Las cinco peores consecuencias de estar en la friendzone

por Javier Gallegos Gambino

Sobre Javier Gallegos Gambino

Por Javier Gallegos Gambino, desde la experiencia de un onvre

“Erís bacán. Te merecís lo mejor, en verdad quiero que alguien te cuide y te haga feliz. Pero esa persona no soy yo, porque aunque te quiero mucho, erís como un hermano para mí… Somos A-M-I-G-O-S”, sentenció la muchacha aquella tibia y dulce noche primaveral del año 2011. El joven Juan, que había compartido toda la tarde junto a ella, vitrineando y tomando un helado doble sabor bañado en chocolate del Bravissimo en la terraza del Mall, no tuvo otra alternativa que recibir con -fingida- dignidad el balazo a quemarropa que Catalina le propinó en la sien. Desde aquel momento, nuestro amigo Juan quedó relegado sin apelación a la internacionalmente conocida y denominada friendzone.

La “zona de amistad”, como bien podemos traducir el famoso anglicismo gracias a Google, se ha entendido por los más prestigiosos académicos del mundo como aquél lugar en el que la desolación se hace carne para uno de dos seres en una relación, que sufre de forma unilateral el dolor del amor no correspondido; un amor que perfectamente pudo haber surgido desde el primer momento, desde ese primer contacto visual, cuando ataca el inevitable pensamiento “¡Por fin, conchetumadre, encontré al amor de mi vida!”; o con el transcurso del tiempo, cuando ya se han compartido distintas experiencias de vida y grandes alegrías, y la lógica parece concluir cosas tales como “Somos iguales, nos gustan las mismas cosas. Nos reímos de lo mismo. Parece que me gusta, deberíamos pololear”. Pero el azote de la realidad finalmente termina por demostrar en ambos casos -cual tragedia griega- que la situación estaba indefectiblemente destinada a hundirse en las llagas de la amistad.

Amistad que se erige como un espacio absoluto, inviolable y claramente demarcado. Está resguardado por las fuerzas policiales porque es una institución fundamental en la construcción del Estado de Derecho. Hobbes estaba consciente de aquello. Nadie, según las leyes universales, puede entrar pacíficamente a quebrantar dichos límites. Y si se logra es porque: o nunca fue una verdadera amistad, y siempre hubo tensión sexual; o cuestiones circunstanciales permitieron flexibilizar las barreras, en cuyo caso la relación de amistad muere o se transforma en amor (según las estadísticas, 1 de cada 1.000.000 de personas se encuentran en la última posición).

Contra lo que se pueda pensar, la situación de la friendzone es mucho más común de lo que uno cree. La última encuesta Adimark señaló que un 70% de la población chilena ha sido víctima del “friendzoneo”, y los medios de comunicación a estas alturas no dudan elevar su estatus a la calidad de delito de alta connotación social. Las autoridades están evaluando hacer algo al respecto.

La literatura y las artes, por su parte, han recogido en sus obras ampliamente este concepto. Desde Félix de la serie “Los 80” con Camila (QUÉ TERRIBLE ESCENA EN LA QUE LE PIDE POLOLEO CTM); pasando por Forrest Gump con Jenny (a pesar del final); hasta Jesús de Nazareth con María Magdalena, según han consignado algunos nuevos intérpretes de las letras de la Biblia. Un sinfín de personajes, históricos y/o ficticios, han representado de una u otra forma esta situación universal.

Para qué decir el amplio repertorio musical que existe al respecto. El abanico de artistas que han tratado el tema de la friendzone es exquisitamente variado. Sólo por mencionar algunas canciones, sus mejores frases y sus respectivos intérpretes, podríamos decir:

– “Soy tu mejor amigo, tu pañuelo de lágrimas, de amores perdidos (…) Lo que no sabes es que yo quisiera ser ese por quien te desvelas y te desesperas” Yo quisiera – Reik;

– “Soy mendigo de sus besos, soy su amigo y quiero ser algo más que eso. Melancolía” Vivir así es morir de amor – Camilo Sesto;

– “Yo no quiero ser más tu amigo, yo sólo quiero una oportunidad contigo. Desde que te conozco sólo por ti vivo. Dame esa chance para consagrar lo vivido”, Algo más que amigos -ShamanesCrew;

– “¿Amigos? ¿Para qué, maldita sea? A un amigo lo perdono, pero a ti te amo”, Mi historia entre tus dedos – Gianluca Grignani;

– “¿Hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo? ¿Es que no te has dado cuenta de lo mucho que me cuesta ser tu amigo?” Algo Contigo – Vicentico

– “¿Cómo quieres ser mi amiga, si por ti me perdería? Si confundo tus caricias, por camelo si me mimas. ¿Pasión y ley?, difícil mezcla. ¿Agua y sed?, serio problema”, Agua – Jarabe de Palo.

Ahora bien, a modo de corolario, el equipo de Noesnalaferia recogió las cinco peores consecuencias de estar en la friendzone. Te sorprenderás con la 3:

1. Que piensen que eres su pololo
Vas a un carrete, acompañas a tu amiga. Sus amigas y amigos te emplazan a pronunciarte sobre lo que has querido evitar todo este tiempo: “Oye, y qué onda? 1313”. Dolorosa respuesta: “Nooo nada, somos amigos no más”. Al final terminas curado como piojo, tu amiga nunca más te pescó durante la noche, terminaste tomando micro solo a las 5 AM camino a tu casa con el corazón partido.

2. Que te cuente sus dramas amorosos
A juicio de los expertos, la peor de todas. “¿Podemos conversar?” te dice. “Obvio que sí, juntémonos”, respondes tú, como queriendo autoconvencerte de que existe una remota posibilidad de que te declare su amor. Nada. “Lo que pasa es que este hueón me tiene chata porque no me pesca, ¿qué creís tú que tengo que hacer?”. Te comes tu angustia, y aún más grave: la terminas aconsejado igual.

3. Que te hagas amigo de su pololo
Ctm. Ya estás en la caca. Conoces al muchacho, porque tu amiga genera la instancia en que esa situación se dé (una cita triple al cine). El joven es apuesto y simpático, nada que hacer. Te tragas tu miseria y terminas agregándolo a Facebook, y conversando de vez en cuando con él. En una de esas hasta lo invitas a una pichanga.

4. Que sus papás te reciban como un hijo en su casa
El tiempo de amistad te da, a pesar de todo, cierto poder. Te conocieron en la casa de tu amiga porque te llevó a almorzar un día con su familia. Les caíste bien a sus papás. Eres casi de la familia, te puedes quedar a dormir ahí con ellos sin dificultad porque no representas ningún riesgo. Al menos en el corazón de la abuelita tú siempre serás el pololo, porque ella nunca entenderá estas distinciones modernas que la juventud ha creado.

5. Que te inunde una sensación de No somos nada
Está de perogrullo. Sentir que un amor no es correspondido debe ser una de las cuestiones más miserables de la existencia humana. Nadie que lo haya vivido puede desconocer aquello, y si no se ha vivido: a prepararse, porque va a pasar sí o sí.

Pero porque de las cenizas renace el ave fénix, porque después de la tormenta sale el sol y porque la noche es justo más oscura antes del amanecer, el llamado al pueblo friendzoneado es a la calma, a la tranquilidad y la sapiencia; porque de alguna forma, por uno u otro camino, siempre se terminará triunfando. Arriba las y los que sufren.




5 comentarios sobre “Las cinco peores consecuencias de estar en la friendzone”


  1. Relmutray

    Me quedé con la horrible sensación de que mi ex tenía friendzoneada a su amiga después de leer esto… y pasó la cita triple, nosotras re amiguis… y ella quedó sola en el carrete. No sé, me siento pal pico.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. me imaginé que iba a escribir alguien que iba a estar atrapado en la friendzone, asi como en un limbo: que se come a la mina a veces y por lo tanto tiene más fundamento pa pasarse rollo, pero que la otra persona no quiere formalizar nada y te deja en una eterna ambiguedad cagadora de cabeza, imposible de salir.
    Siento que es más común, más penoso, más desolador y que se ha escrito poco

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 4 Thumb down 0

  3. Heisenberg

    La 2a consecuencia es la peor. Afortunadamente, el tipo por el que sufría mi “amiga” resultó ser un saco de weas asi que NO llegué a la tercera.
    De todos modos, he perdido muchas “amistades” porque conocen weones con más estatus. Repudio Total.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Chernando

    “Te sorprenderás con la 3:”

    Jajaja, la weá buena. Excelente forma de empezar el día, recordándonos lo miserable que fuimos alguna vez y lo importante que es wear al amigo que todavía no escapa de esa pesadilla.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario