Homenaje y Repudio a escuchar un concierto como pobre

por Arolas Uribe

Sobre Arolas Uribe

El estado más lumpen de la historia de la música no es comprar galería, ni tomar vino en caja en recitales gratis como el aniversario de Los Jaivas, el estado más proleta es cuando te alcanza sólo para escuchar el recital parado desde la reja. O sea, desde afuera.

Pensé esto la semana pasada, cuando “fui” al recital de Blur y me alcanzó para estar parada frente a la reja del Nacional y nada más. Adentro, el idilio, la fantasía de los que pudieron comprar su entrada de (mínimo) 30 lucas. Yo los veía entrar, con la soltura y la libertad de los que compraron un pedacito de felicidad. Mientras afuera, los que no tuvimos ni uno, nos mezclábamos con los trabajadores que limpiaban los kilos de escoria que los príncipes dejaron antes de entrar al estadio. Loco, kilos de botellas, de bolsas y de mierda. Pero ahí estaban con sus escobas las jovencitas pobres, comadreando y limpiando la basura por un pago con el que tampoco les alcanzaría para la entrada más barata.

Y mientras adentro coreaban “so give me coffe and TV”, afuera teníamos olor a sanguche potito y hartos carritos con bebidas Fruna. De pie, agarrada de la reja, era como estar presa al revés. Es loco, pero lo único que me separaba del escenario era una señora con una chaqueta como la de Golborne, que afirmaba la reja. Eso y que se me hizo decirle a los otros excluidos que tiráramos la reja abajo.

Desde la entrada se escuchaba bien, pero se veía del terror. Apenas se notaba una pantalla, a esa distancia de 1×1 centímetros, a través de la que los parias tratábamos de descifrar qué hacía el guitarrista. Había un vendedor empeñoso, en una se me acercó y me ofreció un llavero de Blur. “Amigo, no tuve pa’ la entrada y voy a tener pa’ eso”, le dije. Me miró con tanta compasión que pensé que iba a ocurrir algo cuático, pero al final no pasó nada más que Damon Albarn empezó a hablar en Español.

Adentro, la gente era una sola, una comunidad, que sentía que todo estaba bien, que todo andaba perfecto al ritmo de “The Universal”. Pero no, había gente afuera, frustrada, un montón de melómanos parias. No todo está bien y no es tu culpa, Damon, cantai la raja, muy bonito, pero escuchando tu voz y estando afuera, me sentí como en la Naranja Mecánica cuando suena música clásica y se violan a una mina. Es como la banda sonora del orden: bien oreja, bien buena onda, bien cortina de humo para que el público te mire a ti y no mire para afuera, donde se desnuda que la libertad chilena es entera mula, una la libertad que dura hasta donde te alcanza la plata.

Qué apestoso que hasta en los recitales una se dé cuenta de que los más iguales son los que se pueden comprar una cochina entrada por punto ticket. No me quedé hasta el final, me fui frustrada cuando caché que hubo gente que con entrada y todo ni siquiera se quedó hasta el final del espectáculo. Rabia po’, es como comprarse un chocolate caro para comerse una mitad y la otra tirarla como abono. Una falta de respeto con los que no teníamos. Aunque tocaron todos mis temas favoritos y me hice amiga de otros excluidos que escuchaban el concierto en la calle, lo pasé mal. Es imposible disfrutar de la música cuando se está empelotada, tan empelotada como el mono pilucho que también está parado desde afuera, sin poder ser parte de lo que pasa adentro del Estadio Nacional.




18 comentarios sobre “Homenaje y Repudio a escuchar un concierto como pobre”


  1. Tu frustración es entendible, pero tan snob como los “príncipes” que llenaron de basura las afueras del Nacional. No pudiste ver una banda de música por falta de dinero ¡el horror!
    Si desde ese escenario quieres demostrar que Chile es un país desigual, pues tus palabras son inocentes y sin mayor desarrollo de ideas. Cordialmente te invito a que te saques los audífonos y camines un poco más por la ciudad ya que las diferencias de este país van más allá de cantar o no “Song 2” en cancha VIP.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 41 Thumb down 3

    • Cochayuya

      Es algo que parece superficial, pero es una muestra más del abuso de las productoras/empresas que cobran el precio más alto de latinoamérica para eventos de este tipo, en contraparte con los sueldos miserables de quienes ganan un poco más del sueldo mínimo y no les alcanza para asistir a dichos eventos culturales o de entretención. Ah, yo para Iron Maiden me salté la reja junto a todos los chascones (Si, soy muy ruda).

      Hot debate. What do you think? Thumb up 9 Thumb down 9

      • me gustó tu comentario!!!!! pucha que es cierto!, En chile se venden las entradas mas cara de latino america. Parece que poder pagar un ticket de esos te da “Estatus” una wea que a muchos chilenos les encanta!. Y como saben que acá los arribistas abundan, los empresarios organizadores de conciertos, se aprovechan. Yo moría por ver al ex Beatle, pero ni ca´ pago 500 lucas en una entrada, es Asqueroso! patético!.

        Cochayuya, eres muy ruda!!!

        Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 4

      • Tio Barbas

        Es algo super superficial y ni si quiera debería tratarse. Los lujos nunca han sido un derecho. Si quieres ir a ver artistas cuicos cotizados en moneda extranjera, ojalá estes a la altura de tu arribismo.

        Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 1

  2. Nachulein

    Esta “columna” me recuerda al video de la pendeja believer, que lloraba por el “lucro” en las entradas de Justin Biever xD.
    Repudio por pendejo, snob y sobre todo por FOOOOOOOOOOME

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 15 Thumb down 1

  3. yo_the_BesTTT

    Sí, es una de las mil y cien mil (..y un millón) manifestaciones de la desigualdad.
    Qué genial que hayas confesado haberla pasado mal, porque así se siente uno verdaderamente cuando ve a un cuico culiao’ tan despreocupado (aparentemente). Y así se siente también cuando percibes que las cosas andan mal en el mundo.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  4. Si te sentiste asi de mal al no poder ir a ver un concierto, imagina lo que siente una madre al no poder comprar un yogurt para sus hijxs en el negocio de la esquina, mientras los medios bombardean con noticias sobre el desarrollo, crecimiento y pleno empleo de nuestro pais. Tu eres solo una cabra chica que al parecer logra satisfacer todas sus necesidades basicas, pero no puede pagar una entrada carisima a un concierto. Muchos estamos en la misma y sobrevivimos y nos la arreglamos de alguna forma…

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 11 Thumb down 0

  5. Tio Barbas

    Como hacen temas por weas…

    Que le quede claro, escuchar en “la reja” no es de pobres, es de groopies. Cuando se frustra tu misera vida pequeño burguesa, no eres “pobre”, solo estás frustrada en tu propia identidad.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  6. Mal pues amiga. Si es taaaaaan fan, debería haber vendido algo, encalillarse o por último participar/humiilarse en todas las weas que regalaban entradas.

    Eri de cartón… o es que la linda no queria ver el show a la chucha pagando 18 lucas?

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Fome la wea, pa escuchar (leer en este caso) dramas weones disfrazados de abajismo (más weon aun) me basta con los de la universidad.

    pd: No cacho como fue el concierto sobre el que estai escribiendo, pero en todo lado siempre hay mano pa colarse

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 0

  8. Andrés

    Yo me gané una entrada doble por un concurso de la Rock&Pop. Eran las 5 de la mañana del lunes previo al concierto, por pobreza no tenía plata para la entrada. Estaba estudiando y de fondo tenía la radio prendida. Salió la weá del concurso y concursé. Me llamaron a la mañana siguiente para decirme que me había ganado las entradas.
    Muy feliz empecé a buscar entre mis más cercanos a alguien que quisiera ir: 5 giles me rechazaron la invitación, fui con un weón al que solamente le gustaba Beck. De haber sabido que querías ir te hubiera invitado, te juro por Alá que sí, porque aquella entrada se desperdició.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario