Carta abierta a Sebastián Dávalos Bachelet

por Eduardo Ferry

Sobre Eduardo Ferry

Por Eduardo Ferry

Estimado Sebastián. Tú no me conoces y dudo que lleguemos a conocernos, pero aun así, déjame dedicarte unas líneas. Sebastián, Seba, Sebita. Tranquilo, estas líneas que te escribo no son para condenarte ni mucho menos para acusarte como muchos lo habrán hecho, a pesar de que razones no nos faltan. No, esta vez quiero escribirte, pero para felicitarte. Te parecerá extraño que a estas alturas alguien quiera felicitarte, puesto que tus últimas acciones no son muy dignas de celebración.

Antes que todo, quiero felicitarte porque creo has sido un fiel reflejo de lo que somos como país. Tu comportamiento nos ha demostrado que todo lo que el “Tata” quería para nuestra nación, se ha llevado a cabo sin mayores contratiempos. Nos has demostrado que su legado está completamente vivo en las mentes y corazones de nuestro país. Si tú, hijo ilustre y privilegiado del socialismo renovado ha podido seguir las enseñanzas del “Tata”, sin culpas ni remordimientos, a nosotros -el vulgo simple y pedestre- no nos debería hacer sentir mal nuestro deseo compulsivo de tener el último celular, el último auto, el último último. Nuestro espíritu no debería decaer ni sentirse menospreciado si nos mostramos fervorosos consumistas. No es más que nuestro poderoso deseo de querer ser como tú: conducir tres autos de lujo, ganar mucho dinero sin trabajar (¡¿se te ocurre?!, si el trabajo es cosa de gente pobre y como nosotros no somos pobres ni queremos parecerlo…), poder entrar a todos los vip que existen, ya que somos “amigos” de alguien, poder hablar con el dueño del banco, poder disfrutar de los privilegios del capitalismo. En definitiva poder tener la vida que tú tienes.

"¿Te sabís la luna llena?
“¿Te sabís la luna llena?

Pero tranquilo Sebita. No creas que estas palabras se escriben desde la envidia. Muy por el contrario, estas palabras nacen del gran orgullo que me haces sentir. Orgullo de que seas el estandarte de una nación. Orgullo que me llena el corazón al ver que eres el vivo ejemplo del Chile que tu mami y tus “tíos” construyeron en los últimos 25 años. Aún hay esperanza de ser desarrollados.

La gente malintencionada te castiga por lo que has hecho, pero ellos no saben la verdad. No se dan cuenta, ya que ni se imaginan lo difícil que debe de haber sido tu vida en tu infancia. Haber crecido en un entorno de riesgo en Chile, es determinante y eso tú lo sabes muy bien. Las estadísticas nos hablan de que si naces en un entorno social vulnerable y con delincuencia, es muy probable que tú también lo seas. Entonces, cómo culparte de haber crecido junto a tanto flaite, delincuente, mentiroso y estafador. Me imagino lo terrible que debe haber sido ver como entraban y salían de tu casa los Guirardis, los Walker, los Zaldívar, los Andrade, todos líderes de bandas criminales con sendos prontuarios y cuanto flaite peligroso que ronda tu barrio como la peligrosa “Banda de los Carlitos” (Délano y Lavín) o el famoso mechero “Julito”, que de seguro más de alguna vez en los ostentosos carretes a los que te llevaba tu mami estaban. Me imagino lo terrible que debe haber sido, ver como se tramaban los grandes delitos que han pasado en los últimos 30 años. Como el tío Sergio hablaba de lo bueno del crédito con aval o el tío Ricky planeando los sistemas de transporte. No te culpo que seas el hijo pródigo del “Tata”. Para nada. Después de crecer en ese entorno tan peligroso, es difícil pensar que pudieras ser otra cosa. Como dicen las estadísticas, si naces de padres delincuentes…

Momento Épico
Momento Épico

Sebastián, Seba, Sebita. No me queda más que darte las gracias por mostrarnos el camino de cómo ser un chileno ejemplar: flaite, egoísta, arribista, aprovechador, oportunista y maletero. Gracias por ser todo lo que hemos querido ser como país. Gracias por ser el faro de moral que ha guiado los designios de nuestra hermosa nación en las últimas décadas. Por eso y muchas cosas más. Muchas gracias.

Antes de despedirme, quisiera darte solo un consejo, como licenciado en Estética y conocedor de la belleza y el gusto. Sácate esos aritos, por favor, que en nada favorecen a tu estigmatización como delincuente común, además, las pandillas de los 80’ y 90’ en las que estaban tus tíos donde era ondero llevar esos aros, ya pasaron de moda. Te recomiendo que cambies los aros por una extensión, te pongas unos pitillos, una buena camisa de franela (obviamente compradas en una tienda del Alto las Condes) y le saques de la vitrina de la oficina de tu mami los lentes del tío Chicho, que tanto has querido tener desde tu más tierna infancia.

Atentamente
Eduardo Ferry Aranda
Un admirador.




1 comentario sobre “Carta abierta a Sebastián Dávalos Bachelet”


  1. Buena idea, pero mal lograda.
    Davalos es un CTM: ni pa felicitaciones ni agradecimientos irónicos alcanza.
    Y por lo que en el texto se llama “chileno ejemplar” (flaite, egoísta, arribista, aprovechador, oportunista y maletero.) hay millones de chilenos luchadores que son exactamente lo contrario.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 6 Thumb down 1

Deja un comentario