El Tránsito Lento: del Taco a la Caca

por noesnalaferia

Sobre noesnalaferia

Si en los noventa hubiese escuchado la frase “tránsito lento”, seguramente se habría imaginado un atochamiento vehícular, también conocido como “el taco”. Pero ese concepto que, si bien, remite a estancamiento, no se refiere a los autos, sino a la caca.

A lo que una señora pobre diría “estoy hinchá”, el arribismo chileno prefiere llamarle de otra forma, sobre todo bajo aquella moda de rebautizamiento que ha caracterizado a los años 2000, en que fenómenos que siempre han existido, cobran inusitado protagonismo y se vuelven un nuevo problema para la sociedad.

El octogenario acto de abusar de los compañeros, como modo de supervivencia en el colegio, hoy se llama “bullying”, y se vende en la televisión como un fenómeno nuevo, producto de la violencia de la misma televisión. Desde el año 2007 se empezó a contar el número de mujeres asesinadas por sus parejas, y a cada triste engrosamiento de la lista, el “femicidio” se volvía un fenómeno para la televisión, producto del machismo… de la misma televisión. Ahora la comida a domicilio se llama “Delivery”, y así mismo, el viejo y clásico estado de “estar estítico”, hoy se conoce, siúticamente, como “tránsito lento”, que deriva de nuevas patologías tipo Siglo XXI, como; el colon irritable o el meteorismo. Y el cual, sorpresivamente, ataca sólo a las mujeres del podio de los quintiles.

¡Todas contra el Tránsito Lento!

Un mercado de yogures, flanes y leches cultivadas, que vino a destronar el humilde monopolio laxante del “Ciruelax”, y que intenta no solamente desestresar estomacalmente a las estresadas dueñas de casa, de sus variopintas actividades estresantes, como ir al Jumbo en su van familiar, juntarse a tomar once con las amigas, decirle a la “nana” lo que tiene que cocinar, ir al gimnasio, o a la psicóloga, sino además darles un sentido de lucha común, que les otorgue pertenencia, ocupación y un arma contra la dura pelea que las llama a unirse estoicamente a la batalla contra la hinchazón.

Sumándose a las ya declaradas guerras a elementos tan poco viscerales como las arrugas, las puntas partidas, la “fuerza de gravedad“, los puntos negros o la celulitis. Sin eufemismos ni exageraciones: no sólo se banaliza el concepto de lucha, en el que la mujer se alista en una manoseada idea de guerrilla, sino que además el enemigo resulta ser su propia humanidad que debe combatirse con las soluciones que el mercado proporciona para los desgracias que él mismo provoca.

Dodge-Caravan-Top. auto habitual de las señoras que luchan cotra el transito lento.

La avalancha láctea del tránsito lento, que ha impuesto conceptos como “biobalance”, “desafío activia” o “actiregularis”, tiene un color característico: el morado. Todas las delicadas y esbeltas damas que lo padecen usan un chalequito de de este tono. Como si con este accesorio de fémino cromatismo se encubriera el crudo y ancestral hecho de que dentro de aquellos gráciles vientres, se encuentran kilos de caca estancada. Como si no bastara la aparición de este nuevo nicho de consumo, el actual prototipo femenino ha incorporado en su lenguaje esta apestosa noción. Si hasta la idiotez en papel couché de revista Paula, la menciona como uno de los diez temas que hoy por hoy conversan las mujeres en sus reuniones. ¿Qué tipo de mujeres? me pregunto, imaginando a una señora de alguna de las periféricas y desoladas poblaciones chilenas, comprando catorce potes de yogurt para sumarse valientemente al desafío Activia, agobiada por su tránsito lento, producto del consumo abusivo de pan, tallarines y vienesas. Palabra de mujer.

Señora dubitativa frente a un alimento que pueda provocarle tránsito lento.



5 comentarios sobre “El Tránsito Lento: del Taco a la Caca”


  1. belenci

    faltó hacer la mención a las hermanas bolocco, convertidas en paladines de la caca. porque ser bella no implica negar que se tiene esos percances, po’. imagínate: hasta la soberana del universo tiene que meterse lactobacilos (?) extra.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 7 Thumb down 0

  2. No creo que los hombres no tengas problemas pa cagar y , en cuanto salga un yogur “para ellos” a Lucho Jara no lo sacan nunca más del réclame entrando con cara de compunjido al water.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 5 Thumb down 0

  3. No se si efectivamente existen estudios acerca de este fenómeno, al parecer tan masivo en la mujer chilena. Lo cierto es que la dieta es clave, el padecer colon irritable puede causar estreñimiento o diarrea, el menor consumo de agua también es un factor importante, junto con la edad (mayor edad, menor motilidad intestinal).
    Pero que se asocie al género femenino con este problema me genera dudas.
    Personalmente sufro de colon irritable y tengo “tránsito rápido” siendo mujer.

    Igual no deja de ser chistoso todo el tinte dramático del asunto, les falta puro formar su ONG para minas llenas de meca.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  4. doña milagros

    pasa lo mismo creo yo que con el jabón “íntimo”: ahora resulta q el chochi necesita un jabón especial. cuando por generaciones las mamás nos enseñaron a lavarnos con harta agüita en el “popín” no más.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

Deja un comentario