Homenaje a las madres de Chile

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Michelle Bachelet saltó a la fama y pasó a la Historia de la República más por razones fenotípico-emocionales que políticas. Es una mujer, pero antes es una señora, con pinta y actitud de dama vecinal o tía del pasaje.

Cuando en la última encuesta CEP la “opinión pública” (concepto materialmente inexistente) le da el 83% de aprobación, no se está valorando el trabajo militar realizado por Osvaldo Andrade desde la presidencia del Partido Socialista. Lo que genera esa religiosidad inaudita es esa forma corporal que perfectamente se puede encontrar buscando las ofertas en el Líder Express o la última parka en Fashion’s Park. La evaluación de la CEP se justifica más por su tono de voz tipo almacén que por los bono marzo o su actuar represivo en el conflicto mapuche. Es decir, es una evaluación eminentemente cultural.

De un tiempo a esta parte, la conservadora sociedad chilena ha fexibilizado sus estructuras familiares dejando al descubierto que el mito patriarcal que sustentó la formación institucional de la república está muy lejano a la realidad actual, porque es la señora, la dueña de casa la que sostiene mayoritariamente los hogares chilenos. La madre es la administradora, el soporte emocional, el representante social y (cada vez más) económico de las familias.

Según la última Encuesta Casen, casi la mitad de los hogares chilenos son sacados adelante por la madre. Esa enorme cantidad de niños criados “a lo señora” explican las nuevas prácticas culturales que se imponen en las calles, en las ferias, en las micros y en los locales de máquinas tragamonedas, donde las viejas aplican todo su talento negociador para quedar como las Tony Montana de la población.

¿Primarias?
¿Primarias?

Las señoras, con orgullo, trabajo y sacrificio, casi han hecho olvidar la noción del huacho chileno, porque hoy ellas son las que protegen, cuidan y defienden con más fuerza que nunca cuando el padre del hogar ratifica su rol mitológico.

Pero el papel que juegan las viejas comunes en su cotidianeidad sentimental no se refleja en el heroísmo que la patria levanta con sus miles de monumentos a los oficiales de la guerra del pacífico.

En la soledad de la casa las señoras sufren lejos del firmamento. En su andar del sacrificio diario, muchas veces postergan su realización personal espiritual. Y los dramas de las teleseries venezolanas, tan lejanos de sus dramas reales, paradójicamente se convierten en sus propios conflictos. El galán de turno, como tantas veces lo ha hecho Arturo Peniche, llena el vacío sentimental que ellas se han visto obligadas a olvidar. Por eso las mamitas lloran tanto el final de Doña Bárbara, Pasión de Gavilanes y La Usurpadora. El melodrama puro, expuesto con historias que dividen la vida entre el bien y el mal, se convierte en referente moral para los consejos que luego recibiremos los hijos de señora.

El amor que no les podemos dar
El amor que no les podemos dar

Son muchos los legados y enseñanzas que el país les debe reconocer a las también llamadas “viejas culiás”; como el ahora masivo uso de la tela polar, tendencia instaurada por ellas y hoy instalada en la primera línea de la moda internacional.

Y son muchos los monumentos que en honor a ellas, madres sencillas de la nación, debemos levantar. Porque Chile es país de señoras. De no ser así, Bachelet (que pudo haber sido desde María Antonieta Saa hasta Virginia Reginato) no figuraría ni en las cómicas.

¿Por qué no pasé yo a la Historia, si soy más bacán?
¿Por qué no pasé yo a la Historia, si soy más bacán?

 

 




3 comentarios sobre “Homenaje a las madres de Chile”


  1. Leo Soto

    Jajaja muy lucida y divertida la columna. Me imagino a la Michelle (tambien llamada “la rucia” por sus amigos), con la bolsa del pan en un brao, jugando a las trgamonedas en un almacén del barrio. Weena!!

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  2. Belén

    La concerta “popular”, utilizando íconos de la idiosincrasia chilena para seguir con el plan neoliberal.
    Homenaje a la mujer que rescata lo más lindo de esta sociedad individualista y enferma, el amor desinteresado.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

Deja un comentario