Homenaje a los chicos Techno

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Desde Bello Público

Hoy nos remontaremos a la fosforescente época de los ’90, motivados por la recuperación de la memoria histórica de un estilo musical único en la construcción de la cultura chilena. Mientras comenzaban los últimos dos años de la administración Frei y el humor sobre la base de sus viajes encontraba la cúspide en La Pobla del Jappening, se gestaba un estilo adolescente que iba a marcar a toda una generación.

Debido a la despolitización de la vida juvenil simbolizada en el gracioso Noestoyniahí de Marcelo Ríos, cualquier espectáculo era capaz de deslumbrar a los púberes ávidos de excitación.

Es así como la tornamesa formó a millones de compatriotas que conocieron la noche, la diversión y el amor de la mano del Techno.

Alabada sea la época en que escuchar música electrónica era más una identificación de clase que de arribismo. Incentivados por el progreso material provocado por el boom económico, escuchar techno era la forma de decir “los pobres también somos modernos”, aunque sea en formato cassette.

De esta forma, los persas se repletaron de parlantes Aiwa, cuyas letras más elaboradas consistían en un escalofriante ”SOY EL DIABLO”.

En las humildes salas de liceo fiscal el “tu, tu, tu turu” se volvió rito popular sin necesidad de pagar 25 lucas para ir vestido de blanco a Estación Mapocho. Sensation se vivía de forma gratuita en todas las poblaciones picadas a Dj, cuyos varones agotaban en cuestión de horas el stock de gel en los PreUnic de la periferia.

El “Chico Techno” (nótese la humildad del epíteto) era el emblema de la sociedad chilena en su momento histórico. Soledad Alvear y Gutemberg Martínez festejaban pacallao los logros culturales de sus TLC, justificando en la llegada de numerosos discman la globalización comercial.

Puro Chile, es tu cielo azulado.
Puro Chile, es tu cielo azulado.

Para ser un “Chico Techno” se debía cumplir con importantes requisitos:

-Tener un potente equipo musical, aunque sea un minicomponente. La idea era saturar los parlantes hasta encontrar su chillido.

-Saber mezclar de una cassetera a otra.

-Zapatos negros con plataforma atrás (sin parecer chico Sound).

-Descuido en la propuesta estética. El techno requería momentos de ostracismo y a veces de pasar desapercibido. Abundaban las chombas con hombreras.

-Decirle “tema” a la canción.

-Saber en qué volumen de compilados estaba tal tema.

-Ser capaz de ir al Bio-Bio a buscar la última novedad. El Ares del pueblo.

-Ser solidario e intercambiar los cassettes, cual láminas de álbum.

-Andar con un buen “Pérsonal”. Y saber que daba lo mismo si la música sonaba bien o mal, el valor estaba en que sonara fuerte, encontrando la vibración de las ventanas.

-Saber que al tener un CD se tenía al mundo en las manos.

-Bailar chicotechnamente en el pasaje para los cabros chicos.

Pasos típicos:

-Sostener una bola imaginaria con las manos extendidas hacia el frente. En lo posible pasarla a otro chico techno.

-Capacidad de improvisación al máximo.

-Arrodillarse sin tocar el suelo y volver a pararse sin ambiciones sexys en el intento.

Belleza canon 1999

Hito histórico:

El concurso de Chicos Techno de Extra Jóvenes.

Legado: Javier Olivares y su eterno acento mexicano.

Elementos comunes con el Sound: gel, corte pelela, pantalones de buggs Bonnie y el uso de zinc para decorar los bototos.

Ricos
Ricos

 




7 comentarios sobre “Homenaje a los chicos Techno”


  1. Patata

    Jajaja, csm, bailaban como poseídos. Aún así estaba bien rico el chico techno Cristián y el extra jóvenes era harto más entretenido que las mierdas de ahora.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  2. Qué lindo recuerdo, en mi época bailabamos Vengaboys y Aqua y nos sentiamos las más bacanes de todo el Liceo, allá en la precordillera de la Novena Región, nos hacía sentir conectados con el pulso del planeta o con la moda más contemporánea, era la raja poner el tema “Barbie Girl” y hacer coreografias de gimnasia, no había nada mejor y me lleva al tiempo en que los adolescentes eramos inocentes aún.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

Deja un comentario