Los perros son de izquierda (Cap 2 Noesnalaferia Radio)

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Si usted se pone contento cuando ve a cualquier persona en la calle, usted es realmente un perrito. La frase, enviada hace unas semanas por un amigo de la feria, es el título de una verdadera filosofía oculta detrás de la buena onda constante de los canes, detrás de esa sonrisa dibujada bajo narices negras y sobre inexplicables canas de hocico: los perros son de izquierda.

No es casual que se diga que el perro es el mejor amigo el hombre, porque el perro es precisamente el mejor ejemplo de lo que Ernesto Ché Guevara pensó cuando escribió sobre el hombre nuevo, como motor moral de la justicia y el bienestar universal. El futuro de la humanidad del siglo 21, que ha sufrido de todas las formas posibles los males el capitalismo, es ser perro. Porque ser perro significa ser leal, fiel e incansable luchador. Pero sobre todo, significa dar amor. La vida de los perros se basa en el amor. Amor puro como el movimiento de la cola cuando uno se da palmitas en los muslos buscando su atención. Puro como la compañía que te dan en las madrugadas de vuelta de un carrete, momento en que se convierten en tu guardaespaldas, en tu ángel de la guarda. Puro como la tristeza sincera de sus rostros detrás de la reja de tu casa, cuando ha terminado la caminata y con los ojos te dicen humildemente ¿puedo ser tu perro? ¿Puedo seguir siendo tu compañero fiel?

El perro es leal aunque lo tengai amarrao y sin comer varios días; aunque se haya convertido en tu mascota decorativa y le hagas cortes de pelo de los más ridículos, con las burlas de los demás perros del barrio que ello concierne. El perro es leal porque cuando sales de vacaciones no hay un solo día que deje de aullar, y no por comida, porque el Doko dejado le alcanza de sobra, sino por la necesidad de entregar cariño, servicio que de nada le sirve a las plantas, enemigas número uno del pichí de perro en vacaciones.

¿Son acaso los perros la encarnación de algún espíritu jesuita? Porque ustedes se acomodan a las circunstancias, son funcionales a la cultura que encuentran, culturas tan distintas como las esquinas donde depositan su pelaje polvoriento. Y el cariño, tal como el Papa Francisco o el protagonista de La Misión, lo reciben venga de quien venga. A la hora de darse a querer no discriminan. No, no, no. Ni por raza, ideología política ni religión. Sólo quieren hacer de este un planeta más feliz.

Desde la teoría marxista, ustedes son la más viva expresión de todo sueño socialista: saber vivir en comunidad. O en patota, como decíamos a inicios de los 90. Pero patota bondadosa, que si se pone brava es por defender a un amigo, a su polola o por el simple efecto de la locura neoliberal, que al despojarlos de derechos fundamentales los mueve a morder las ruedas de los taxis colectivos, y a saltar esquizofrénicamente cuando el guanaco ataca al movimiento social. Este saludo también es para ti, Dientes de Sable, famoso perrito de Antofagasta, que no dejó taxi colectivo con cabeza, para luego, tras una extensa terapia, recuperarse y vivir junto a otros 200 perros en una parcela que seguramente funciona con centralismo democrático.
Ahora, la pregunta es: ¿si los perros son de izquierda, los gatos son de la Confepa? Pronúnciense, catlovers.




4 comentarios sobre “Los perros son de izquierda (Cap 2 Noesnalaferia Radio)”


Deja un comentario