Los 10 panoramas de nuestra generación para pasar la caña de sábado

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Por Richard Sandoval

1- Ver videos de audiciones a programas de talento: Podrás haberlos visto chorrocientas veces (homenaje total a “chorrocientas”) pero la falta de líquido en tu cuerpo te mueve inexorablemente a Youtube, en cuyo buscador -tras pensar cinco segundo qué chucha ver- terminas siempre recurriendo a tu audición favorita: Camila Silva Talento chileno.

2- Raquel Castillo: Cuando sientes que todo es como una demolición, cuando tu mamá entra a tu pieza para expresar un molesto “uff, parece cantina”, sólo hay un personaje que es capaz de aplacarlo todo, causar risas aunque la cabeza se te esté partiendo y recomponer los lazos con tu familia, a la que llamas riendo a carcajadas para que te acompañe a ver el video: Raquel Castillo. Y no se hace estilo preferencia: chicos, grandes, chilenos o inmigrantes, todxs dejamos de sufrir -junto a un interminable vaso de agua- viendo a la Reichel y sus entre 5 mil y 8 mil imitaciones. Gracias a Dios ahora existe su página de Facebook Raquel Castillo Diva del Pop, que incrementa exponencialmente su humor.

3- Ver el reality de Fausto: Nos sabemos los diálogos entre Katiuska Molotov y Janin Day de memoria, pero por una extrañeza que sólo Fausto puede explicar, en cada nueva caña más nos hace reír esa guatona que va a engordar hasta explotar. Y nos dan risa sus disfraces, sus pelucas y sus garabatos. Y repetimos sin cansar ese garabato que a ti no te gusta: chuchetumadre, chuchetumadre, chuchetumadre. Lo más hermoso de ver los videos “mejores frases de (completar con tu transformista favorita)” es que al décimo tercer video la caña ha desaparecido casi por completo.

4- Ver Bkn: Hacemos un expreso repudio al señor Carlos Heller por sacar de pantalla al más relevante pasador de caña de nuestra generación: Bkn. Cuando el ron Mitjans y el Chimbombo hacían estragos en nuestro hígado, esa especie de despertar agonizante siempre era acompañado por la suave voz de la Claudita -cuya muerte lloramos como la de una hermana-, el esfuerzo sobrehumano de la Angelina y los ladridos reconfortantes de Cómo tú. Enhorabuena su reposición en Internet, donde podemos gozar de los más irrisorios textos traducidos al inglés. Porque sí, nuestra capacidad bilingüe le debe mucho a la banda del Seba. PD: ¿en qué minuto Constanza Piccoli se hizo rica?

constanza

5- El Chavo del Ocho: Pero qué habría sido de Bkn sin el Chavo del Ocho. Roberto Gómez Bolaño (2666, Los Detectives Salvajes) era ideal para los más borrachos del barrio, esos que llegaban a la casa a las 8 de la mañana en pleno 2005, por LO CUAL despertaban a las tipo 3-4, cuando El Chavo ya iba en su décimo episodio. Luego de la durma post-almuerzo, increíblemente el Chavo seguía en pantalla. Gracias Televisa, Gracias Ricardo Claro (no, mejor no).

6- Ver Malcolm: La imagen perfecta de un curao de sábado es salirse un rato de los cuestionamientos internos por el mal comportamiento de la noche gracias a la ternura y genialidad de Dewey ¡Cuántos no quisimos hacernos bolita para cortar de una vez con la caña moral que está absolutamente fresca a las 12:30 en Canal 13!

Sigo en bolita
Sigo en bolita

7- Escuchar reggaeton: Si la curá fue altamente positiva es muy probable que te despiertes con una gran energía. Sobra los motivos para celebrar: te comiste al wacho o la mina que te gusta y todo indica que el 1313 continuará. Es hora, entonces, de sacar los parlantes portátiles, de conectar el microcomponente Recco al norbuk y si necesita reggaeton dale. J Balvin, Nicky Jam, los favoritos del curao de sábado, que dedica gran parte de la jornada a jotear por redes sociales gracias a los guasá que rescató.

8- Salir a trotar: Aunque usted no lo crea, hoy está en auge el curao deportista. Ese que va a todas las maratones posibles, ese que hace pesas tres veces a la semana, ese que toma todo sin azúcar, pero que al trago no le falla. Es el joven chileno que no quiere ser guatón, pero tampoco quiere dejar atrás la diversión. Este personaje, que podría ser catalogado como chanta pero no lo es, sale a correr para botar la caña. Sexy descaradx.

9- Irse en la volá documentales/History: Es prender la tele y no hacer nada. El mínimo gasto energético mientras de fondo te cuentan qué paso con Tutancamón. Este tipo de curao es también asiduo seguidor de El Precio de la Historia, programa con el que hizo la previa la noche anterior.

10- Ir a la feria: Por razones propias de la humanidad, hay personas fanáticas de ir a la feria. Les gusta encontrarse con amigos del colegio, con vecinos o caseros, y comentar la última noticia deportiva, política, o simplemente echar la talla por la evidente caña expresada por el rostro. El curao que va a la feria no lo hace solo, va con el papá o con la mami, a quien le lleva todas las bolsas aunque ya no den los brazos. Hay que ponerse en la buena. Y hay que comerse un piure o un surtido de mariscos.




1 comentario sobre “Los 10 panoramas de nuestra generación para pasar la caña de sábado”


  1. jajajaja…
    Se echaba de menos el sociologia feriana, me sacaste la foto con 2:
    – Soy cañero deportista a veces, privilegio el sport pero adoro las piscolas. Es un carajo matar caña moviendo
    el culo, definitivamente una malá volá, pero como bien dices peor es tener guata.

    – La feria es institución en San Bernardo, lamentablemente mi vagancia innata de los Domingo solo me permite mover la raja a la Feria de Costanera (entrada de San Bernardo) que es lejos una de las peores. Confío solo en mis caseritas.

    Malditas cañas, dia desperdiciado para el trabajador.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario