco prácticas tan tradicionalmente bellas de un día como hoy:
(Homenaje a la pregunta transversal y vinculante de los 25 de diciembre: “¿Y cómo se portó el viejito?”, muy por debajo de la inigualable frase “No te veo desde el año pasado” que aparecerá en una semana más).

 

1. Salir al pasaje con los juguetes nuevos
Despertarse la mañana siguiente a navidad es una de las cosas más pulentas para un niño/a; es el momento en que puedes hacer uso de ese maravilloso objeto que hace unas horas descubriste bajo el papel de regalo y que estuviste deseando gran parte del año. Las mamás te ponen la ropita nueva y te pegan una manito de gato antes de salir a la calle con tu bici recién desembalada, con tus patines de paquete , con tu muñeca aún intacta, con el auto brillante, con las zapatillas blanquitas. Todos tus amiguitos están afuera jugando a grito pelao y esperándote para ver qué te trajo el Viejito Pascuero <3 Esta hermosa tradición de barrio se ve empañada por situaciones que desde los ojos de un adulto resultan chistosas, pero que para un niño/a son una verdadera tragedia, como:
– LAS PILAS: El viejito pascuero olvidó comprarle pilas a tu juguete a pilas y CAGASTE te mandó saludos (homenaje). Estallas en un colapso histérico y comienzan las mutuas acusaciones paternales develando interesantes problemas maritales. Afortunadamente nunca falta el vecino buena onda que tiene abierto el negocio y evita que tu papá camine más que Mario Bross buscando el par de “pilas guatonas” cuando las de la linterna están gastadas.
– BAUTIZAO: Horrible práctica de tortura infantil que consiste en hacer mierda las zapatillas nuevas del prójimo. Basado en un incipiente sentimiento de envidia, el bautizao es una especie de trofeo codiciado sobre todo por niños pelusones o niños/as hijos de viejas cahuineras. Tiene un doble impacto, ya que al dejar la huella de tu zapato viejo sobre la pulcritud de la zapatilla de la víctima, logras desmoralizarla al punto del llanto y la humillación pública y, además, le aseguras una inevitable sacá de chucha o reto por parte de la mamá. 🙁
– SE ME ROMPIÓ: Clásico de todos los tiempos, salir a estrenar el juguete nuevo y volver con un drama de aquellos: el juguete se te rompió. Pueden ser daños menores, pero que te afectan profundamente, como un sutil rayón casi imperceptible que ante tus ojos es más grande que Dios y tu problema, llegando incluso al llanto por haber perdido la virginidad del juguete tan pronto; hiperbólico. Lo peor son los daños irreversibles, cuando llegas a la casa con la cuestión hecha bolsa; aquí el desastre es de tal magnitud que el niño escoge salvar su pellejo antes que lamentarse por su juguete, utilizando comodines infalibles como echarle la culpa al vecino manitos de hacha “El Ismael fue” o hacerse la víctima para despertar la compasión de la mamá y evitar el aforreo inminente “Nunca puedo ser feliz” = NO FALLA.

Defiende tu interdicción por demencia
Declárate interdicto por demencia y evita tu homicidio

 

2. Whatsappear buenos deseos

Otrora llamar por teléfono (de guata en la cama los niños/lolos; sentada en el sofá la mamá) para dar buenos deseos a la abuelita de regiones, al papá separado o a la mejor amiga del colegio. Hoy, existe un medio mucho más impersonal y bastardo: el WhatsApp, herramienta posmoderna que ha facilitado esa deliciosa tensión que implica “dar cara” ante una situación, llámese terminar / declararse / saludar por cumpleaños / dar el pésame / decir feliz navidad. Ten claro que si recibes un “Feliz Navidad blablabla” por WhatsApp, tú o el emisor del mensaje deben revisar sus niveles de ternura. Hasta enviar un emilio (no Sutherland) requiere más esfuerzo.

Feloz navidat. Muchas gracias por tu dedicación.
Feloz navidat. Cómo agradecer tanta dedicación.

 

3. Ver películas navideñas en la tele
Por estas fechas, la televisión abierta programa su parrilla en torno a la navidad, y así como en Semana Santa nos mamamos toda la producción audiovisual de la Biblia, el 24 y el 25 la tele es de los niños o, al menos, de los niños de ayer, gozando una oferta programática que no ha variado en lo más mínimo en los últimos 25 años. La pantalla se transforma en un refugio de seguridad y amor cuando aparecen ante nuestros ojos grandes clásicos del séptimo arte que nos formaron como seres humanos íntegros y lleno de virtudes y valores:
– Mi Pobre Angelito I y Mi Pobre Angelito II: Naves nodrizas de la tele en navidad. Sin Mi Pobre Angelito NO HAY NAVIDAD. El pesebre debería tener a Mi Pobre Angelito en vez de al niñito Jesús. Homenaje a imitar el grito de Mi Pobre Angelito cuando éramos chicos. (Absoluto repudio a todas las Mi Pobre Angelito no protagonizadas por Macaulay Culkin, agréguese también a Daniel el travieso, imitación bazofia).
– El Regalo Prometido: Gracias por tanto Arnold Schwarzenegger y Turboman. <3
– Papá Por Siempre: Película histórica que introdujo a Robin Williams en nuestros corazones. Homenaje a decirle Robbie Williams.
– Cuidado Bebé Suelto: Si no has visto esta película al menos 5 veces, no eres chileno.
– Ricky Ricón: No tiene ninguna relación con la navidad y por eso te agradecemos cuando apareces en estas fechas, Ricky Ricón, sobre todo porque fuiste un bálsamo para los viudos de Mi Pobre Angelito.
– Se suman a esta lista el perro “Beethoven” y todas sus películas lateras y los únicos y grandes “Los Beverly Ricos“.

Eterno Homenaje
Eterno Homenaje al cartero Myron

 

4. Compartir fotos navideñas en el facebook
Gracias a esta plataforma, sabemos qué comió, qué recibió y con quién pasó la navidad cada uno de nuestros amigos. El ranking se divide entre selfies familiares, fotos del hijo/a guagua con el regalo esperado y/o fotos de uno mismo en modo navideño. También abundan imágenes de generosas mesas para la cena decoradas con un par de velitas (suma puntos si en los platos hay papas duquesas) y fotos del arbolito lleno de regalos. Eso sí, homenaje a las mamás/tías/abuelas(os) que publican imágenes navideñas spam como “Cada lágrima que derramaste en el 2015, Dios las convertirá en gozo en el 2016 porque él te ama. Comparte si crees en el verdadero significado de la Navidad”.

Akio iop pasandolo malito en navidad
Akio iop pasandolo malito en navidad

 

5. Almorzar las sobras de la cena navideña
Tal como nosotros en situación de post carretes, a los que salimos vestidos como reyes y volvemos hechos pebre,  el living opera de manera similar. La noche anterior era un palacio, pasao a cera, y hoy se asemeja a la feria de la esquina, lleno de papeles de regalo tirados (homenaje a la abuelita que, al tiempo en que se van abriendo, se encarga de doblar todos los papeles y rositas y meterlos en una bolsita para próximas eventualidades), platos sucios, mesa servida con el vino destapado, jugos calientes y alguna que otra sobra que el gato degustó mientras dormías. Homenaje a ser el primero en despertarse e ir al refri a atacar los mejores manjares de la noche. Homenaje a acabronarse y sacar la casata, una cuchara y echarse en el sofá a ver tele y comerse todo el helado. Repudio si otro lo hizo.
Poco a poco se va activando la vida dentro del hogarsh y comienza el letargo ajetreo post navidad. Este día nadie se ducha, nadie cocina, nadie ordena, nadie sale de la casa (salvo los niños y el hermano/a que pololea para ir a ver a la patrona). Se recalientan las papas duquesas, se troza el poco de carne sobrante y métale tomate y lechuga. El truco está en un buen emplatado y voilá: Saca la abuelita Eliana que llevas dentro. Si usas tu ingenio, puedes amenizar tu día convenciendo a tu mamá de compartir los chocolates que recibió de ti mismo. Apela al sentido de la navidad.
Homenaje a aquellos papás/mamás separados que hoy almuerzan con el hijo/a y viven su navidad los 25. Extiéndase este homenaje a los que hoy visitarán a familiares que viven en otras casas o a sus seres queridos que ya no están. <3

ELLAS SON CHILENAS
ELLAS SON CHILE

¡FELIZ NAVIDAD! 🙂 

 

 

 



Deja un comentario